El Virus Sincicial Respiratorio (VSR) . . . Información Esencial Para Proteger a su Bebe

Por la Dra. Asunción Mejías, MD

Profesora Asistente de Pediatra

University of Texas Southwestern Medical School

Es importante saber que, en los meses del invierno, la incontinencia nasal de sus hijos puede ser a veces algo más que un simple resfriado. El Virus Sincicial Respiratorio (VSR, o RSV, por sus siglas en inglés) es un virus común que generalmente causa síntomas parecidos a los del resfriado en adultos y niños. Sin embargo, para algunos bebés, especialmente los nacidos prematuramente o con otros factores de riesgo, la enfermedad del VSR puede ser más seria.

¿Qué es el VSR?

El VSR es muy común. La mayoría de los bebés lo contraen por lo menos una vez antes de cumplir dos años. El virus infecta la nariz y la garganta, y generalmente causa un malestar como el de un resfriado normal en niños y adultos. No obstante, en los bebés, el VSR puede causar infección de los pulmones y es la principal causa de hospitalización de bebés en los Estados Unidos. Solo en muy pocas ocasiones causa la muerte.

El VSR se presenta en brotes anuales en los meses de invierno. La temporada típica del VSR empieza a finales del otoño y continúa por 4-5 meses. En el sur de la Florida especialmente, el virus está presente todo el año, pero hay meses del mismo en donde hay un aumento en el número de casos. A diferencia de otros estados, en la Florida se ve desde julio y aunque fluctúa durante los 12 meses, tiende a disminuir para mayo y junio.

¿Cuáles signos puede desarrollar mi bebé cuando tiene VSR?

Los síntomas iniciales del VSR son los que se presentan en un resfriado: congestión nasal, tos y un poco de fiebre. Al pasar unos días, algunos niños pueden presentar dificultad para respirar y beber líquidos, y además pueden parecer cansados. A veces un niño podría dejar de respirar y ponerse morados. Si su bebé experimenta estos síntomas, llame a su pediatra. Si le preocupa el comportamiento de su bebé, es mejor llamar a su doctor, quien puede determinar si necesita atención profesional.

¿Quién tiene mayor riesgo de contraer el virus?

Todos los bebés corren el riesgo de contraer el VSR, especialmente durante los primeros dos años de vida. Sin embargo, algunos corren un riesgo mayor de resultar muy enfermos con el virus. Los bebés nacidos prematuramente (especialmente los nacidos antes de 32 semanas) pueden resultar muy enfermos con la infección del VSR, debido a sus pulmones pequeños y su dificultad para combatir las infecciones. Además, la probabilidad de hospitalización por VSR de los bebés con problemas pulmonares crónicos, enfermedad del corazón o sistema inmunológico débil es de tres a cinco veces mayor que la de los bebés sin problemas médicos. En total, solo una pequeña cantidad de bebés enfermos con VSR necesitarán ser hospitalizados.

¿Cuál es el tratamiento del VSR?

Como el VSR es una infección viral, los antibióticos no ayudan. La mayoría de los bebés reaccionan bien al cuidado de soporte común que se requiere para los resfriados y el control de la fiebre. Además, mantener la nariz de su bebé libre de secreciones limpiando delicadamente con una perita, y asegurarse de que tome suficientes líquidos pueden ser de gran ayuda. Las madres que amamantan a sus bebés ayudan así a protegerlos de la infección del VSR. No permitir que los familiares o amigos fumen en casa ayudará a proteger a su bebé al prevenir la irritación de los pulmones causada por el humo.

La mejor forma de proteger a su bebé del VSR es mantenerlo alejado de otros niños y adultos que tengan tos, resfriado o estornudos. Además, mantener limpios sus juguetes y artículos personales puede ser de gran ayuda para evitar que se propague la infección.

En la actualidad no hay una vacuna disponible para el VSR; sin embargo, para ciertos bebés con mayor riesgo de ser hospitalizados con la forma severa de la enfermedad (incluyendo los prematuros y aquellos con enfermedades pulmonares crónicas), existe una medicina recetada que se inyecta una vez al mes por un período de hasta cinco meses y ayuda a proteger al bebé de la enfermedad más severa del VSR.

Conclusión

Nadie conoce a su bebé mejor que usted. Confíe en su instinto y busque el consejo de su médico si cree que algo no anda bien.

Share