<!--:es-->Empiece el Nuevo Año con la Dieta Apropiada!<!--:-->

Empiece el Nuevo Año con la Dieta Apropiada!

Como pasa cada nuevo año, el 99% de las mujeres buscan perder esos ‘kilillos’ de más, o recuperar su figura y bajar unas ‘tallitas’ y se hacen el buen propósito de REBAJARRRRRR!!!!!!!!, meta que lastimosa y traumantemente casi casi nunca logran; pero, como dijera El Chapulín Colorado: “No contaban con mi astucia” y para ayudarles un poco en el 2009 que estamos estrenando, les presento a continuación algunas dietas que si siguen al pie de la letra, podrán alcanzar su sueño tantas veces anhelado:

Dietas “oficiales”

Nos referimos a las que recomiendan endocrinos y especialistas en alimentación, que consisten en combinar algunos alimentos de forma equilibrada. Normalmente, están precedidas de un estudio médico completo, que las personaliza. No son tan rápidas en sus efectos como otras dietas “de choque”, pero garantizan mayor duración en sus resultados.

Todas ellas son dietas que rebajan la ingestión de calorías al umbral de las 2.500, nivel a partir del cual un adulto sano comienza a perder peso.

Principios generales: Cada caso es un mundo, pero existen recomendaciones que pueden acerse extensivas a la totalidad de los regímenes.

-Agua en abundancia: La ingesta de líquido tiene dos efectos beneficiosos. Por una parte, tiene capacidad saciante y por otra, facilita la asimilación y la digestión de los alimentos, con lo que se favorece la pérdida tanto de kilos como de volumen. Se recomienda beber, por lo menos, dos litros de agua al día. -Multiplicar las comidas: En todos los planes de adelgazamiento se propone realizar cinco comidas diarias. De esta forma, se pretenden evitar las grandes comilonas, provocadas por el apetito acumulado en periodos largos de abstinencia. -Ordenar los alimentos: No sólo importa qué comemos, sino también cuándo lo hacemos. Asimilar correctamente depende de qué alimentos les acompañen, por esto se recomienda ingerir frutas antes, y no después, de cada comida. La razón es que las grasas no se digieren bien si van acompañadas de la fruta. -Productos prohibidos: La tendencia actual es la de no prohibir alimentos, pero hay algunos que casi todos los especialistas coinciden en “desterrar”. Se trata de grasas de asimilación rápida como las harinas refinadas, la bollería o los chocolates. Tampoco se permite la ingesta de embutidos o grasas animales saturadas. Lo idóneo para seguir cualquier dieta es consultar al nutricionista, él es el que determinará cuál es el plan específico de adelgazamiento que mejor se adapte a nuestro metabolismo y necesidades. Teniendo esto presente, aquí tenéis unos modelos que pueden serviros.

Unas 1.500 calorías

Desayuno: Puedes tomar un vaso de leche semidesnatada o desnatada y un par de tostadas de pan integral con mantequilla o margarina. Puedes sustituir las tostadas por un puñado de muesli y una pieza de fruta. También puedes tomar el zumo de dos naranjas con dos galletas dietéticas o una infusión con un yogur o una pieza de fruta con un café con leche descremada: Almuerzo: Una pieza de fruta o una tostada de pan integral con queso fresco. Puedes, asimismo, comer un yogur desnatado. Comida: De primero, 250 gr. de verdura cocida o cruda aliñada con una cucharada de aceite. Como plato principal, carne de ternera, pescado o pollo a la plancha o asado. Para el postre, una pieza de fruta. Puedes acompañar la comida con una rebanada de pan integral.

Merienda: Una infusión sin azúcar (puedes sustituirla por edulcorantes artificiales). También un yogur o queso fresco y fruta, excepto el plátano.

Cena: Puedes alternar una tortilla de un huevo, o 150 gr. de fiambre o de pescado. Se puede acompañar con ensalada verde y fruta de postre.

Dietas “urgentes”

Si lo que quieres es bajar unos “kilillos” en menos de un mes, debes seguir dietas más estrictas. Sólo son recomendables para quienes estén completamente sanos. Su eficacia a corto plazo es indudable, pero no aseguran que los resultados se mantengan en el tiempo. Lo ideal es realizar algún otro tipo de dieta cuando se haya finalizado la “urgente”, para mantener los logros que hayamos alcanzado. Debemos recordar que la salud está por encima de cualquier consideración estética, así que no debemos abusar de dietas que no nos aportan todo lo necesario para mantener una vida sana.

Dieta del pomelo

La del pomelo se trata de una dieta de semiayuno, por lo que no se debe prolongar más allá de una semana. Se trata de consumir, durante tres días de la semana, sólo pomelo, en piezas o zumo. Los cuatro días restantes ha de realizarse una alimentación variada, pero sin excesos ni fritos. Estos días el pomelo se tomará como postre. Están prohibidos el alcohol, el azúcar y las bebidas carbónicas.

Las propiedades saciantes del pomelo encubren la sensación de hambre. Ha de tomarse mucho líquido, ya que el pomelo es muy diurético.

Dieta cruda

Además de la pérdida de peso, esta dieta permite al organismo librarse de gran cantidad de toxinas y grasas perjudiciales para el organismo. Se puede realizar una semana al mes. El menú debe de estar compuesto, enteramente, por alimentos sin cocinar, como las verduras, hortalizas y frutas. Es importante incluir leche, yogures y frutos secos, que aporten los hidratos de carbono.

Dieta de eliminación

La dieta de eliminación es una dieta disociada, es decir, que sólo permite tomar un tipo de alimento por día. Puedes llegar a perder cinco kilos en una semana, gracias a que elimina las reservas de glucógeno del organismo. También favorece la eliminación del agua del organismo. Si no queréis recuperar rápidamente los kilos perdidos, debéis seguir una dieta de mantenimiento al final de la de eliminación. Todos lo días se han de beber dos litros de agua fuera de las comidas. El desayuno será ligero, con café o infusión, pan tostado y 200 gr. de fruta. Se pueden realizar hasta seis comidas diarias:

Lunes: Día de las verduras, se pueden consumir de todo tipo, crudas, cocidas o a la plancha. Martes: Hoy sólo carne. Cocinada a la plancha y sin exceso de grasas – Miércoles: En la comida y en la cena se toman dos huevos, pero uno de ellos sin yema. – Jueves: Puedes ingerir la cantidad que quieras de leche y de derivados de la leche como yogures, queso, etc. – Viernes: Todo tipo de pescado está permitido. Conseguirás mejores resultados si combinas azul y blanco. – Sábado: Hoy sólo fruta. Toda la que quieras. – Domingo: Es el día de fiesta. Puedes comer lo que quieras, excepto grasas e hidratos de carbono saturados como pasta y pan.

DIETA DE LA ALCACHOFA:

Aquí tenemos otra dieta que se basa en las propiedades de un vegetal. En este caso podemos beneficiarnos de la cantidad fibra, el alto valor diurético y los minerales que contiene esta hortaliza. Si sigues, rigurosamente, esta dieta durante tres días, conseguirás perder hasta tres kilos. Como en todas las dietas rápidas, es fundamental completarla con una de mantenimiento para prolongar los resultados.

Desayuno: Zumo de naranja, dos rebanadas de pan integral con crema de alcachofas y un yogur de soja. – Comida: 50 gramos de arroz integral con alcachofas y una manzana. – Merienda: Un vaso de leche descremada. – Cena: Tres alcachofas a la plancha, 50 gramos de queso fresco, una rebanada de pan integral.

Es necesario tomar dos litros de agua entre las comidas para que sea efectiva. Hay que tomar dos cápsulas de alcachofa antes de la merienda. En ningún caso se puede alargar la dieta más de tres días.

Share