“Mi Casa en México” cumple tu sueño. Entérese como comprar en México desde USA!

Quién no ha soñado con tener casa propia en su propio país. En este sentido, si eres mexicano, corres con una ventaja enorme. Mediante un programa respaldado por el Gobierno Federal -”Mi casa en México”- puedes obtener un préstamo en Estados Unidos y comprar tu casa -nueva o usada- en tu país. Todo esto, sin importar cuál es tu condición migratoria ni el trabajo que tengas.

Los beneficios

“Con la compra de una vivienda, los mexicanos no sólo están brindándole una mano a aquellos familiares que quedaron del otro lado de la frontera, sino que también es un incentivo para que el padre de familia, que está trabajando en Estados Unidos, vuelva a casa”, expresó Amelia Murphy, de Conficasa, una de las empresas inmobiliarias e hipotecarias que participa de este programa.

Conficasa, Hipotecaria Mexicana, Su Casita y Construmex, entre otras, están trabajando -bajo la supervisión del gobierno mexicano- con programas y ofertas similares para facilitar el otorgamiento de préstamos para viviendas en México. Los estados que más demanda tienen son: Chicago, Nueva Jersey, Nueva York, Illinois, Colorado, Texas, California y Arizona. En todos ellos hay una fuerte inmigración mexicana.

El objetivo es aprovechar el dinero que obtienen los mexicanos mientras trabajan en el exterior. Se calcula que hay 15 millones de mexicanos que trabajan en Estados Unidos y hasta ahora sólo podían reingresar el dinero a México mediante el envío de remesas.

“La escasez de viviendas era un problema grave y es por eso que Fox se dedicó a cambiarle la mentalidad a los inversionistas. Luego, este sector de construcción se empezó a desarrollar a pasos agigantados en México y, consecuentemente, se empezó a invertir en hipotecas”, explicó Murphy.

Para Bruno Figueroa, Cónsul General de México en San José, California, hay tres beneficios importantes de este programa: es más fácil calificar para el préstamo; como el préstamo es en pesos, no lo afecta la variación del tipo de cambio respecto al dólar; y, finalmente, no necesitas ser residente legal.

“Es más fácil calificar para obtener el crédito aquí en Estados Unidos. Porque en México a una persona que gane el salario mínimo, no le alcanza y no puede calificar. Sin embargo, una persona que aquí, por ejemplo en California, gane $6.75 la hora ya está en condiciones de aplicar para estos préstamos en México”, dijo Figueroa.

Además, Figueroa sostuvo que las comprobaciones de ingresos son muy difíciles en México y más fáciles en Estados Unidos. “Tres talones de cheques son suficientes. Y, en el caso de que se le pague con dinero en efectivo, con los estados bancarios es suficiente”,dijo.

Lo primero es cumplir con los requisitos:

Ser mexicano

Tener entre 21 y 55 años

Demostrar un ingreso que no sea menos de cuatro veces la mensualidad del crédito a solicitar. Esto puede hacerse mediante los talones de cheque, estados de cuenta bancarios y comprobantes de envío de remesas.

También se debe demostrar estabilidad laboral y que se ha tenido empleo por los últimos dos años

Tener familiares en México

Entregar comprobante de domicilio en Estados Unidos

Contar con una copia de identificación oficial (Matrícula Consular)

Copia del acta de nacimiento

Copia de la Clave Única de Registro de Población (CURP) o documento que la contenga

Llenar la solicitud de crédito

Una vez cumplidos los requisitos, se debe dar una entrada o cuota inicial (downpayment) que varía entre un 10 y un 20 por ciento del valor de la vivienda.

Las hipotecas de este programa son procesadas, financiadas y atendidas en México. El deudor debe transferir una carta poder al miembro de familia que estará viviendo en la casa en México y de esta forma puede concertar toda la operación sin necesidad de viajar.

El préstamo está financiado en pesos, pero el prestamista en Estados Unidos puede pagar en dólares estadounidenses que son transferidos a México al tipo de cambio bancario vigente. Existe la posibilidad de pagar cuotas fijas.

Según Bruno Figueroa -Cónsul General de México en San José, California- hay una lista de empresas que participan de este programa y que trabajan bajo la supervisión del gobierno mexicano. Sin embargo, hay otras empresas que tienen programas similares.

“Es un número reducido de constructoras las que participan en este esquema. Trabajen con estas empresas que son conocidas y si les ofrecen un producto por parte de otra empresa, es necesario verificar su confiabilidad. Lo mejor es preguntar en el consulado que corresponda a su área”, recomendó Figueroa.

La lista de empresas respaldadas por el gobierno de México es la siguiente.

Grupo SADASI

Tel: 1 (866) 864-4044

www.sadasi.com

HOMEX

Tel: 1 (866) 619-5194

www.homex.com.mx

CASAS ARA

Tel: 1 (866) 5ARA 772

1 (877) 718-2051

www.casasara.com.mx

CASAS GEO

Tel: 1 (866) 360-9002

www.casasgeo.com

Para tramitar el crédito puedes hacerlo mediante las siguientes instituciones.

HIPOTECARIA ME-XICANA

Tel: 1 (866) 614-5354

www.hipotecariamexicana.com.mx

CRÉDITO Y CASA

Tel: 1 (888) 253-3533

www.creditoycasa.com

SU CASITA

Tels: 1 (877) CASITA-9

1 (877) 227-4829

www.sucasita.com.mx

CONFI CASA

Tels: 1 (888) 8RAICES

1 (888) 872-4237

Una de las empresas que otorga los préstamos para comprar casa en México es Conficasa. Ésta ofrece una variedad de programas de financiamiento y tiene una serie de requisitos para obtener un crédito, que no difieren demasiado de los pasos a seguir en Estados Unidos.

El servicio de Conficasa permite al cliente comprar una propiedad a 25 años y puede financiar hasta un 90 por ciento de la vivienda y con mensualidades desde $140 al mes. Entre algunas de sus ventajas está el hecho de que el préstamo puede contar con la participación solidaria de la familia desde México y se puede llegar a otorgar un préstamo de hasta 170 mil dólares (1,856,400 pesos mexicanos).

Por otra parte, existen empresas como Construmex, fundada por CEMEX de México, que ofrecen soluciones para la industria de la construcción en México. Desde hace cinco años también otorga préstamos en situaciones ventajosas para los mexicanos que quieran comprar una vivienda en su país o remodelar las que ya tienen.

“Nosotros ofrecemos una solución integral a la oferta de viviendas. Nuestros clientes pueden comprar, construir o refaccionar viviendas a través nuestro”, dijo Alejandro Solorio, gerente de mercadotecnia de Construmex. “Llegamos a lugares remotos y le brindamos oportunidades de construcción a personas que de otra manera no tendrían esta oportunidad,” continuó.

Construmex posee oficinas propias en cinco estados, entre ellos, California e Illinois, y tiene 800 agencias de envío de dinero de la cadena “Dolex”, donde además de entregar información se colectan los pagos mensuales del préstamo.

“Otra ventaja es que nuestro crédito no depende del gobierno sino que proviene de los fondos de la compañía y esto nos da margen para poder adecuarnos a las necesidades de los clientes”, dijo Solorio.

Tal es el caso de José Alvarado, un mexicano que vino a Estados Unidos buscando hacer realidad el sueño de toda su vida. Después de 10 años de arduo trabajo y esfuerzo como mecánico en Illinois, por fin ha empezado a vivir su “sueño americano” y a construir su casa propia en Jalpa, Zacatecas, gracias a Construmex. “Es el sueño de todos hacerla (la vivienda) y regresar con los míos,” dijo.

Las condiciones del crédito están diseñadas para acomodarse a la economía de los inmigrantes. Las tasas varían dependiendo de la estabilidad laboral y económica del mismo.

Algunos contras

Por su parte, Su Casita, basada en México y que pertenece parcialmente a Pulte Mortgage, con base en Michigan, ya ha empezado a ofrecer préstamos en Denver. El programa transfronterizo de Su Casita recibe el nombre de Su Pedacito de México.

Según Ana Ramos Shaener, de Hipotecaria Su Casita, prestamista de mediano nivel en el mercado mexicano de hipotecas, uno de los grandes impedimentos para los créditos es el tema de trabajo en negro, ya que muchos de los trabajadores que podrían acceder a estos préstamos en Estados Unidos reciben un pago en efectivo y no tienen nada para documentar sus ingresos.

“Por eso, nosotros los ponemos en un plan de ahorro por tres meses para que puedan establecer una historia crediticia y demostrar que tienen un ingreso fijo”, dijo Shaener.

Para Shaener, el gran problema es que para una casa de 30 mil dólares se necesita alrededor de 7 mil dólares para el enganche y otros gastos, y la mayoría de sus potenciales clientes no tiene esa cantidad en efectivo.

“Es por ello que muchas veces, aunque aprobemos el crédito, mucha gente no firma la escritura por falta de dinero”, comentó.

Actualmente, la compañía está tratando de llegar a un acuerdo con las constructoras mexicanas para que ellas mismas se hagan cargo del costo de la escritura.

Por eso, a pesar de los obstáculos que puedan existir, ya hay miles de personas que hoy tienen un crédito aprobado en Estados Unidos y están en la búsqueda de una propiedad en México.

Los ejecutivos de las empresas dicen que ha habido un vigoroso interés en sus hipotecas. Las compañías han hecho cierto grado de publicidad, pero prevén que la mayor parte de sus negocios se realizarán gracias a la publicidad “persona a persona” entre miembros de la comunidad hispana o mediante reuniones en home associations de mexicanos o reuniones en el Consulado.

“Es un programa difícil y hace falta difusión, mucho trabajo y unión entre las partes, tanto en México como en Estados Unidos. Hasta ahora nuestra mejor carta de presentación es la gente que ya compró su casa y está pasando la voz”, resumió Murphy.

Share