<!--:es-->Estadounidenses presentaron mejorías en la salud; Texas muestra un deterioro.<!--:-->

Estadounidenses presentaron mejorías en la salud; Texas muestra un deterioro.

Finalmente las comunidades parecen estar entendiendo la importancia de mejorar nuestra salud, lo cual se ve reflejado en los resultados de los America’s Health Rankings®. Según el informe, en el último año los americanos mejoraron considerablemente con respecto a su salud en general.
Este año, uno de los resultados más destacados del reporte es el hecho de que el nivel de sedentarismo ha disminuido y por primera vez desde 1998, la obesidad no sufrió ningún aumento en la población.
A pesar de que la tasa de obesidad se mantuvo estable a lo largo del país, es importante seguir trabajando junto a las comunidades para crear consciencia e invertir su efecto.
“Qué bueno sería que pudiéramos decir que ha mejorado, pero por lo menos podemos decir que la obesidad se ha estabilizado, aunque no podemos cantar victoria”, dijo Russ Bennett, portavoz de United Health Foundation. “Es sumamente importante que este reporte pueda ser utilizado como un recurso para informar sobre lo que pasa en los estados y para influir en las políticas estatales y ayudar a transformar los sistemas de salud”.
De igual modo, los hispanoamericanos presentaron mejorías en algunos de los indicadores de salud del informe. A pesar de estas mejorías generales, los niveles de salud de los hispanos en EE.UU. aún se encuentran por debajo de los blancos no-hispanos.
Entre los diez estados con mayor población hispana, Illinois, California y Nuevo México calificaron como los más activos, mientras que Nueva York, Nueva Jersey y Texas presentaron un mayor índice de sedentarismo.
Este año, Texas quedó en el puesto 36, un puesto más abajo que el año pasado. La tasa de obesidad es más alta en la comunidad hispana de Texas, con el 35.2 por ciento de los hispanos siendo obesos comparado con el 25.2 por ciento de los blancos no-hispanos.
De igual forma, el 35.2 por ciento de los hispanos en este estado llevan una vida sedentaria, comparado con el 21.7 por ciento de los blancos no-hispanos. Uno de los principales desafíos que el reporte identifica en Texas es la gran disparidad en el estado de salud según el nivel de educación.
Los hispanos presentan niveles alarmantes de obesidad, con un 30.3 por ciento de la población adulta padeciendo de esta enfermedad. Al mismo tiempo, el sedentarismo de los adultos hispanos es de un 28.5 por ciento de la población y el índice de la diabetes también está por encima que el de los blancos no-hispanos, con un 10.7 por ciento.
A pesar de que todos estos indicadores disminuyeron levemente en el último año, sus niveles demuestran que los latinos en EE.UU. aún mantienen hábitos poco saludables, los cuales pueden ser atribuidos a los bajos niveles de educación y acceso limitado a los sistemas de cuidado de salud.
Es imprescindible tomar en cuenta lo importante que es crear tendencias más saludables en nuestras vidas y comunidades, ya que el cambio más simple puede ayudar a mejorar inmensamente nuestra salud.
Resultados Generales del Reporte
Hawaii ocupó el lugar del estado más saludable del país. Vermont tomó el segundo lugar este año, manteniendo nuevamente su lugar entre los primeros cinco estados, seguido por Minnesota, Massachusetts y New Hampshire. Entre los cinco estados menos saludables del país, se encuentran West Virginia, Alabama, Luisiana, Arkansas y Mississippi, el cual ocupa el lugar número 50.
Entre los estados que presentaron las más grandes mejorías se encuentran: Wyoming (subió ocho lugares), Idaho (siete lugares), Montana (cinco lugares), Nuevo México (cuatro lugares), Nueva York (tres lugares) y Oklahoma (dos lugares).

Share