“Estamos hartos de la violencia”: la viuda de un candidato asesinado en México que tomó su lugar en la boleta

“Estamos hartos de la violencia”: la viuda de un candidato asesinado en México que tomó su lugar en la boleta

Viuda toma el lugar

María del Carmen Ortiz se convirtió en candidata unos días después de que su esposo, el aspirante José Remedios Aguirre, fue asesinado a tiros al salir de un evento de campaña.
De 32 años y con tres hijos menores de edad, Ortiz hizo a un lado el miedo y el duelo por la pérdida de su marido para tomar su lugar en la contienda y competir por la Alcaldía de Apaseo el Alto.
Este pequeño municipio en el céntrico estado mexicano de Guanajuato sufre altos índices de violencia originada por el contrabando de combustibles. Según las autoridades locales, el candidato asesinado tenía vínculos con estas actividades y su partido califica estas acusaciones de difamación.
“Me sentía triste y muy confundida por la pérdida de mi esposo porque estuve con él 13 años. Pero he transformado esa tristeza y ese coraje en fuerza. Hoy soy parte de ese grupo de personas que han perdido un familiar, pero me he vuelto fuerte. La principal razón por la que tomé esta decisión fue por mis hijos, por el sueño de mi esposo y por el pueblo, porque ya estamos hartos de la situación de violencia que se vive”, señaló.
Como María del Carmen, 122 familias más han perdido a un ser querido que realizaba actividades relacionadas con la política durante este periodo de campañas electorales. Hasta ahora suman 46 candidatos asesinados.
Buscar un puesto político en medio de la violencia
Para Ortiz, hija de un campesino y una ama de casa que ha vivido toda su vida en Apaseo el Alto, el municipio vive la peor crisis social de la que ella tenga memoria. Ahora, asegura, es tan peligroso andar por las calles, que después de las 9:00 de la noche nadie sale de su casa.
“Antes, hablar de Apaseo era hablar de sus artesanos, de sus templos, de las cosas maravillosas que hay aquí. Pero hoy solo se habla de inseguridad. Ya no salimos en la noche ni por un cafecito. Se ha convertido en uno de los lugares más difíciles para vivir, para visitar y para invertir”, señaló.
Tan solo en el estado de Guanajuato, entre enero y mayo, se registraron al menos 1,000 homicidios —es decir, 7 asesinatos al día—, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Mientras en la mayoría de los estados mexicanos la violencia se atribuye a grupos del narcotráfico, la que sacude a esta entidad es generada en un 82% por conflictos entre grupos que se disputan el control del tráfico ilegal de combustibles, que en México es conocido como ‘huachicoleo’.
Y precisamente Apaseo el Alto se encuentra entre los lugares de Guanajuato con mayor influencia en el robo de combustible. También está entre los 10 municipios con más homicidios en el estado, según informes de la Procuraduría General de Justicia de Guanajuato.
La historia de María del Carmen y la muerte de su esposo está relacionada directamente con este problema, según las autoridades. Tras el asesinato, la Secretaría de Seguridad Pública de Apaseo el Alto aseguró que José Remedios tenía vínculos con una agrupación que se dedica al huachicol. Desde su partido Morena, el mismo que abandera al candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, señalaron que esas acusaciones son una maniobra del gobierno para golpear a la organización y criminalizar al candidato.
De acuerdo con las versiones del partido, meses antes del crimen, cuando Remedios dejó su puesto en la Secretaría de Seguridad Pública para unirse a Morena, había denunciado que en el municipio circulaban mensajes difamatorios que lo vinculaban a grupos huachicoleros e incluso escribió a la dirigente nacional del partido para advertirle que estaba siendo víctima de “fuertes presiones” para que no se convirtiera en candidato.
Sin embargo, María del Carmen aseguró que esos mensajes fueron manejados como un chisme político y señaló que antes de su asesinato, José Remedios interpuso una demanda. Sobre las implicaciones que la fiscalía hizo a su esposo, dijo que dejará que las autoridades realicen su trabajo.
Ella sabe que el tema del combate al contrabando de combustible es un tema mucho más complejo que las acusaciones contra su marido y promete que, de ganar las elecciones, atacará estas prácticas.
“El huachicoleo lo vamos a combatir, pero en conjunto. Corresponde a la presidencia, pero también al estado y al gobierno federal. Todo va de la mano, sin el apoyo de ellos aquí no se podría hacer nada”, dijo.
Pese a todo este clima de violencia, María del Carmen asegura no tener miedo y dice que hasta ahora no ha recibidos amenazas.
“No tengo miedo, claro que no soy indiferente a la situación de violencia que estamos viviendo y vamos a tomar las medidas necesarias para continuar trabajando. Mi esposo siempre me decía que hay dos tipos de miedo, el positivo y el negativo. Yo decidí basarme en el que me impulsa a seguir adelante porque si me quedo en el que me paraliza, no podré hacer justicia ni ayudar a mi pueblo”, dijo.

Tierra de mujeres
gobernada por hombres
La vida de María del Carmen ha cambiado a niveles inimaginables. Hace menos de un año era una ama de casa “muy normal”, como ella misma se define. Despertaba a diario con el objetivo de atender a sus hijos y a su esposo. Llevaba a los niños a la escuela, regresaba a casa y hacía la comida, por la tarde llevaba a los pequeños al parque y la rutina volvía a empezar al día siguiente.
Ese era un día normal en su vida hasta que José Remedios se convirtió en candidato, porque aunque seguía haciendo su rutina normal en las mañanas, por las tardes acompañaba a su esposo a los actos de campaña. Acompañar a su esposo a las comunidades, dice, le ayudó a darse cuenta de las verdaderas necesidades que tiene el municipio.
Apaseo el Alto tiene poco más de 70,000 habitantes, según datos de INEGI. De ellos, alrededor del 70% de la población son mujeres que viven solas porque sus maridos migraron a Estados Unidos por razones económicas.
“Aquí los votos se ganan con las mujeres. La mayoría somos mujeres porque los hombres están en Estados Unidos. Aquí no es la primera vez que se lanza una mujer, pero si ganamos, haríamos historia. Sería la primera presidenta municipal de Apaseo el Alto”, dijo.
Los pobladores se dedican principalmente a la creación de artesanías de madera y a la agricultura. En la historia del municipio, todos los presidentes municipales han sido hombres, la mayoría del actual partido oficialista PRI, en 18 ocasiones.
María del Carmen asegura que, en su mayoría, son mujeres quienes la apoyan en su nueva faceta como política. Durante sus mítines, asegura que pondrá especial atención en problemas como el desempleo y la reactivación del campo porque a su parecer se encuentra abandonado.
Para ella, concretar la creación de una academia de policía, una universidad pública y una escuela de artes y oficios, sería la mejor forma de no defraudar la memoria de su esposo y de la población.
“Tengo un niño de 11 años, él siempre me lo ha dicho y siempre lo dijo: ‘Mi papi es mi gran ejemplo, es mi héroe y ahora eres tú mami, porque has tomado el papel de mi papá’. Yo lo único que quiero es darle el ejemplo de que yo, como madre, puedo vivir sin miedo”, dijo.

Share