<!--:es-->¿Estás “sobrecalificado” y desempleado?
…Siete argumentos para que te contraten<!--:-->

¿Estás “sobrecalificado” y desempleado? …Siete argumentos para que te contraten

Quienes buscan trabajo se preguntan cómo puede ser que estar calificado sea una cualidad negativa, pero es un hecho que muchas personas en esas condiciones enfrentan hoy en día.

Si durante tu búsqueda laboral te rechazan por estar sobrecalificado, aquí te ofrecemos siete argumentos para convencer a tu entrevistador de lo contrario

Razones para que

te contraten

1. Admite que tú también estás preocupado

Duncan Mathison, co-autor de “The Truth about the Hidden Job Market”, sugiere que le digas al gerente de contrataciones que tú también tienes dudas sobre si el trabajo está a tu nivel. Promete que si en cualquier momento del proceso de contratación sientes que la posición se ve demasiado básica o no es la que te permitirá comprometerte al cien por ciento, abdicarás de la candidatura. Tu determinación de hacerte a un costado les garantizará que si te quedas es porque estás motivado.

2. Mantén el salario

fuera de discusión

Deja en claro que eres flexible acerca de la remuneración y que tus salarios anteriores no son relevantes en tu actual búsqueda laboral.

Sollman recomienda decirle al gerente de contrataciones que “tú trabajas tanto por los dólares verdes como por los dólares de la satisfacción personal y que últimamente tenías un déficit en estos últimos y buscas la oportunidad de probar algo nuevo”.

3. Pon el asunto sobre la mesa

Pídele a tu entrevistador que te diga, basándose en tus altas condiciones, qué ventajas y desventajas ve para tu postulación. Mathisson sugiere que coloques este asunto sobre la mesa para que no quede pendiente.

4. Aprovecha tus logros

“Dile al gerente de contrataciones que estás orgulloso de tus logros y que te has probado a ti mismo que puedes rendir a niveles gerenciales -aconseja Sollman-. Ahora no estás interesado en perseguir títulos y ascensos, tu foco está en aportar dentro de una compañía sólida”.

5. Toma distancia de tus altas calificaciones

Muéstrate empático con el gerente de contrataciones. Dale a entender que tienes un entendimiento claro de lo que el gerente necesita de su gente.

“Di, por ejemplo, que fuiste gerente y ahora te estás postulando para un trabajo como colaborador individual -sugiere Mathison-. Explícale al gerente de contrataciones que estás buscando un trabajo que te permita dedicarte más a cuestiones técnicas y que te dé un respiro de las políticas corporativas y del manejo de gente”.

6. Quieres aprender

Si estuviste en posiciones gerenciales en diferentes tipos de empresas o sectores, Sollman recomienda que le digas al gerente de contrataciones que la verdadera forma de entender y aprender acerca de un sector nuevo es desde abajo.

7. Comprométete

Por último, Sollman sugiere que le digas al empleador que “tú ya sabes que en el mundo de los negocios, saltar de trabajo en trabajo es una gran contraindicación y que, de no aparecer circunstancias imprevistas, estás listo para comprometerte a permanecer por lo menos dos años en la empresa”.

Rachel Zupek es escritora y participante del blog The Work Buzz de CareerBuilder.com. Investiga y escribe sobre estrategias para buscar empleo, gestión profesional, tendencias de contratación y conflictos en el lugar de trabajo.

Sherry Shealy Martschink tiene 57 años y fue legisladora, senadora y comisionada de indemnizaciones laborales del estado de Carolina del Sur. Recientemente se graduó en la escuela de leyes y posee experiencia en periodismo, marketing y educación. Durante los últimos años, mientras buscaba trabajo, tuvo que escuchar -en pocas palabras- que estaba sobrecalificada.

“A veces, la negativa está en el tono de voz más que en las palabras”, explica Martschink. “Algunos empleadores suelen decir algo así como ‘esperamos encontrar a alguien que pueda hacer una carrera aquí’ o ‘¿por qué estás interesada en este trabajo después de haber hecho tal y tal cosa?’. Otro tipo de pregunta tiene que ver con si puedo funcionar dentro de un equipo después de ocupar ciertas posiciones de liderazgo”.

¿Cómo responde Martschink a estas adversidades? Claro y simple:

“Si no quisiera el trabajo, no me habría postulado”, sentencia.

Geoff Tucker posee un título universitario, seis años de experiencia en su área y ha encarado este tipo de adversidades más de una vez en sus búsquedas laborales. En una entrevista, la gerente de contrataciones comenzó diciéndole “ambos sabemos que estás sobrecalificado”, pero luego le propuso someterse una “degustación” para determinar si Tucker podría manejar bien las tareas en cuestión.

“En otras palabras, ella quería ver si yo era lo suficientemente versátil como para limpiar la oficina y cambiar el rollo de papel en el baño”, recuerda Tucker. “Le aseguré que no tenía problemas con cumplir tareas que quizás hacía tiempo no hacía. No soy egocéntrico y no me considero ‘superior’ para hacer ciertas cosas”.

Como no pueden ser contratados para posiciones acordes a su experiencia, aplican para trabajos inferiores. El problema es que tampoco pueden ser contratados para estos últimos porque están sobrecalificados.

“Los empleadores están en el lugar del gato y el ratón”, explica Kathryn Sollman, co-fundadora y socia gerente de la Red de Mujeres en el Trabajo (Women at Work Network). “La gran cantidad de personas buscando trabajo hace posible que los empleadores consigan a sus candidatos ideales. Tú no eres esa persona si antes estuviste en una posición más alta, porque los empleadores asumen que te irás tan pronto como consigas algo de tu nivel”.

Asumir que saltarás del barco en cuanto la economía se dé vuelta es apenas una de las objeciones que tienen los empleadores para contratar candidatos sobrecalificados. Muchos buscadores de empleo consideran que un currículum nutrido significa que están calificados para un trabajo más sencillo que los que venían haciendo. Pero, según Sollman, que el puesto sea menos calificado que el que tuviste antes no quiere decir que tengas las cualidades apropiadas para cumplir con éxito ese rol.

“Toma una posición administrativa, por ejemplo. Muchos buscadores de trabajo de niveles medios y altos no han cumplido ese rol durante años”, señala.

Acertados o no, los gerentes de contrataciones pensarán que contratarte si estás sobrecalificado significa:

Te aburrirás y desmotivarás.

El salario será demasiado bajo para ti.

No estarás feliz.

Te irás en cuanto aparezca algo mejor.

Podrías robarle su trabajo.

No estarás en condiciones de bajar un escalón.

Los gerentes de contrataciones sólo toman en serio a los candidatos sobrecalificados si éstos son convincentes sobre una razón válida por la cual aspiran a un trabajo inferior a sus credenciales, afirma Sollmon.

Según ella, la mejor razón que puedes alegar es que has decidido que no quieres más agendas desmesuradas y estás interesado en un balance más saludable entre vida y trabajo. Si esto es verdad y sinceramente no estás buscando cargarte sobre la espalda un trabajo gerencial, los empleadores te tendrán en consideración.

Tucker alega que no es justo que los gerentes de contratación duden de su experiencia.

“Deberían considerar mis buenas condiciones como una forma de capacitar a su personal y equipo. Yo aportaré tanta pasión como cualquier otro -agrega-. No me postularía para un trabajo si no fuera el adecuado para mí. Lo que importa es el trabajo y los aportes que hago”.

Share