Estos son los casos en que se abrirán procesos de deportación a partir de octubre

Estos son los casos en que se abrirán procesos de deportación a partir de octubre

Deportacion

El gobierno de Donald Trump anunció que a partir del 1 de octubre entra en vigor una nueva política que permite a la Oficina de Ciudadanía Servicios de Inmigración (USCIS) abrir procesos de deportación cuando rechace un caso.
La nueva regla, anunciada en junio, afecta la totalidad de trámites que gestiona la agencia federal, incluyendo la petición de familiares por parte de ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes.
Los procesos de deportación se comunican por medio del envío de una Notificación de Comparecencia por medio del formulario I-862 (NTA, por su sigla en inglés).
Hasta ahora, antes de proceder al envío de una NTA, la USCIS comunicaba por escrito al inmigrante cuándo el expediente requería alguna actualización o una evidencia adicional para continuar con el proceso.
El gobierno advierte que, una vez entre en funcionamiento la nueva norma, cualquier persona con estatus legal a la que se le niegue un beneficio, sin ninguna advertencia previa, podría enfrentar la expulsión del país si se comprueba que cometió actos que para el gobierno representan una “torpeza de carácter moral”.
El instructivo también incluye indicaciones, según sea el caso, respecto a si el inmigrante que reciba una NTA deba o no quedar bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE).
Clima de preocupaciones
“Hay un clima generalizado de preocupaciones porque la nueva regla, sumado a la discrecionalidad total concedida por el gobierno a los agentes del servicio de inmigración recientemente, cualquier error, por mínimo que este sea, no solo hará que el inmigrante pierda su dinero y su tiempo, sino que además puede ser puesto en proceso de deportación de Estados Unidos”, advierte Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California.
“La aplicación de esta nueva regla es muy complejo”, agrega Gálvez. “No sabemos si un simple error será suficiente para rechazarlo y perder un caso. Además, la USCIS no avisará que hay un problema o falta un dato en un expediente. Simplemente lo va a rechazar y lo va a referir a una corte de inmigración para que sea un juez quien resuelva, y en algunos casos el futuro de esa persona en Estados Unidos”.
Gálvez refirió que, hasta ahora, “hay mucho que se puede subsanar, asuntos pequeños, la falta de un documento, agregar una evidencia para sustentar de mejor forma un caso o añadir una prueba. Pero a partir del 1 de octubre todo eso cambiará y, cuando el inmigrante y/o los abogados presenten un caso, solo les quedará esperar dos respuestas: que fue aprobado o rechazado y le enviaron una Notificación de Comparecencia”.
“En algunos casos esas NTA significará que el inmigrante puede perder todos sus derechos de permanencia y al final del proceso recibir una orden final de deportación”, añadió Gálvez.
La nueva regla
“Bajo la nueva guía, los agentes de la USCIS podrán expedir una NTA en una variedad más amplia de casos en los que la persona puede ser deportada”, explica la USCIS.
Entre las causas que serán consideradas para emitir una NTA la agencia cita la existencia de evidencia de fraude, actividad criminal o cuando a un solicitante se le deniegue un beneficio de inmigración y está presente de manera ilegal en Estados Unidos.
El gobierno señala que la nueva política es congruente con “las prioridades de cumplimiento de ley establecidas por el presidente” (Trump) que tiene como objetivo “mantener nuestras comunidades seguras y protegiendo la integridad del sistema de inmigración de aquellos que buscan abusar de él”, dijo el director de USCIS, L. Francis Cissna.
Además de la USCIS, las Notificaciones de Comparecencia (NTA) también podrán ser emitidas por la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Los casos en riesgo
La nueva guía señala que las NTA serán emitidas en los siguientes casos:

Casos en los que se corrobore fraude o falsa representación.
Cuando un solicitante abuse cualquier programa relacionado a la recepción de beneficios públicos. (La USCIS también expedirá una NTA aún si el caso es denegado por razones distintas a fraude).
Casos criminales en los que un solicitante sea convicto o acusado de un delito, o ha cometido actos que pueden ser catalogados como un delito, aún si la conducta delictiva no fue la base para la denegación o deportación.
Nota: La USCIS podría referir casos que involucren actividad criminal seria a ICE antes de la adjudicación de una petición de un beneficio de inmigración pendiente sin expedir una NTA.
Las NTA también serán emitidas cuando se registren:
Casos en los que la USCIS deniega un Formulario N-400 (Solicitud de Naturalización) basándose en buen carácter moral debido a un delito.
Casos en los que un solicitante está presente de manera ilegal en Estados Unidos después de la denegación de una solicitud o petición.
Qué sigue igual
La USCIS precisa que la nueva política no cambia el reglamento vigente en los siguientes casos:

Que involucran sospechas
sobre seguridad nacional.
En los que se requiere expedir una NTA por ley o regulación.
Cuando se cancela una petición de Estados de Protección Temporal (TPS) y la persona no tenga otro estatus legal de inmigración.
Receptores y peticionarios de DACA cuando se les procesa una petición de DACA inicial o de renovación o una petición de beneficio relacionado con DACA.
Receptores y peticionarios de DACA cuando se esté procesando a un receptor de DACA para la posible cancelación de DACA.
Tenga en cuenta
De acuerdo con lo advertido por el gobierno a partir de junio, las NTA podrán ser emitidas si el gobierno descubre que un inmigrante, incluso un ciudadano que solicita beneficios para un familiar extranjero ha cometido un delito o tiene antecedentes criminales. ¿Y cuáles son los delitos que pueden colocar a un residente legal permanente en proceso de deportación?
“Depende del caso”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami Florida. “Cada expediente es único y depende de los méritos de sí mismo. Y lo que le ocurre a Juan no necesariamente le ocurrirá a Pedro”, agrega.
A modo de ejemplo, el Immigrant Legal Resource Center (ILRC) explica que existen “toda una serie de barreras que se activan por actos específicos, ofensas, actividades, circunstancias o condenas dentro del período legal para la naturalización, incluido el período anterior a la presentación y hasta el momento del Juramento de Lealtad”.
Añade que, en algunos procesos, las personas a quienes les han imputado delitos agravados se convierten en “deportables y no elegibles para solicitar la mayoría de las formas de reparación discrecional de la deportación, incluido el asilo, la salida voluntaria y la cancelación de deportación, y están sujetos a detención obligatoria sin fianza”.
Guerrero previene que las recomendaciones entregadas por abogados y organizaciones de ayuda a la comunidad inmigrante siguen vigentes. “Lo único que cambia es que la nueva regla entrará en vigor el 1 de octubre”.
Revisión a fondo
“Un consejo que cobra total validez en estos momentos, es que cuando un inmigrante, un residente o un ciudadano vaya a pedir un beneficio migratorio para si mismo o un familiar inmediato, revise a fondo todo el expediente para asegurarse que todo esté en regla, perfecto y no haya un solo motivo para que la USCIS lo rechace”, dice Gálvez.
“Si no tiene abogado, revise usted mismo los documentos, dos o tres veces, los formularios y pregunte a otras personas que sepan de estos asuntos si ven en el expediente algún problema”, agrega.
Gálvez también menciona que “pueden buscar asistencia en un grupo u organización de ayuda a inmigrantes”, muchos de ellos con un departamento legal disponible a bajo costo que puede asistir a un inmigrante.
“Pero evite a los notarios”, previene. “Ellos no están autorizados para ejercer la ley de inmigración. Y en caso le rechacen el caso por mala práctica, no hay seguros comprometidos que reclamar. Un abogado lo puede defender e incluso reparar el problema si hay un rechazo, algo que no le puede garantizar un notario”, concluyó.

Share