<!--:es-->Examen de manejo solo en inglés
La medida ya es oficial en diez estados<!--:-->

Examen de manejo solo en inglés La medida ya es oficial en diez estados

César Penasiel llegó a Boise en diciembre, escapando a la turbulencia política de su Colombia natal, y pronto se dio cuenta de algo que sabe todo adolescente: en Estados Unidos, uno se siente realmente libre cuando está al volante de un automóvil.

Idaho en la mira

Los refugiados como este colombiano de 19 años a menudo deben viajar largas distancias para trabajar y resulta vital tener un vehículo.

Penasiel no tuvo problemas en sacar una licencia de conducir pues pasó un examen escrito ofrecido en español, uno de ocho idiomas que se puede emplear en estos exámenes.

Bajo un nuevo proyecto de ley que está siendo considerado por el Senado estatal, Penasiel hubiera tenido que rendir el examen en inglés.

«Me hubiera resultado imposible», expresó el colombiano, quien dice ser un avezado conductor. «Empecé a manejar camiones hace ocho años, a los 11 años de edad», manifestó.

Al menos diez estados ofrecen exámenes de manejo exclusivamente en inglés: Utah, New Hampshire, Hawai, Arizona, South Dakota, Wyoming, Maine, Oklahoma, Kansas y Arizona, según la agrupación ProEnglish, de Arlington, Virginia, que propone que todas las gestiones oficiales se hagan en inglés.

Estados como Kansas, South Dakota y Wyoming permiten el uso de intérpretes. La iniciativa de Idaho lo prohibiría.

Dejando de lado el debate en torno al uso del inglés como idioma oficial exclusivo, las leyes que prohiben el empleo de otros idiomas tienen alborotadas a las agrupaciones que defienden los derechos de los refugiados, pues dicen que serían víctimas inocentes de esas medidas.

«Parece algo insensato», manifestó Christina Bruce-Bennion, directora de la Agency for New Americans de Boise, que el año pasado ayudó a 270 refugiados a radicarse en el sudoeste de Idaho.

El promotor de la iniciativa de Idaho, el senador republicano Mike Jorgenson, admitió que no tomó en cuenta el impacto que tendría la medida en los inmigrantes legales, los refugiados y los jóvenes que llegan como parte de programas de intercambio de estudiantes. Al ser interrogado por la AP el lunes, Jorgenson dijo que no insistirá en su iniciativa si otros legisladores se oponen.

Peligro

«Lo que me preocupa es los trabajadores indocumentados. Eso es lo que quiero resolver», sostuvo.

Idaho ofrece exámenes escritos en chino, árabe, vietnamita, español, ruso, serbocroata y farsi, idiomas que se hablan con frecuencia en este estado, donde hay numerosas personas de esos orígenes que vinieron en busca de una vida mejor.

K.C. McAlpin, director ejecutivo de ProEnglish, dice que los estados donde rige la obligación de usar el inglés en las gestiones oficiales empujan a los inmigrantes a aprender el idioma más rápidamente.

Agregó que el uso de otros idiomas es costoso y plantea riesgos.

«Si no pueden leer las señales de tránsito, corren peligro», manifestó McAlpin. Acotó que «la mayoría de los refugiados se radican en centros urbanos donde hay redes de transportes públicos. No se le puede dar a su deseo de rendir los exámenes de manejo en su propio idioma más prioridad que a la seguridad del público».

Los defensores de los refugiados de Idaho dicen que ese argumento no tiene mucho sustento en un estado con una red de transporte público minúscula, en el que hay que recorrer grandes distancias y donde el vital sector agrícola emplea muchos trabajadores que no hablan inglés.

«Muchos de nuestros clientes encuentran trabajos en sitios alejados, a una hora de viaje», expresó Josh Campbell, de la Agency for New Americans de Boise.

«Aquí no hay un buen sistema de transportes. La única opción es manejar, y para eso hace falta una licencia».

Share