<!--:es-->Fabulosa audiencia del Super Bowl XLIII
. . . Fue el segundo más visto en la historia<!--:-->

Fabulosa audiencia del Super Bowl XLIII . . . Fue el segundo más visto en la historia

NEW YORK – La NBC, la emisora de televisión encargada de retransmitir el Super Bowl XLIII, no solo logró batir el récord de ingresos por publicidad con ese partido, sino que además el duelo se convirtió en el segundo más visto en la historia de la NFL.

Más de 95 millones

de telespectadores

Los primeros datos de audiencia muestran que más de 95.4 millones de personas vieron el partido que ganaron los Pittsburgh Steelers por 27-23 a los Arizona Cardinals para ser el segundo más popular de todos los tiempos, sólo superado por el del año pasado que tuvo como protagonistas a los New York Giants y los New England Patriots.

La NBC tuvo, además, la suerte de su lado pues cuando todo parecía indicar que la final se iba a convertir en un monográfico de los Steelers, al dominar estos el marcador 20-7 luego de tres cuartos de partido, los Cardinals lograron reaccionar en el último y marcar 13 puntos, con lo que se llegó a un final lleno de suspenso y emoción.

El mariscal de campo Ben Roethlisberger y el receptor abierto Santonio Holmes, de los Steelers, fueron los encargados de, en el último suspiro del partido, dar el triunfo a su equipo con una avanzada de 78 yardas y touchdown cuando sólo quedaban 35 segundos para el final.

La situación fue la misma que se produjo el año pasado entre los New York Giants y los New England Patriots, pero entonces los protagonistas fueron el mariscal de campo Eli Manning y el receptor profundo Plexico Burress.

El éxito del partido entre los Steelers y los Cardinals fue aún mayor dado que ambos equipos no pertenecen a grandes mercados de publicidad y era una final que nadie se esperaba.

El único otro programa aparte del Super Bowl en superar el partido del domingo en la historia de Estados Unidos fue el capítulo final de la serie “M-A-S-H” en 1983, de acuerdo a la compañía especializada Nielsen Media Research.

Los nuevos datos ofrecidos confirman que los que quisieron calificar a la 43 edición del Super Bowl como el de la “recesión” se equivocaron por completo y, por el contrario, estableció lo que debe ser a partir de ahora el mayor espectáculo deportivo del año en Estados Unidos. Es una inversión racional y no un despilfarro.

“Hemos mostrado que nuestra política tanto económica como deportiva es la correcta en estos momentos”, declaró el comisionado de la NFL, Roger Goodell.

La NBC ingresó la cifra récord de 206 millones de dólares en publicidad durante la retransmisión del “Super Bowl”.

La cifra se eleva a 261 millones de dólares si se tienen en cuenta los ingresos por publicidad de todo el día, después de vender los 69 espacios publicitarios a 32 anunciantes diferentes para la retransmisión, que tuvieron que pagar tres millones de dólares por cada 30 segundos de publicidad.

La NBC decidió un incremento del 11 por ciento en el precio de los anuncios en comparación con los 2,7 millones de dólares que se habían cobrado el año pasado.

Aunque las grandes compañías estadounidenses del sector del automóvil se quedaron fuera de los anuncios en el Super Bowl por primera vez en la historia del partido, la NBC no tuvo problemas para rellenar sus espacios con otras nuevas.

También se espera que las autoridades municipales de Tampa den a conocer los resultados de los ingresos económicos que dejó la semana de festividades del Super Bowl, que atrajo a entre 100,000 y 150,000 turistas.

Las estimaciones oficiales previstas para el Super Bowl eran de unos ingresos económicos superiores a los 150 millones de dólares.

Share