Feliz Día del Niño!

Feliz Día del Niño!

Felicidades

El Día del Niño está marcado en calendario el 30 de abril como un día para festejar a la infancia, y en esa fecha se acostumbra dar regalos a los niños o llevarlos de paseo y aunque se celebre con mucha alegría, su origen tiene de trasfondo uno de los episodios más devastadores en la historia de la humanidad. Aquí te contamos cuál es su origen y por qué lo celebramos el 30 de abril. Este año, la celebración ocurre en una situación internacional particular, pues 3 mil millones de personas en el mundo se encuentran en aislamiento debido a la pandemia de coronavirus que ha infectado a más de 3 millones de personas en elmundo y provocado más de 200 mil muertes.

El oscuro origen e historia del Día del Niño

El Día del Niño fue creado para conmemoras a las víctimas infantiles de la Primera Guerra Mundial. Luego de que este conflicto bélico dejara a cientos de personas afectadas, el 26 de septiembre de 1924 la Liga de las Naciones ratificó la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños, que buscaba la protección de los menores. Un año después, durante la Conferencia Mundial sobre el Bienestar de los Niños que se realizó en Ginebra, se declaró oficialmente que el 1 de junio de 1925 sería el Día Internacional del Niño. Posteriormente, y tras el surgimiento de la Organización de las Naciones Unidas, en 1959 se eligió el 20 de noviembre para celebrar el Día Universal de Niño, pues la fecha marca la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño. Sin embargo, como apunta el sitio de UNICEF, la declaración “no era suficiente para proteger los derechos de la infancia”, por lo que tras casi una década de negociaciones con gobiernos y líderes de todo el mundo, se acordó el texto final de la Convención sobre los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1989.

¿Por qué se celebra el 30 de abril?
El Día del Niño se festeja en México desde 1924, cuando el gobierno de Álvaro Obregón aceptó la ratificación hecha por la Liga de las Naciones, pero se decidió que se festejaría el 30 de abril por tres fechas claves para los mexicanos:

el Aniversario de la Revolución (20 de noviembre) día con el que se empalmaba; y por coincidir en la misma semana del Día del Trabajo (1 de mayo) y la Batalla de Puebla (5 de mayo). El objetivo de la ONU es que en esta fecha se recuerde que los niños son los que más sufren las crisis y los problemas del mundo. También para “recordar que todos los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que haya nacido”, y evidenciar las necesidades de los menores.
Este año, la celebración ocu-rrirá durante el estado de aislamiento por la pandemia de coronavirus.
A medida que el #coronavirus trastorna nuestra forma de vida, los niños que ya estaban expuestos a la violencia, la explotación y el abuso se vuelven aún más vulnerables.
Debemos actuar de inmedia-to para protegerlos. #ENDviolence #COVID19
Explícales a tus niños que el hecho de quedarse en casa no es por miedo al contagio, sino para proteger la salud de las personas más vulnerables. ¡Enséñales que es un acto de valor para el bien de todos! #AprendeEnCasa
Coronavirus podría causar un síndrome raro y peligroso en los niños, advierten médicos

Médicos y especialistas del RU enviaron un comunicado a las autoridades sanitarias de todo el mundo

Los jefes de atención médica y especialistas en pediatría del Reino Unido lanzaron una advertencia a las autoridades sanitarias de todo el mundo, pues en los últimos días han registrado un creciente número de niños que se están enfermando con un extraño síndrome que podría estar relacionado con una infección por coronavirus y que provoca en los menores inflamación, dolor abdominal, síntomas gastrointestinales e inflamación cardíaca. En el comunicado dirigido a los médicos, el servicio nacional de salud de Inglaterra (NHS en inglés) señaló que hay una “creciente preocupación” acerca de que un “síndrome inflamatorio relacionado con la covid-19 esté surgiendo en niños del Reino Unido, o que pueda haber otro patógeno infeccioso, todavía no identificado, que esté asociado a estos casos”.
Las autoridades justificaron su alarma al detallar que, en las últimas tres semanas, ha habido un “aumento aparente en el número de niños de todas las edades que presentan un estado inflamatorio multisistémico, que requiere cuidados intensivos en Londres y en otras regiones del Reino Unido”.
Precisaron que no se sabe cuántos niños se han visto afectados, aunque se cree que es un número menor, ya que la afección parece ser una complicación rara que se ha dado en pequeños que han dado positivo en la prueba del coronavirus y en otros cuyo resultado ha sido negativo.
La patología, según la nota, tiene los síntomas más graves de la covid-19 y comparte otros del síndrome de shock tóxico y de la enfermedad de Kawasaki atípica, que provocan que los vasos sanguíneos se inflamen e hinchen.
Además, el extraño síndrome produce dolor abdominal, molestias gastrointestinales e inflamación cardíaca. Las autoridades sanitarias enviaron este comunicado a todos los médicos especialistas que trabajan en unidades de cuidados intensivos pediátricos en hospitales del Reino Unido y les urgieron a “referir (a los especialistas) de forma urgente” a los pacientes que presenten estos síntomas. Hasta el momento, el coronavirus ha infectado a más de 3 millones de personas en el mundo y causado la muerte de más de 200 mil.

El coronavirus no ataca sólo a los pulmones, puede dañar el corazón y el cerebro

El Covid-19 es una enfermedad que, si bien ataca los pulmones y el sistema respiratorio de los pacientes, también puede afectar de forma permanente otros órganos como los riñones, los vasos sanguíneos, los intestinos, el hígado, el corazón y el cerebro. En otras palabras, el coronavirus provoca un “ataque multiorgánico” que ya había sido anunciado por los médicos chinos cuando el coronavirus apenas lo había vaticinado la OMS. A pesar de que, con el tratamiento adecuado los pacientes pueden recuperarse con éxito, los que sobrevivan podrían sufrir las consecuencias: podrían no recuperarse completamente y el daño puede ser permanente, especialmente en los pulmones.

El coronavirus puede afectar el sistema gastrointestinal

“No necesariamente el coronavirus golpea sólo a los pulmones”, ha declarado a The New York Times Compton-Phillips, responsable clínico del sistema sanitario de Providence, que ha seguido la evolución del coronavirus en Estados Unidos. “La infección puede difundirse a través de las mucosas, desde la nariz hasta el recto.
Según los expertos, el virus podría también tener la capacidad de infectar las células del sistema gastrointestinal y esto puede ser el motivo por el cual algunos pacientes tienen síntomas como la diarrea o la indigestión. Si los síntomas gastrointestinales tenían más o menos un rol fundamental en la pandemia, dado que los casos de diarrea o dolor abdominal eran extraños.

Se ha comprobado que el virus puede entrar también en el flujo sanguíneo, tanto que se ha detectado en muestras de sangre incluso cuando no se conocía el grado de infección. Casi un cuarto de los pacientes, durante la epidemia de Sars, tenía diarrea.
Los daños en el hígado provocados por el coronavirus los ha señalado un estudio publicado en la revista Liver International el pasado 14 de marzo, realizado por los investigadores de la universidad de Wuhan, la ciudad china donde todo comenzó. Fue un trabajo conjunto con el instituto de virología de Esen, en Alemania. Los investigadores sostienen que el perjuicio al hígado puede estar causado directamente tanto por la infección del coronavirus como por los fármacos que se utilizan para curarla. Un aumento de las encimas hepáticas se puede dar en los pacientes infectados, pero el mecanismo es todavía incierto, ya sea por el efecto tóxico que destruye las células o por las reacciones inmunitarias generadas por el virus.

El coronavirus también daña los riñones

El coronavirus no respeta tampoco los riñones. El 6 por ciento de los pacientes del Sars presentaban daños graves en los riñones. Varios estudios han demostrado que el Sars-Cov 2 puede provocar lo mismo.
Una investigación china ha demostrado que los pacientes contagiados por el virus desarrollan facilmente una insuficiencia renal aguda en un 27 por ciento, sobre todo si son ancianos y sufren otras patologías como hipertensión arterial o insuficiencia cardiaca.
Esos daños pueden ser letales si el virus penetra en las células y comienza a replicarse. Pero no se ha probado que el Sars se haya replicado en los riñones. Todavía no se sabe si ocurrirá lo mismo con el Sars-Cov2.

Un paro cardiaco puede ser una consecuencia

Junto a la falta de oxígeno que puede provocar un paro cardíaco, no es raro que se produzca una reacción inmuno-inflamatoria con una insuficiencia miocardiaca. Además, se han observado daños en el pericardio e incluso la inflamación de los músculos cardíacos. Jama Cardiology ha publicado una relación de los problemas cardiacos entre los pacientes con coronavirus de Wuhan.
El estudio, dirigido por el doctor Zhibing Lu en el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan, ha descubierto que el 20 por ciento de los pacientes recuperados del Covid-19 ha sufrido daños cardíacos. Muchos de ellos no tenían ninguna patología cardiológica previa pero sus electrocardiogramas eran anormales y el riesgo de muerte para ellos, cuatro veces mayor respecto a quienes no desarrollaron complicaciones cardíacas.
Otro órgano dañado por el virus es el pancreas, encargado de producir la insulina. No lo ataca directamente, pero los pancientes diabéticos lo sufren. Durante la infección aumenta la necesidad de insulina y el pancreas de un diabético no produce suficiente. “Por eso en los pacientes enfermos de Covid-19 que sufren diabetes es necesario hacer controles y aumentar la dosis de insulina”, considera Marc de Kerdanet, pediatra y experto en diabetes, consultado por Le Figaro.

El coronavirus también puede causar daño neurológico

El coronavirus podría causar problemas neurológico, incluso antes de los primeros síntomas respiratorios: ictus, convulsiones y delirios son algunos de los problemas detectados en los hospitales de medio mundo.
Los científicos que han estudiado el Sars han comprobado que el virus puede llegar hasta el cerebro de algunos pacientes. Un artículo publicado hace un mes en Journal of Medical Virology sostenía que no había que excluir la posibilidad de que el nuevo coronavirus pueda tener la capacidad de infectar algunas células nerviosas.
La mayor parte de las personas afectadas por el Covid-19 parecen neurológicamente normales. Por lo tanto, los especialistas afirman que demasiado pronto para hacer afirmaciones definitivas o identificar los mecanismos específicos con los que el nuevo coronavirus influye en el sistema neurológico.

Share