Fianza de 1 millón  a los padres del  pistolero de la escuela de Michigan

Fianza de 1 millón a los padres del pistolero de la escuela de Michigan

padres

Los padres del adolescente de 15 años que abrió fuego el martes en su escuela secundaria de Estados Unidos y mató a cuatro estudiantes se declararon este sábado (04.12.2021) no culpables de homicidio involuntario, y un juez fijó una fianza de un millón de dólares para su liberación.
James y Jennifer Crumbley, padres del sospechoso protagonista del tiroteo, Ethan Crumbley, y que eran considerados fugitivos, fueron arrestados la noche del viernes.
En la audiencia, la jueza Julie Nicholson dijo que los cargos eran “muy, muy serios” y fijó una fianza de 500.000 dólares por cada uno, alegando un “riesgo de fuga”.
En el tiroteo registrado el 30 de noviembre en la pequeña localidad de Oxford murieron cuatro estudiantes, de edades entre 14 y 17 años, en tanto otros seis y un maestro resultaron heridos.
Los padres de Ethan Crumbley están acusados cada uno de cuatro cargos de homicidio involuntario, lo que conlleva una pena de hasta 15 años de prisión. El joven que es juzgado como adulto y que el miércoles se declaró no culpable ante un juez, permanece recluido en régimen de aislamiento.
Ignoraron señales crecientes de intenciones violentas
La inculpación de los padres del atacante, una decisión poco común en la justicia estadounidense, busca “enviar el mensaje de que los propietarios de armas tienen una responsabilidad”, explicó la fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald.
Los Crumbley están acusados no solo por haber dejado a su hijo usar un arma de fuego que ellos habían comprado, sino por ignorar señales crecientes de que el adolescente tenía intenciones violentas, incluso el día de la tragedia.
Cuatro días antes de la tragedia, James Crumbley había comprado la pistola semiautomática que usó su hijo, una Sig Sauer de nueve milímetros, como un regalo de Navidad anticipado para Ethan.

Apelarán cargos
Al día siguiente, Jennifer Crumbley llevó a su hijo a un polígono de tiro, y difundió en redes sociales que su hijo estaba “probando su nuevo regalo de Navidad”, sostuvo la fiscal el sábado.
“En vez de decirle a la escuela que él tenía acceso ilimitado al arma, escogieron no hacerlo”, afirmó. “Escogieron no decirle a nadie que él podría ser peligroso, cuando era claro, y para ellos era totalmente probable, de que lo fuera”.
Pero la abogada de los Crumbley, Shannon Smith, le dijo a la jueza que “era completamente falso” que Ethan Crumbley tenía acceso irrestricto a la pistola, y anunció que apelarán los cargos.

Share