FINANCIAL BRIEFS: La importancia de nombrar a un tutor!

from: COMERICA BANK
Para muchas personas, nombrar a un tutor para su hijo en caso de que les ocurra alguna tragedia
puede ser una realidad difícil de aceptar o debatir con su cónyuge o sus seres queridos. Los
padres quieren ver envejecer a sus hijos, y ninguna persona quiere pensar en la posibilidad de que podría quedar incapacitada en el futuro o de que podría sucederle algo peor. Sin embargo, dado que gran parte de la vida es completamente impredecible, es una buena idea tener sus asuntos en orden, tanto para usted como padre, como para sus hijos.
Curtis Groves, Director de Operación de Administración Patrimonial para Personas e
Instituciones de Comerica Bank, sostiene que muchos padres suelen posponer el nombramiento
de un tutor para sus hijos no solo porque temen enfrentar la cuestión, sino también porque
les resulta difícil elegir qué familiar o amigo cercano desempeñaría mejor esa función.
“Nombrar a un tutor para su hijo es una medida legal fundamental que garantiza que alguien
cuidará de su hijo en caso de que algo le suceda a usted o a su cónyuge” sostiene Groves. “Sin
embargo, los padres suelen no poder resolver a qué tutor nombrar y les preocupa el hecho de
que sus familiares o hijos no estén de acuerdo con sus elecciones. Lo mejor que pueden hacen
los padres cuando no pueden resolver estas elecciones es pensar detenidamente acerca de sus
opciones y de las necesidades individuales de cada uno de sus hijos”.
Groves sugiere que tenga en cuenta las siguientes preguntas:
¿Quién puede mantener a mi hijo? Los niños necesitan atención y no solo en el sentido
financiero. Debería escoger a un pariente o amigo totalmente confiable que quiera y contribuya
con el crecimiento y bienestar de su hijo, incluso después de que cumpla 18 años o se convierta en adulto a los fines legales.
¿Quién es el mejor tutor para mi hijo? A veces, es posible que su primo querido no sea la
persona más responsable, pero su hermano con quien usted mantiene una relación menos unida
podría ser la persona ideal para ocupar este lugar. Piense en su hijo, no en su relación con el
tutor. Asimismo, es posible que deba enfrentar el hecho de que su primera opción no pueda o
no esté dispuesta a ayudar. En su testamento, puede nombrar una segunda opción o, incluso,
especificar la persona que no quiere que sea el tutor de su hijo.
Además de planificar en pos de las necesidades de sus hijos, los adultos también pueden beneficiarse del hecho de nombrar a tutores que cuidarán de su salud y de su patrimonio en caso
de quedar incapacitados.
Tutela del patrimonio: Un tutor es una persona designada por el juez para asumir el control
de sus bienes y de otros asuntos en caso de que usted quede mental o físicamente incapacitado
para hacerlo. Después de una audiencia, si el juez determina que usted no puede manejar dichos
asuntos, el tutor se encargará de ellos.
Tutela de la persona: por lo general, con el transcurso de la vida, algunas personas sufren un
deterioro físico y mental, y no pueden cuidar de sí mismas. Si esto sucede, se insta al tutor para
que solo tome decisiones personales y sobre asuntos médicos, y por lo general un pariente o un
amigo se presentan ante el juez para solicitar asumir esta función.
Fuente: Comerica Bank

Share