<!--:es-->Gasolinera mexicana vendía combustible robado
…La estación operaba a pesar de que contó hasta 2010 con el permiso para operar<!--:-->

Gasolinera mexicana vendía combustible robado …La estación operaba a pesar de que contó hasta 2010 con el permiso para operar

MÉXICO – Miles de litros de gasolina robados de oleoductos propiedad de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) aparentemente tenían un nuevo punto de distribución: una gasolinera que parecía operar con toda normalidad, dijeron funcionarios.
Desde hace mucho tiempo las autoridades mexicanas sospechan que los ladrones venden en el mercado negro los productos robados a la industria petrolera, pero al parecer los delincuentes mejoraron sus técnicas al recurrir a una estación de gasolina que hasta 2010 contó con una concesión de Petróleos Mexicanos para vender el combustible de manera legal.
Es la primera ocasión que se detecta combustible robado a la venta en una gasolinera, dijo un funcionario de Pemex que no estaba autorizado a revelar su nombre. En el pasado se han hallado precarias estaciones de carga de combustible con tanques improvisados en parajes solitarios, lotes vacantes y edificios industriales, presumiblemente para suministrar carburante a flotillas privadas.
48 mil litros
En un operativo efectuado el fin de semana en la ciudad norteña de Monterrey, se descubrieron en la estación aproximadamente 48 mil litros (12,690 galones) de gasolina robada con un valor de unos $77 mil, informó la Procuraduría General de la República. La gasolinera generó sospechas porque en 2010 se le había cancelado la concesión para suministrar combustible al público.
Las fotografías que se le tomaron mostraban que aún lucía los logotipos de Pemex color verde, blanco y rojo que tienen todas las estaciones de servicio en México. La paraestatal da las gasolineras en concesión a empresas privadas, que a su vez deben comprarle el combustible.
La empresa consideró el hecho como grave, por lo que decidió iniciar una auditoría al azar de estaciones de suministro en todo el país, en parte porque el volumen de derivados del petróleo que está siendo robado parece ser demasiado grande como para moverlo a través de medios primitivos e improvisados.
La compañía informó que perdió unos 2.99 millones de barriles (equivalentes a 473 millones de litros, o 125 millones de galones) de productos petroleros en los primeros 11 meses de 2011, las cifras más recientes disponibles. Eso representa aproximadamente un día de producción de la compañía, y un incremento del 52% en comparación con los 1.96 millones de barriles robados en el mismo período de 2010.
Pero las 1,324 violaciones a oleoductos de Pemex descubiertas en 2011 son sólo una parte de una serie de complejos ataques contra la compañía.
Derrame provocado
Por otro lado, el legislador federal Antonio Benítez Lucho, del Partido Revolucionario Institucional, dijo el lunes que un derrame a principios de enero en el estado costero de Veracruz, fue provocado para generar una emergencia por contaminación ambiental con el fin de generar ingresos y contratos para los trabajos de limpieza.
Benítez Lucho recorrió la planta de Pemex donde se generó el derrame y dijo que se había efectuado un corte primitivo a la cabeza de una válvula, se perforó un agujero en un muro de contención y se colocó una manguera de amplio diámetro a la orilla del río Coatzacoalcos, que desemboca en el Golfo de México.
«No hay duda de que fue provocado», afirmó Benítez Lucho.
«Creo que derraman el crudo al río con la intención de que las empresas que se dedican a la contención, la limpieza y la remoción y remediación» pudieran obtener los contratos con rapidez, señaló. «En la contingencia, la emergencia, los contratos no pasan por un proceso licitatorio».
«Son empresas millonarias que cobran cantidades estratosféricas por la limpieza y remediación; entonces, para mí, ése es el móvil», añadió.

Share