<!--:es-->Gobierna Barsa a placer en Europa
…Messi, Villa y Pedro llegaron a 98 goles en la temporada entre los tres<!--:-->

Gobierna Barsa a placer en Europa …Messi, Villa y Pedro llegaron a 98 goles en la temporada entre los tres

La temporada de ensueño del ‘Chícharo’ terminó con una horrible pesadilla.

El Manchester United fue arrollado 3-1 por el FC Barcelona en la Final de la Liga de Campeones de la UEFA en el Estadio Wembley, escenario que convirtió al cuadro culé en el amo de este siglo en la Champions.

Cinco minutos prometedores vieron al mexicano no sólo iniciar de titular mientras su compañero Dimitar Berbatov lo veía desde la tribuna, sino inquietar en más de una ocasión a la zaga blaugrana, que como en París y Roma, inició también esta Final dubitativo.

Sin embargo, las ilusiones del Chícharo se esfumaron tan pronto como Xavi agarró la pelota a los 10 minutos, pues ahí el Manchester United desapareció del partido.

Para el minuto 20, el Chícharo ya había caído en fuera de lugar 3 veces y su único tiro del partido se quedó en las piernas de la defensa blaugrana, que le quedó muy grande a ‘Chico’, quien no pudo sacudirse nunca ni a Piqué ni a Mascherano.

Hacia el ecuador del primer tiempo, Hernández era espectador de primera fila del recital de posesión de pelota del Barcelona, que encontró la red al 27′ en una llegada por el centro de Pedro, quien tomó un pase genial de Xavi para batir por abajo a Van der Sar.

En los siguientes cinco minutos, parecía que el Barcelona liquidaría el partido muy pronto, pero una mala recepción de Pedro a un saque de banda originó una jugada en la que Rooney pasó a Giggs, quien en fuera de lugar le devolvió al 10 de los Devils para que este venciera por arriba a Valdés.
Había Final a pesar de todo.

Pero ni ahí apareció el Chícharo, atorado en el frente y teniendo que bajar a jugar de poste.

El descanso le vino de maravilla al United, pero en vez de regresar con bríos renovados volvió a ser la pera de boxeo de un Barsa que salió demoledor para el complemento y sólo tardó 8 minutos en tomar el mando del marcador, en una llegada de potencia de Messi, quien tomó la pelota afuera del área y se metió para doblar con un potente disparo a Van der Sar.

Después, todo fue un paseo para los blaugranas. Mientras su afición cantaba y aplaudía, el Manchester United apenas atinaba a aguantar las embestidas cargadas de adornos de los jugadores culés.

La cereza a una noche soñada la puso David Villa al 69′, al anotar un golazo también con un disparo por el centro.

Y mientras el delantero que había desaparecido en los últimos meses festejaba su feliz regreso, el que había maravillado a todo el mundo contemplaba incrédulo el final del encuentro.

Ferguson no lo sacó, quizá porque ya no tuvo capacidad o voluntad de mover nada contra un rival al que no iba a superar ni con 11 ‘Chicharitos’.

Una medalla de plata pasó a ocupar el cuello del mexicano, quien vio tirado en la cancha de Wembley cómo el Barsa levantaba su cuarta Copa, que él soñó llevarse al iniciar su aventura con el United.

Share