<!--:es-->Gobierno de Obama batió récord de deportaciones
…ICE confirmó que en el año fiscal 2011 deportó a casi 400 mil indocumentados<!--:-->

Gobierno de Obama batió récord de deportaciones …ICE confirmó que en el año fiscal 2011 deportó a casi 400 mil indocumentados

Mientras la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) confirmaba que deportó a más de 397 mil inmigrantes indocumentados durante el año fiscal 2011 (el tercer récord consecutivo durante la administración del presidente Barack Obama), funcionarios de la Casa Blanca se reunieron el martes con líderes hispanos para escuchar sus preocupaciones mientras grupos de activistas exigían al mandatario que cambie su política migratoria de forma inmediata.

La cifra de deportados en 2011 había sido anticipada la semana pasada por el director de la Oficina de Aduanas ny Control Fronterizo, John Morton, durante una comparescencia ante el Subcomité de Políticas y Control de Inmigración de la Cámara de Representantes.

Varias organizaciones de defensa de los derechos de los inmigrantes hicieron un llamado para que el gobierno estadounidense ponga fin a un programa federal que facilita el intercambio de información entre policías locales y las autoridades de inmigración.

El programa, llamado Comunidades Seguras, propicia una mayor deportación de inmigrantes sin autorización para residir en el país, aseguraron los activistas.

«Todos los inmigrantes tienen derechos. Es cierto que muchos cometen errores pero no merecen un sistema de deportación injusto», dijo Michelle Fei, representante del Proyecto de Defensa de los Inmigrantes (Immigrants Defense Project), durante una rueda de prensa en Manhattan.

Sistema «más humano»

Los activistas de grupos como La Fuente, la Coalición de Inmigrantes de Nueva York o el Instituto Nacional de Política Latina pidieron un sistema migratorio «más humano» y denunciaron la cifra récord de 392.862 personas deportadas durante el año fiscal 2010, según datos federales.

El gobierno estadounidense anunció el martes que deportó a casi 400 mil personas durante el año fiscal que finalizó en septiembre, lo que representa un récord.

Funcionarios del gobierno de Obama celebraron también el martes la Cumbre Hispana de la Casa Blanca Para la Acción Comunitaria en una universidad de la ciudad. Durante el acto de varias horas se reunieron con líderes hispanos de Nueva York para hablar sobre educación, inmigración, empleo y asistencia médica.

Reforma migratoria

Felicia Escobar, asesora del Consejo de Política Doméstica para la Casa Blanca, explicó a un grupo de hispanos que reformar el sistema migratorio del país sigue siendo una prioridad para el Presidente.

Destacó que la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se enfoca ahora en dar prioridad a la deportación de criminales. Existen aproximadamente 300 mil casos en las cortes de inmigración del país que están siendo revisados por las autoridades.

Bajo el programa Comunidades Seguras, la policía local envía la información de las huellas dactilares de las personas arrestadas a varias bases de datos federales _incluidas las de inmigración_ con el propósito de identificar a los encarcelados, conocer sus antecedentes judiciales así como su estatus migratorio en Estados Unidos.

Freno a Comunidades Seguras

La portavoz de ICE, Nicole Navas, no respondió de forma inmediata una llamada de The Associated Press el martes. El estado de Nueva York suspendió su participación en el programa este año, pero Navas dijo recientemente que Comunidades Seguras es un proyecto federal.

Los activistas exigieron el martes el fin del programa migratorio en varias ciudades del país y destacaron la emisión del documental «Lost in Detention», de la cadena estadounidense PBS sobre Comunidades Seguras y que denuncia los casos de familias de inmigrantes separadas por la política migratoria del país.

«Estados Unidos no debería participar en el negocio de violar los derechos humanos», dijo Lucía Gómez-Jiménez, directora ejecutiva de La Fuente, en Nueva York. «A Obama le podemos dar una segunda oportunidad para que realmente solucione el tema».

Miles de expulsados

Hasta el 30 de abril del 2011, más de 77 mil inmigrantes acusados de crímenes serios fueron deportados de Estados Unidos tras ser identificados a través de Comunidades Seguras, dijo Navas recientemente.

Varios hispanos que participaron en la reunión del martes organizada por la Casa Blanca en Nueva York tocaron el tema de la inmigración, aunque muchos se enfocaron en la educación de jóvenes con pocos recursos y en la falta de participación de los hispanos en el sector político de la nación.

La reunión -la cuarta de este tipo que se celebra en el país- fue organizada con la ayuda de la Federación Hispana y tuvo lugar en el Baruch College, de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY).

Récord de deportaciones

A su vez, ICE ratificó el martes que deportó a casi 400 mil personas durante el año fiscal que finalizó en septiembre, una cifra récord en la historia del organismo.

El director el ICE, John Morton, informó el martes sobre las estadísticas del año fiscal 2011 en Washington y dijo que el 55% de los deportados tenían condenas por delitos o infracciones. Eso representa un aumento del 89% con respecto al total de criminales deportados en el año fiscal 2008.

No se aclaró de inmediato cuántos de esos delitos constituían violaciones de las leyes de inmigración.

Las personas pueden ser condenadas por un delito grave si regresan a Estados Unidos o si son encontrados en este país después que las autoridades les ordenaron que salieran.

Lista de delitos

Entre los 396,906 deportados había más de 1,100 personas condenadas por homicidio. Otras 5,800 personas habían cometido delitos sexuales, y unas 81 mil fueron condenadas por crímenes relacionados con drogas y por conducir intoxicados, informó el ICE.

«Estas cifras totales de fin de año indican que estamos alcanzando logros como nunca antes al deportar a más criminales convictos, personas que acaban de cruzar la frontera ilegalmente, transgresores reincidentes de las leyes de inmigración y fugitivos de la corte de inmigración», expresó Morton.

Las estadísticas de deportaciones fueron difundidas en momentos que numerosos inmigrantes le reprochan al presidente Barack Obama no haber cumplido con su promesa electoral de una reforma migratoria integral y le piden un cambio inmediato de política de inmigración.

Promesa rota

«Es una situación terrible y nos enseña que no hay que irse de boca con las promesas de los políticos», expresó Nora Sándigo, directora de la Fraternidad Americana, una organización que ayuda a inmigrantes latinoamericanos en Miami.

«Es frustrante que fue todo lo contrario a lo que había prometido», consideró refiriéndose al aumento de las deportaciones.

En 2008, durante la campaña electoral, Obama prometió que empujaría una reforma migratoria en el primer año de su mandato. La crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán y el debate de la reforma de salud, entre otros temas, postergaron el compromiso.

Deportados y volvieron

De acuerdo con las autoridades, dos tercios de los deportados habían cruzado la frontera recientemente o lo habían hecho reiteradamente.

El ICE no reveló de inmediato detalles de las deportaciones por países. Pero en general las estadísticas de deportaciones son un reflejo de la composición de la población de inmigrantes de Estados Unidos, integrada principalmente por mexicanos.

Las autoridades dijeron que el 90% de los deportados eran parte de una categoría prioritaria, pero no aclararon cómo estaba integrada esa categoría.

Explicaron que las prioridades para la deportación de personas incluyen a quienes han transgredido las leyes penales, a quienes representan una amenaza para la seguridad nacional, aquellos que acaban de cruzar la frontera ilegalmente, a los transgresores reincidentes de las normativas de inmigración y a los fugitivos de las cortes de inmigración.

Refutan al gobierno

Activistas y abogados de inmigración entrevistados por la AP dijeron que las estadísticas demuestran que las autoridades no están focalizándose en los criminales.

«Estamos preocupados porque muchas de las personas que están deportando han cometido delitos menores», dijo en entrevista telefónica con la AP Susana Barciela, directora de políticas de la organización Americanos por Justicia Inmigrante.

Barciela explicó que esos delitos incluyen, por ejemplo, manejar con una licencia vencida, y conducir con los vidrios del vehículo polarizados o con las luces de atrás rotas.

«Siguen arrestando a personas que no tienen récord criminal cuando el gobierno ha dicho que no es la prioridad», manifestó la experta en temas de inmigración.

De manera irónica, Natalia Jaramillo, portavoz de la Coalición de Inmigrantes de la Florida, se preguntó a quiénes llaman criminales las autoridades.

«¿Son personas que se han quedado más tiempo y han incumplido las órdenes de deportación ó personas que reentraron al país para ver a sus familiares?», dijo a la AP al ser interrogada sobre el incremento en las deportaciones.

«Esas personas no son criminales violentos, no son considerados un peligro», dijo.

Share