<!--:es-->Gran Sufrimiento al perder un hijo en Irak!<!--:-->

Gran Sufrimiento al perder un hijo en Irak!

LOS ANGELES, California.- Carlos Arredondo de 44 años, se prendió fuego y destruyó una camioneta del gobierno cuando supo, el día de su cumpleaños, que su hijo había muerto en Irak.

La madre del soldado José Ángel Garibay, el segundo soldado de Estados Unidos muerto en la operación militar “Libertad Iraquí”, que terminó con el régimen de Saddam Hussein, lloró en la televisión, sosteniendo en la mano la última carta que su hijo le mandó.

Ambos mostraron a nivel nacional su frustración, rabia y desolación al enterarse de la dolorosa pérdida de su familiar en la guerra.

“OPERATION

COMFORT”

La pérdida de un familiar, el regreso de un veterano a casa, las imágenes de desolación y frustración que repetidamente vio en la televisión, motivaron al sicólogo latino, José David Cohen, a crear una red nacional de profesionales para ayudar a la gente, que por la guerra, necesita día a día, de consuelo y fortaleza.

“Operation Confort” es la respuesta de Cohen, una red nacional de profesionales de la psicología, que desde distintos puntos del país ofrece consultas gratuitas a los familiares de soldados o a los veteranos que lo necesiten.

Son más de 400 los especialistas que se han sumado a esta causa.

“NINGUN FAMILIAR FUERA”

“Era el 2003 cuando vi. en la televisión a la madre del segundo muerto en la guerra, José Ángel Garibay. Ella llorando, mostraba una carta escrita por su hijo. Ahí me di cuenta que esa mujer cruzaba por la etapa de negación total. No aceptaba la muerte de su hijo. Así es que me prometí hacer algo’’, explicó Cohen.

“Decidí hacer algo por esas mujeres, era como si al mismo tiempo hacia algo por mi propia madre. Mi motivación personal es el poder ayudar a la familia entera, porque en una situación así todos sufren”, comentó Cohen, quien tiene 15 años de experiencia y un doctorado en psicología clínica.

“Ningún miembro de la familia debe quedar fuera”, reza el lema de esta organización no lucrativa. “Ni siquiera tenemos fondos, ni ayuda federal o estatal, todo sale de nuestros bolsillos y nuestro tiempo”, aseguró.

LOS SOLDADOS NECESITAN AYUDA

“Operation Comfort” tiene como primer objetivo, dar apoyo a las familias mientras sus hijos están en el frente de batalla. Y por supuesto, la crisis por la que atraviesan cuando se pierde a un ser querido en el terreno de batalla “.

La segunda fase -explicó Cohen- es reconocer que los soldados que vuelven a casa van a necesitar ayuda profesional. “Tenemos que admitir que ellos van a volver cambiados, algunos con traumas que pueden durar años o toda la vida”.

“Tenemos que considerar también aquellos que regresan lisiados y se llenan de recuerdos y temores. Algunos de estos jóvenes se refugian en las drogas o el alcohol y esto deriva en violencia doméstica y hasta abuso de menores”, explicó el sicólogo que tiene más de quince años de experiencia laboral.

LOS SUICIDIOS,

PELIGRO LATENTE

Existe otro tema del que no se habla mucho y son los suicidios entre soldados. “No sólo los suicidios que se han cometido mientras se está en el campo de batalla, sino aquellos que se dan luego del regreso a casa y que no se exponen, ni se denuncian”, señaló Cohen.

Cohen calcula que al año pasado se cometieron unos 50 suicidas a causa de la guerra en Irak.

El sicólogo agregó que aunque su organización ofrece ayuda gratuita le gustaría tener más apoyo, sobre todo del gobierno federal. Cohen ha escrito cartas al presidente George W. Bush y a muchos otros políticos, pero hasta el momento no ha recibido respuesta alguna a su labor.

“Nuestra petición es muy simple: sólo reconocer públicamente que existimos como organización e invitar a la gente a que busque ayuda y a otros colegas a que se sumen a este proyecto”.

Eso nos ayudaría, agregó el sicólogo, a “enseñar a nuestra comunidad que es importante hablar con otras personas que están sintiendo lo mismo, que sufren la misma preocupación, a veces la misma pérdida. Queremos unificar a las familias dándoles apoyo”, señaló.

VIVIR CON EL MIEDO

Elena Enríquez sabe que su hijo se encuentra en algún lugar donde esta la guerra, contra el terrorismo, desconoce el sitio exacto porque él no se lo dijo. “Es más, me pidió discreción”, comentó a AOL Latino.

Enríquez admite no poder encontrar un momento de tranquilidad desde la Navidad pasada, cuando se despidió de Manuel, su hijo. “Quiero intentar lo que sea, incluso ayuda sicológica, con tal de encontrar fuerzas y esperanza hasta el momento en que Manuel regrese a casa”.

“Operation Comfort” no es la única organización que se dedica a este tipo de problemas, dentro de las Fuerzas Armadas hay organizaciones de familiares que ayudan a soportar la ausencia del familiar.

MAS ESPECIALISTAS QUE HABLEN ESPAÑOL

“Nos preocupa mucho cuando estos jóvenes vuelven y encuentran la comunicación rota con la familia. Se distancian de su entorno familiar y se irritan fácilmente de cualquier cosa, es muy difícil que ellos admitan que necesitan ayuda, por ello, la familia es nuestro hilo de ayuda”, agregó Cohen, quién tiene su clínica en North Hollywood, California.

“Necesitamos más profesionales que hablen español en todo el país. Nuestros jóvenes son las primeras víctimas y siguen cayendo diariamente. Hay frustración, rabia, ansiedad, impotencia por no poder retener al hijo o por una guerra injusta. La gente entra en crisis. Por ello es necesario canalizar las energías, y ahí entramos nosotros”, afirmó Cohen.

Share