Grupo ultraderechista de Charlottesville quiere marchar por “los derechos de los blancos” cerca de la Casa Blanca

Grupo ultraderechista de Charlottesville quiere marchar por “los derechos de los blancos” cerca de la Casa Blanca

Grupo Ultraderechista

La organización de extrema derecha Unite The Right, que el año pasado protagonizó una marcha en Charlottesville, Virginia, que finalizó en un violento incidente en el que resultó muerta una mujer, ha solicitado permiso para una concentración en Washington en agosto “por los derechos civiles de los blancos”.
Jason Kessler, el organizador de la actividad política planificada del 11 al 12 de agosto, dijo que recibió la aprobación inicial del Servicio de Parques Nacionales, pero que el permiso definitivo aún no se ha emitido.
Está previsto que la concentración se celebre en el Lafayette Park, al lado de la Casa Blanca, exactamente un año después del mitin en Charlottesville, Virginia. Kessler estima que asistirán 400 personas y dice que trabajará con las fuerzas del orden público.
Aquella marcha en Charlottesville llamó la atención internacional después de que cientos de manifestantes nacionalistas blancos participaran en enfrentamientos violentos y batallas callejeras contra grupos autodenominados antifascistas, mientras que la policía inicialmente se mantuvo al margen y las peleas se aceleraron.
Más tarde ese día, después de que la manifestación había sido cancelada por la policía, el neonazi James Alex Fields Jr. condujo su automóvil y arrolló a una multitud de manifestantes antifascistas, matando a Heather Heyer de 32 años de edad, e hiriendo a docenas de otros. Fields enfrenta una posible cadena perpetua por cargos que incluyen asesinato en primer grado.
El presidente Donald Trump dijo en ese oportunidad que ambas partes eran culpables de la violencia en el mitin en Charlottesville.
Después del evento, Trump dijo a los periodistas que condenó “en los términos más enérgicos posible esta atroz exhibición de odio, intolerancia y violencia, en muchos lados”.
Tras las tibias condenas del presidente sobre los hechos violentos, siguió una catarata de renuncias de miembros de un comité asesor empresarial.
Siguieron meses de protestas con respecto a la eliminación de una estatua de un general que había luchado por la Confederación esclavista durante la Guerra Civil de los Estados Unidos.
Una solicitud para realizar otro evento en Charlottesville este año fue rechazada debido a preocupaciones de seguridad pública, de acuerdo con los medios locales.

Share