Gudiño el figurón del  Clásico Nacional: Cardozo lo elogia

Gudiño el figurón del Clásico Nacional: Cardozo lo elogia

Gudiño

El Clásico Nacional terminó en empate y Chivas lo celebró como si se tratara de un triunfo porque el último minuto del partido pudo cambiar la historia. Su portero, Raúl Gudiño, salvó varias ocasiones de gol y la más clara, el penal cobrado por Mateus Uribe.

José Cardozo destacó la actitud de sus jugadores, pero hizo enfásis en la fortaleza física del guardameta como característica decisiva al momento de la definición; además del crecimiento mostrado en fechas recientes.

ASÍ SALVÓ GUDIÑO
A CHIVAS

El Apertura 2018 es el torneo debut de Raúl Gudiño en el futbol mexicano, quien partió a Europa en el 2014 sin haberse presentado en la máxima categoría. Sus buenas actuaciones y el carácter mostrado en su primer Clásico Nacional han destacado tras el resultado en el Estadio Azteca.

¿Quién es Raúl Gudiño, el héroe de Chivas en el Clásico?

Chivas intentó una y otra vez quedarse con Rodolfo Cota, pero cuando los millones solicitados se interpusieron, usaron su segunda carta: repatriar a Raúl Gudiño. El arquero regresó a México después de un paso irregular por el futbol europeo y las dudas sobre su capacidad para resistir a la presión han estado presentes desde entonces.
Los rojiblancos asumieron el riesgo de contratarlo pese a su edad, 22 años, y a que no había debutado en la Liga MX. Su primer Clásico Nacional quedó marcado por su gran actuación con al menos cuatro ocasiones claras evitadas y un penal atajado en el último minuto.
Los registros oficiales de Gudiño en el futbol mexicano solo rmuestran a Chivas, sin embargo fue en la “madriguera” de los Zorros del Atlas donde dio sus primeros pasos. Inició como delantero y con el tiempo se puso los guantes.
Con los rojinegros sufrió, sus compañeros le hacían bullying por su inocencia y falta de colmillo. “Me apodaban La Coladera y sí dolía, pero me daba el coraje para demostrar. O sea, eso es lo que me ha caracterizado, el saber que si me enoja, hago lo posible por remediarlo”, contó en una entrevista con Reforma.
Las lágrimas aparecieron cuando el oriundo de Guadalajara no consiguió mantenerse con Atlas y volvió a intentarlo… con el máximo rival. La segunda oportunidad, y definitiva, llegó con su incorporación a las fuerzas básicas de Chivas.
En el Apertura 2014 jugó su último partido en México, el Mundial Sub 17 del 2013 le abrió las puertas al otro lado del mundo. Aterrizó en Portugal, donde estuvo cedido en el Porto B, y sus primeros minutos profesionales los vivió en el Unión Madeira, cuadro con el que descendió en medio de un escándalo por corrupción.
Raúl logró lo que ningún arquero mexicano: disputar la Champions League, lo hizo bajo el marco del APOEL Nicosia, de Chipre, en octubre pasado. Esa fue su última escala antes de regresar a su país para cumplir la cuenta pendiente: debutar en Primera División.

Share