Por hacerse cirugía en  la nariz  termina  con un grave daño cerebral

Por hacerse cirugía en la nariz termina con un grave daño cerebral

Cirugía

Una mujer residente de Texas decidió operarse la nariz el mes pasado en México en vez de en Estados Unidos por lo económico que resultaba, pero el procedimiento salió mal dejándola con graves daños en el cerebro y ahora está asistida con soporte vital en un hospital de Dallas.
Laura Ávila, agente de bienes raíces, de 36 años de edad, viajó a Ciudad Juárez con su esposo Enrique Cruz para someterse a una cirugía en el Rinocenter, donde el procedimiento costaba menos de un tercio de lo que le hubiesen pedido en Estados Unidos, afirma su hermana Angie.
La pareja llegó al centro de cirugía plástica alrededor del mediodía del 30 de octubre. Según Cruz, al suministrarle la anestesia, pero algo salió mal. “Estaba un poco molesto y preocupado porque no me dejaban verla ni nada”, menciona Cruz.
El equipo quirúrgico lo conformaban un otorrinolaringólogo, un anestesista y otros dos doctores provenientes aparentemente de Guadalajara.
Durante ocho horas, la mujer permaneció en una habitación sin ningún tipo de contacto con sus familiares. A su marido le decían inicialmente que la presión arterial había bajado y que no podían realizar la operación.
Finalmente, un médico de un hospital de Juárez fue llamado a la clínica. Cruz dijo que inmediatamente quería que la trasladaran al hospital. Y fue cuando le comunicaron que también sufrió un paro cardíaco por cuatro minutos, que le causó graves lesiones cerebrales.
Luego entró en un coma inducido médicamente, según una página de GoFundMe donde han abierto una campaña para sus gastos médicos. Hasta el martes por la tarde, había recaudado cerca de $69,000 de su meta de $150,000.
Pasó casi una semana en el hospital mexicano. Su familia luchó para trasladarla a Estados Unidos, pero los funcionarios del hospital se negaron a firmar los papeles de transferencia hasta que pagaran la cuenta. “El hospital básicamente nos tenía como rehenes porque no queríamos pagar la cantidad total”, contó Angie Ávila.
La familia finalmente pudo trasladarla en ambulancia a un hospital en El Paso, Texas, pero sin los registros médicos críticos que necesitaban.
En cuestión de horas, los médicos de El Paso compartieron la sombría noticia. “Dicen que sufrió un daño cerebral tan severo que nunca volverá a ser nuestra Laura”, refirió Angie Ávila. “Le inyectaron anestesia en la columna vertebral en la clínica y en vez de fluir por su cuerpo, entró en su cerebro, lo que le causó una hinchazón severa”, destacó su hermana.
La familia ahora tiene la difícil decisión de quitarle el soporte vital o ponerle tubos de alimentación y respiración para mantenerla con vida. “ Nos dijeron que nunca más podría volver a caminar, comer o hablar por sí misma”, agregó su hermana.
Pero la familia y los amigos se niegan a perder la esperanza. Su familia dijo que ahora está abriendo los ojos y moviendo las manos, y que quieren trasladarla a un hospital de Dallas, donde dicen que puede recibir mejor atención.
“Ahora mismo estamos rezando por un milagro. Realmente queremos una segunda opinión”, dijo Cruz. Judith Hernández, directora de la clínica Rinocenter, quien solamente es odontóloga, no ha dado declaraciones sobre este caso.
Al abogado de la familia, Larry Friedman, señaló que planean presentar una demanda contra la clínica mexicana para hacerla responsable.

Share