ICE creó universidad falsa para atrapar a sospechosos de fraude de inmigración

ICE creó universidad falsa para atrapar a sospechosos de fraude de inmigración

Universidad

ICE creó una universidad falsa en el área de Detroit para atrapar a sospechosos que supuestamente reclutaron inmigrantes indocumentados que querían usar visas de estudiante como cobertura legal durante su permanencia en Estados Unidos, informaron el miércoles los fiscales.
Ocho personas de diferentes estados fueron encausadas en un tribunal federal de Detroit. Los sospechosos ayudaron a cientos de extranjeros, comentó Steve Francis, de la división de Investigaciones de Seguridad Nacional. Los cargos son de asociación delictuosa y albergar a extranjeros con fines de lucro que podrían merecer condenas de hasta cinco años de prisión.
El brazo de Investigaciones de Seguridad Nacional del ICE estableció en 2015 una universidad ficticia, la Universidad de Farmington, como parte de una operación encubierta, según las acusaciones.
La universidad tenía sus oficinas en Farmington Hill, Michigan, en los suburbios de Detroit. “No contaba con instructores ni educadores; no tenía un plan de estudios, ni clases reales ni actividades educativas que se llevaran a cabo en ella”, explica la acusación.
La fiscalía señaló que los reclutadores y los extranjeros sabían que era una farsa. Las actas de acusación mostraron que los reclutadores recibían una paga por ayudar a los extranjeros a mantener su estatus de “estudiantes” y por conseguir permisos de trabajo.
El fiscal Matthew Schneider afirmó que el programa internacional de visas de estudiantes fue “explotado” por una red de estafadores.
“Todos somos conscientes de que los estudiantes internacionales pueden ser un activo valioso para nuestro país, pero como muestra este caso, el bien intencionado programa de visas de estudiante internacional también puede ser explotado y abusado”, dijo Schneider en un comunicado.
“Según las acusaciones, desde aproximadamente febrero de 2017 hasta enero de 2019, los acusados, un grupo de ciudadanos extranjeros, conspiraron entre sí y con otros para facilitar fraudulentamente a cientos de extranjeros permanecer y trabajar ilegalmente en Estados Unidos, reclutándolos activamente para que se matricularan en una universidad privada de Detroit que, sin que los conspiradores lo supieran, era operada por agentes especiales de HSI como parte de una operación encubierta”, dice la declaración.
Los reclutadores recibieron en algunos casos pagos de miles de dólares por los agentes para ayudar a inscribir a los estudiantes, de acuerdo con las acusaciones. Steve Francis, un agente especial en Detroit, dijo en una declaración que su equipo “descubrió una red nacional que explotaba groseramente las leyes de inmigración de Estados Unidos”.
Los sospechosos fueron identificados por la fiscalía como Barath Kakireddy, de 29 años, de Lake Mary, Florida; Suresh Kandala, de 31 años, de Culpeper, Virginia; Phanideep Karnati, de 35 años, de Louisville, Kentucky; Prem Rampeesa, de 26 años, de Charlotte, Nueva York.C.; Santosh Sama, de 28 años, de Fremont, California; Avinash Thakkallapally, de 28 años, de Harrisburg, Pa; Aswanth Nune, de 26 años, de Atlanta; y Naveen Prathipati, de 26 años, de Dallas.
Bill Ong Hing, de la Facultad de Derecho de la Universidad de San Francisco, citado por NBC News, dijo que nunca se había encontrado con una operación tan dura en sus décadas como académico de inmigración.
Existe en el derecho penal el concepto de “atrapamiento”, en el que la gente no se inclina a hacer algo criminal, sino que se le presenta algo que no es apropiado para las fuerzas de seguridad”, dijo Hing, autor del libro “Presidentes estadounidenses, deportaciones y violaciones de los derechos humanos: de Carter a Trump”.

Share