<!--:es-->Ideas para pisos con problemas!
…Cambia lo que más usas<!--:-->

Ideas para pisos con problemas! …Cambia lo que más usas

Las partes de tu hogar que más se usan y gastan exigen materiales que puedan ser maltratados y, aún así, seguir luciendo bien, año tras año.

Lindos y resistentes

En los vestíbulos y las habitaciones con más tránsito, las baldosas de cerámica, el laminado y el vinilo son todas buenas elecciones, con fácil mantenimiento y larga duración.

Generalmente, el vinilo roto o rajado no se puede reparar; sin embargo, los fabricantes están desarrollando nuevos productos inmunes a este daño. Por ejemplo, hace poco tiempo, Armstrong, presentó ToughGuard, un piso vinílico que no se raja, rompe o rasga.

El concreto es otra posibilidad, ya que es fácil de limpiar, es versátil y puede imitar otros materiales -tales como la piedra natural- a menor costo. El concreto puede teñirse, cortarse o grabarse con ácido, para lograr un aspecto desgastado

No obstante, después de la terminación, hay que sellar el concreto para protegerlo del uso cotidiano y hay que volver a hacerlo cada 6 a 8 años con un sellador disponible en la mayoría de las tiendas de productos para el hogar.

Impermeable y con versatilidad, las baldosas de cerámica son ideales para baños húmedos, con vapor.

La mejor opción para las zonas húmedas -tales como las cocinas, los baños y los lavaderos- es una superficie resistente al agua, como, por ejemplo, una lámina de vinilo o unas baldosas de cerámica.

Los pisos laminados son otra opción, siempre y cuando el fabricante recomiende su uso en lugares húmedos (ver la cobertura de la garantía). Las láminas de vinilo son una mejor opción que las baldosas de vinilo, ya que hay menos juntas en donde de puede juntar polvo y humedad.

El vinilo y el laminado sirven contra derrames, manchas, rayaduras de juguetes y demás abusos en las salas de juegos o en las habitaciones de los niños.

El vinilo es un poco menos caro y se puede utilizar prácticamente en todos lados, mientras que los pisos laminados son sensibles a la humedad. No obstante, los pisos laminados son más resistentes a las manchas y a los rayones.

Es posible que quieras preguntar acerca de los siguientes materiales para determinadas zonas problemáticas:

El corcho es un material resistente a la humedad y al moho y desanima la proliferación de bacterias.

Hecho de la corteza de los árboles de roble de corcho, es suave para los pies y los almohadones, lo que lo convierte en ideal para las salas de juegos.

El linóleo, el piso más elegido en las cocinas norteamericanas fabricadas entre los años 1900 y 1960, está de regreso entre nosotros. El linóleo está hecho de materias primas naturales, tales como el aceite de linaza, la caliza y la madera.

Cuesta más que las láminas de vinilo, pero es más duro, más duradero y sobrevivirá por décadas.

El bambú parece madera, pero, en realidad, es una hierba que se forma en placas, laminando tres capas juntas. Las placas tienen una terminación de tres capas de uretano, que crean un piso altamente durable y resistente al agua, al moho y a los insectos.

Share