<!--:es-->Ike descargó su furia en Galveston y Houston<!--:-->

Ike descargó su furia en Galveston y Houston

HOUSTON, Texas – El huracán «Ike» se mantiene aún en tierra y ha sido degradado a huracán de categoría uno en su camino por el este de Texas, informó el sábado por la mañana el Centro Nacional de Huracanes.

Muertes

La televisión CNN relacionó el huracán con la muerte de tres personas: un niño que fue golpeado por una rama que los vientos arrancaron de un árbol al norte de Houston, un bañista que se ahogó en el mar frente a Corpus Christi y un anciano fallecido durante su evacuación de su hogar en el condado de Brazoria.

Se tema que habrá más muertes, especialmente en el área de Galveston. Durante la madrugada, las autoridades recibieron unas 1,250 llamadas de personas que querían ser rescatadas, pero las autoridades no pudieron responder debido a la imposibilidad de desplazar al personal, informó el «Houston Chronicle», diario de la gran metrópolis a sólo 80 kilómetros (50 millas) al norte de Galveston.

Aún no se disponen de informaciones sobre las condiciones en la ciudad de Galveston, donde 23,000 residentes permanecieron pese a que las autoridades les había instado a abandonar la zona ante el «inminente peligro de muerte.

En tanto, aproximadamente cuatro millones de personas se encuentran sin energía eléctica, segun Floyd LeBlanc vocero de la compañía CenterPoint Energy.

Las pérdidas económicas totales ocasionadas por el huracán, sólo para el estado de Texas, podrían superar los 100,000 millones de dólares, según dijo el viernes por la noche el teniente gobernador, David Dewhurst.

Trece de las refinerías de petróleo en la costa de Texas, donde se concentra el 20 por ciento de la capacidad petrolera de Estados Unidos, tuvieron que cerrarse el viernes debido al huracán, y se teme que como consecuencia haya escasez de combustible y que el precio de la gasolina se disparará en los próximos días.

El presidente estadounidense, George W. Bush, anunció el sábado una simplificación de los procedimientos de importación de petróleo para responder a las dificultades provocadas por el pase del huracán «Ike» sobre las refinerías de la región de Houston (sur).

El huracán, que genera inundaciones y olas de más de siete metros, además de obligar a la evacuación de 1.2 millones de personas en el litoral, tocó tierra el sábado a las 2.10 de la madrugada hora local en la isla de Galveston, según el Centro Nacional de Huracanes.

El centro del huracán, con un diámetro de casi mil kilómetros si se cuenta el alcance de los vientos con fuerza al menos de tormenta tropical, seguirá avanzando hacia el noroeste, para entrar el sábado en el estado de Arkansas, según las previsiones del Centro Nacional de Huracanes.

Share