<!--:es-->Indocumentados delinquen igual que todos! – Terminan mitos en Utah!<!--:-->

Indocumentados delinquen igual que todos! – Terminan mitos en Utah!

DENVER – Los inmigrantes indocumentados de Utah no cometen más delitos que la población en general ni la llegada de más inmigrantes ha causado un aumento en la delincuencia de este estado, según una investigación del Instituto Sutherland en Salt Lake City.

El estudio revela que sólo el 3,9 por ciento de los reclusos en las cárceles de Utah (excluyendo prisiones federales) son inmigrantes indocumentados.

Derek Monson, analista de políticas públicas en Sutherland, un grupo conservador sin fines de lucro dedicado al análisis de temas sociales, contactó en enero pasado a las cárceles de Utah para solicitar información sobre la situación migratoria de los presos.

En total, 17 centros de detención respondieron al pedido e indicaron que de los 5,269 reclusos allí alojados sólo 206 fueron identificados como indocumentados.

A la vez, un 17,7 por ciento de los presos de Utah es latino en comparación con casi 12 por ciento de hispanos entre los 2,7 millones de residentes en este estado. En su reporte, un documento de cinco páginas difundido electrónicamente, Monson sostiene que aquellos que afirman que los indocumentados tienen un índice de criminalidad superior al de la población en general lo hacen basándose en evidencia anecdótica, en los datos de una sola cárcel o, peor aún, en el número de presos hispanos, asumiendo que todos son indocumentados.

“La información sobre los reclusos en las cárceles estatales y sobre las tendencias demográficas indican quee esas afirmaciones (sobre la criminalidad de los indocumentados) son falsas”, sostiene Monson en su estudio.

Por ejemplo, en el quinquenio 2004-2008, el número de indocumentados en Utah creció en un 57 por ciento. Sin embargo, el número de indocumentados en las cárceles estatales sólo aumentó en un 10 por ciento durante el mismo período.

Se calcula que en Utah había 70 mil inmigrantes indocumentados en 2004, de los cuales 280 estaban en las cárceles locales, mientras que en 2008 el número de indocumentados habría llegado a 110 mil, con 308 reclusos sin documentos de inmigración válidos en los centros de detención de Utah.

“La combinación de los datos de las tendencias demográficas con la información sobre los prisioneros en las cárceles estatales sugiere que los inmigrantes indocumentados que vienen a Utah obedecen las leyes una vez que llegan aquí”, dice el reporte.

El estudio se realizó debido a que el próximo 1 de julio entrará en vigor en Utah la ley SB08-81 que, entre otras previsiones, incluye la creación de una fuerza de tareas de varias agencias de seguridad para combatir la criminalidad de los indocumentados.

“¿Son criminales los inmigrantes indocumentados? Basándose en la información disponible, los ciudadanos responsables deben responder son un rotundo ‘No’”, concluye el informe.

Pero, según Eli Cawley, presidente de Utah Minutemen (el principal grupo antiinmigrante del estado), Monson habría utilizado “fuentes inapropiadas” para su análisis, ya que “las fuerzas del orden no persiguen a los criminales que comenten fraude con documentos, o fraude de identidad o fraude de la ayuda social”.

“Las estadísticas (del Instituto Sutherland) reflejan solamente el número de indocumentados que fueron capturados, pero todos sabemos que muchos, muchos inmigrantes ilegales están trabajando en Utah y vamos a ver más pandilleros y criminales de esta clase que forzadamente llegarán a Utah desde California por el colapso de la economía”, declaró Cawley a los medios locales.

Tony Yapias, director del Proyecto Latino de Utah, dijo hoy a Efe que es “una excelente noticias que las cárceles no están llenas de indocumentados, como los grupos antiinmigrantes sostienen”.

“Y recordemos que no todos los presos indocumentados han cometido crímenes. Algunos están detenidos por infracciones de tráfico”, finalizó.

Share