‘Ingresan para morir’: el coronavirus muestra las fallas del sistema de salud cubano

fallas

Después de la contingencia del coronavirus en 2020, Cuba ha sido devastada por la variante delta, que es altamente contagiosa y ha aumentado las tasas de casos e inundado el sistema de salud con pacientes. Durante mucho tiempo, el sistema de salud de Cuba ha sido un motivo de orgullo nacional pero ahora se encuentra en una situación angustiosa, especialmente en las provincias más lejanas.
Después de la contingencia del coronavirus durante el año pasado, Cuba ha sido devastada este verano por la variante delta, que es altamente contagiosa y ha aumentado las tasas de casos e inundado el sistema de salud con pacientes.
El lunes se reportaron más de 9700 casos nuevos, más de seis veces la cantidad de casos nuevos que se registró hace dos meses, según cifras del Ministerio de Salud Pública.
Los suministros de oxígeno para los pacientes con COVID-19 se están agotando y la fábrica que produce los tanques del país está cerrada actualmente.
Las morgues y los crematorios han sido desbordados. Según un funcionario gubernamental, la ciudad de Guantánamo está lidiando con una explosión de fallecimientos que durante algunas jornadas ha llegado a superar la cifra habitual unas ocho veces. Los cubanos están publicando videos desgarradores de familiares muertos, diciendo que sus seres queridos murieron por falta de atención médica.
Este fin de semana, después de que el primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, dijo que los cubanos se quejaban más de los médicos y su mal servicio que de la escasez, casi dos docenas de médicos jóvenes y estudiantes de medicina acudieron a las redes sociales para decir: “Denuncio mediante este medio que el colapso sanitario en Cuba no ha sido responsabilidad de los médicos”.

Share