<!--:es-->Iniciativa en el Congreso evitará atropellos y abusos en Redadas!<!--:-->

Iniciativa en el Congreso evitará atropellos y abusos en Redadas!

NEWARK, Nueva Jersey – Los abusos cometidos por agentes federales de inmigración durante operativos para capturar indocumentados en casas y lugares de trabajo, motivó el lanzamiento de una propuesta de ley para proteger los derechos de residentes legales permanentes y ciudadanos estadounidenses, y también los derechos de los indocumentados. Los senadores demócratas Edward Kennedy (Massachussets) y Robert (Bob) Menéndez (Nueva Jersey) patrocinaron un proyecto de ley para salvaguardar a inmigrantes legales y estadounidenses sorprendidos en las redadas que encabeza el departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS).

El proyecto, denominado “Protección de Ciudadanos y Residentes de Allanamientos y Detenciones Ilegales” (S3594) fue presentado el 25 de septiembre y busca establecer normas reguladoras en el desarrollo de redadas y detenciones de indocumentados por agentes federales del servicio de inmigración. Tanto Kennedy como Menéndez sostienen que con frecuencia los allanamientos son realizados con tal amplitud que acaban siendo detenidos residentes legales y ciudadanos estadounidenses que trabajan junto a indocumentados. Quienes no pueden demostrar si situación legal mediante los documentos adecuados, tales como certificados de nacimiento o pasaportes, con frecuencia son detenidos y en algunos casos se les ha abierto un proceso de deportación.

El proyecto de ley Kennedy-Menéndez requiere a los agentes federales de inmigración de Estados Unidos comunicar sus derechos a los detenidos, incluyendo la alternativa de permanecer callados o solicitar un abogado.

Agentes federales, apoyados por policías estatales y municipales, han allanado decenas de centros de trabajo en varios lugares del país en los últimos meses, incluyendo uno a principios de mes en una planta procesadora de aves de Greenville, en Carolina del Sur, donde fueron arrestados 331 trabajadores, algunos de ellos menores de edad. El 12 de mayo más de 500 agentes federales y locales allanaron una planta de carnes en Postville, Iowa, y arrestaron a 389 trabajadores la mayoría originarios de México y Centroamérica.

En septiembre, más de 1,700 extranjeros fueron detenidos en una serie de redadas en Los Ángeles, California. Las autoridades dijeron que la mayoría de los arrestados tenía antecedentes criminales y el resto había quebrantado las leyes migratorias estadounidenses.

La ‘Ley Orantes’

La iniciativa legal es parecida a la puesta en vigor de la Ley Orantes, que obliga a los policías al detener a un sospechoso de delitos penales informarle sobre sus derechos, entre ellos solicitar un abogado, una llamada telefónica o permanecer callados hasta no hablar con un representante legal.

Menéndez aseguró que continuará defendiendo la idea.

“No podemos permitir que el fervor para deportar trabajadores indocumentados prive de los derechos constitucionales que pertenecen a todos y cada uno de los ciudadanos estadounidenses y residentes legales”, insistió el legislador, hijo de inmigrantes cubanos.

“En Estados Unidos de América protegemos a nuestros ciudadanos y tratamos con respeto a los seres humanos”, apuntó.

Share