<!--:es-->Inició plan de autodeportación – Aumentan criticas al gobierno de Bush<!--:-->

Inició plan de autodeportación – Aumentan criticas al gobierno de Bush

El gobierno de Washington puso en marcha el polémico plan de “Partidas programadas” o auto deportaciones (Scheduled Departured), dirigido a indocumentados con orden de deportación final.

El programa fue anunciado la semana pasada por la directora de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), Julie Myers, y desató una fuerte critica por parte de grupos nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, quienes urgieron a la Casa Blanca y al Congreso detener el proceso y enfocar los esfuerzos en la aprobación de una reforma migratoria.

“Están mintiendo”

“No va a ser exitoso”, dijo a Univision.com José Lagos, director de la Unidad Hondureña de Miami. “Esto no es lo que nosotros le propusimos al Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Están mintiendo. Nosotros pedimos una moratoria a las deportaciones hasta que el Congreso apruebe la reforma migratoria”.

El activista agregó que el gobierno, “en vez de fijar la atención en los inmigrantes con orden de deportación, debería enfocarse en los criminales e ir en su busca y protegernos, muchos de nosotros ciudadanos de Estados Unidos”

“No están haciendo un buen trabajo. El plan de auto deportaciones no augura buenos resultados. Además, muchos de quienes tienen orden de deportación se mudan con frecuencia. Y cuando llegan los federales a sus casas no los encuentran, pero se lleven a otros cuya única falta es no tener papeles de estadía legal”, protestó.

Programa “engañabobos”

En Washington, el abogado José Pertierra, coordinador del Chat de Inmigración de Univision.com, dijo que el programa de auto deportación es un “engañabobos”.

“No le veo ningún incentivo para la gente. Los que se entreguen serán obligados a firmar un documento en el que renuncian a pedir beneficios de cualquier reforma migratoria que apruebe el Congreso en el futuro”, dijo el letrado.

Otro riesgo señalado por Pertierra es la ‘ley del castigo’. “Se activa una vez que el extranjero indocumentado ponga un pie fuera de Estados Unidos, y también se activa automáticamente cuando el extranjero tiene una orden de deportación”.

“Si la administración (del presidente George W. Bush) quería enfocarse en el tema migratorio, no tenía que concentrarse en boberías como este plan, sino en la reforma migratoria y la legalización de los 12 millones de indocumentados”, añadió.

“El único propósito del plan que arranca mañana con tanta bulla, es publicitario”, subrayó.

Tal como lo explicó Myers en entrevista con el periodista Jorge Ramos, en el programa Al Punto, la “Operación Salida Programada” es un plan piloto cuyo fin es reducir la población indocumentada en Estados Unidos.

“Les permite a aquellos que se quieran auto deportar hacerlo de una manera organizada y con tiempo suficiente para hacer los debidos arreglos familiares o legales en caso de que dejen familia en Estados Unidos”, señaló la funcionaria.

El ICE también apuntó que el plan permitirá que los indocumentados se inscriban voluntariamente a la deportación sin afrontar cargos criminales, ni riesgo de encarcelación, pero excluye a quienes tengan antecedentes criminales o sean fugitivos de la ley.

Con pasaporte en mano

El gobierno federal explicó en una de sus páginas de internet que el programa sólo será activado en las ciudades de Santa Ana y San Diego (California); Phoenix (Arizona); Chicago (Illinois), y Charlotte (Carolina del Norte).

Los indocumentados podrán acudir a cualquiera de las oficinas del ICE con sus pasaportes y demás documentos de identidad para concertar un período de gracia que pudiera ser hasta de 12 semanas mientras preparan el retorno a sus países de origen.

Myers consideró que el programa ayudaría también a evitar las redadas que realizan en viviendas y sitios de empleo los agentes de ICE para identificar y deportar a los inmigrantes clandestinos.

El programa “Scheduled Departured” será desactivado el 22 de agosto.

La base del gobierno

Según dijo la semana pasada Bárbara González, portavoz de ICE para la zona sureste de Estados Unidos, el proyecto gubernamental surgió como respuesta a sugerencias de organizaciones pro-inmigrantes para que la agencia ofreciera “opciones” a indocumentados de salir voluntariamente y evitar el proceso de deportación.

Pero Lagos rechazó el argumento y reiteró a Univision.com que “nosotros nunca le pedimos eso al gobierno federal”.

“Nuestra propuesta consiste en una moratoria a las redadas hasta que el Congreso apruebe la reforma migratoria y la mayoría de los indocumentados legalice su permanencia en Estados Unidos”, puntualizó.

Un estimado de 550 mil inmigrantes, sin récord criminal pero con órdenes de abandonar el país viven en Estados Unidos, dijo Jim Hayes, director de la Oficina de Detención y Expulsión de ICE.

Lagos expuso que una reforma migratoria amplia puede incluir a estos indocumentados para que salgan de las sombras y consigan sus documentos de estadía legal.

Pertierra acotó que si estos indocumentados se acogen al plan, “pierden todo derecho de legalizar la permanencia si es que el año próximo el Congreso debate y aprueba la reforma migratoria, y dentro de sus beneficios incluye a los que tienen orden de deportación y carecen de antecedentes criminales”.

“Poner palabras en nuestras bocas que nunca hemos dicho, es un abuso”, subrayó Lagos. “Estamos molestos con este programa y con este tipo de declaraciones de los funcionarios del gobierno”.

En las postrimerías del mandato del presidente George W. Bush “aparece una idea descabellada que con seguridad no se planeó cuidadosamente”, dijo Douglas Rivlin, portavoz del National Forum Immigration (NIF). “No vamos a solucionar el caos actual de nuestro sistema migratorio a través de deportaciones”, refirió.

“Aún cuando la economía se va de pique, las probabilidades de que la gente también se vaya rumbo sur es mínima”, agregó.

Share