<!--:es-->Intrigas sacuden El Vaticano
Papa salió a callar «ataques injuriosos»<!--:-->

Intrigas sacuden El Vaticano Papa salió a callar «ataques injuriosos»

CIUDAD DEL VATICANO – El papa Benedicto XVI tuvo que intervenir para callar «los ataques injuriosos e injustos» lanzados contra el Vaticano en la prensa italiana y desmintió con una nota inusual los rumores de conspiraciones e intrigas entre destacados eclesiásticos.

Inesperada reacción

«El Papa está informado permanentemente de lo que ocurre y lamenta los ataques injustos e injuriosos», advierte en un comunicado oficial la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

Se trata de una respuesta poco habitual, ya que el Vaticano tradicionalmente suele guardar silencio frente a todo tipo de escándalos, sobre todo si involucra a importantes cardenales, obispos y también a personalidades cercanas al actual jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi.

El caso estalló a mediados del año pasado cuando Dino Boffo, director del influyente diario del episcopado italiano, Avvenire, tuvo que dimitir del cargo después de que la prensa divulgara la noticia de que fue condenado por la justicia por molestar a una mujer para que abandonara al novio, con el que mantenía una relación homosexual.

¿Relación homosexual?

La información, que generó alboroto en los medios, fue desmentida meses después por el mismo autor de la noticia, el reputado Vittorio Feltri, director del diario Il Giornale, de propiedad de la familia de Berlusconi, quien podría ser sancionado o expulsado por el colegio de periodistas.

La campaña contra Boffo generó una tempestad política sobre todo porque el periodista católico había sido uno de los mayores críticos de la vida disipada del primer ministro y de sus festejos en sus mansiones con lindas jóvenes.

Pese a la renuncia de Boffo, el caso se reabrió cinco meses después y terminó por salpicar a respetados cardenales después de que el mismo Feltri revelara que el documento reservado que acusaba a Boffo de homosexual era falso.

Filtraron rumor

«No me llovió del cielo. Me lo dio una persona confiable del mundo católico, de la Iglesia», declaró Feltri, quien llegó a pedir disculpas personalmente a Boffo.

Según la prensa italiana, la personalidad «confiable», que le «filtró» el falso documento a Feltri, fue el director del diario del Vaticano, L’Osservatore Romano, Giovanni Vian, hombre cercano al cardenal Tarcisio Bertone, el Secretario de Estado, es decir el número dos de la Santa Sede y la mano derecha del Papa.

Para editorialistas y observadores de asuntos de la Santa Sede los instigadores del complot están dentro de los muros del Vaticano y más que pensar en asuntos sagrados conspiran por el poder terrenal.

Intrigas internas

«El veneno de los cardenales», tituló el diario La Repubblica, que describe las intrigas internas y maniobras para debilitar la conferencia episcopal italiana, considerada demasiado independiente y poderosa.

«Las informaciones y reconstrucciones de los hechos no tienen fundamento alguno», sostiene el comunicado de la Secretaría de Estado.

«Es falso que miembros de la gendarmería vaticana o que el director del L’Osservatore Romano hayan entregado los documentos que dieron pie a la dimisión» de Boffo, subraya la nota.

«Se trata de una campaña difamatoria», que «afecta inclusive al Papa», concluye el Vaticano con el intento de sofocar definitivamente la cuestión.

Share