<!--:es-->Jorge Vargas podría volver a ser papá
«Congelé mis óvulos y su esperma», Julia<!--:-->

Jorge Vargas podría volver a ser papá «Congelé mis óvulos y su esperma», Julia

Con la ilusión y el anhelo de tener un hijo, Julia Palma, ex pareja sentimental de Jorge Vargas (q.e.p.d), nos reveló en exclusiva que hace 1 año ambos acudieron a una clínica de fertilidad en El Paso, Texas, donde congelaron los óvulos de ella y el esperma de él. Sin embargo, la cantidad de problemas familiares como las enfermedades del fallecido actor, acabaron con la ilusión de prolongar su amor a través de un niño.

¡Suscríbete a Tvnotas!

«En cualquier momento podría embarazarme»

A 3 meses de la muerte de Jorge Vargas, ¿cómo has vivido el dolor de no tenerlo a tu lado?

«De manera increíble; él me decía que no llorara tanto por mi mamá, que falleció en febrero del año pasado, pues no era bueno porque ella no descansaba. Ahora está en un nivel mejor que nosotros, así que debo estar bien para rendirle un homenaje a su vida. Hoy me repito todo lo que él me comentaba, no lo puedo olvidar y es duro superar su muerte».

¿Lo extrañas?

Bastante, lo amé, fue un gran amigo y mi mami lo quería mucho.

¿Por qué nunca tuvieron hijos?

Me hubiera encantado, pero si te soy franca, él ya no quería. Sin embargo, tengo congelados mis óvulos y su esperma, así que en cualquier momento podría embarazarme.

¿Platicaron de ese tema?

Siempre hablamos de ello, por eso decidimos hacer la congelación, pero no me atrevo a ponerlo en marcha, pues ya estoy grande y sola para eso.

¿Cómo se te ocurrió guardar tus óvulos y su esperma?

Durante mucho tiempo estuve informándome de ese proceso, fui a varias clínicas en El Paso, y se logró. También lo pensé porque no sabemos qué vueltas da la vida.

Duramos cinco años

Eso ya tiene mucho tiempo que pasó?

Nosotros duramos 5 años, Jorge iba y venía, por lo que fue una relación de volver, regresar y separarnos. Mira, amaba a sus hijos, incluso en algunas ocasiones volvió con su esposa (Meri), porque amaba a las niñas. Por otro lado, me pedía perdón cada que regresaba. La última vez fue hace como 1 año, cuando decidimos darnos una oportunidad y fuimos al laboratorio.

¿Presentías su muerte?

Es bonito tener el recuerdo de las personas que uno quiere, pero te repito que desconocemos las vueltas que dará la vida y en cualquier momento podría ser. No presientes nada, pero en este caso aproveché la ciencia.

¿Y sí vas a embarazarte?

Ya no tengo la edad, además no me gustaría tener un bebé ahora que él no está conmigo. Jorge también ya era grande, aunque quién sabe, a lo mejor cambio de opinión más adelante. Por ahora, tengo bloqueada mi mente con tanto dolor por su partida.

Cuando hay un gran amor, siempre existe la posibilidad de todo, ¿no?

Así es, sin embargo, estoy pegándole a los 50 años. En fin, la ciencia es increíble porque ahora puedo tener un bebito del hombre que amé con toda mi alma. Hubo la manera de hacerlo y lo logré.

¿Fueron juntos al laboratorio?

Así es, durante todo el proceso, aparte nos documentamos bien sobre el tema y visitamos a varios médicos para que nos dieran información.

¿En dónde está el esperma y los óvulos?

Celosamente guardados en una clínica especializada en fertilidad, en Estados Unidos. Ahí los tengo, mientras pienso qué haré más adelante. Todavía no tengo algo claro, pero sí sé que se puede rentar un vientre; ésa es otra posibilidad. Por esa razón los conservo, ya que puedo decidirme más adelante.

Ésa es una buena segunda opción, pero no vivirías tu embarazo…

Claro, pero te repito que la edad me detiene. Por eso no puedo pensar con claridad las cosas, aunque ahí están guardados; es lo bueno.

¿Qué hiciste para convencerlo?

Con amor, además lo tomó muy en serio, me acompañó a todas partes, porque no sabía qué podría pasar. En ese momento me quiso complacer y me dijo: ‘Desconozco qué pueda suceder más adelante, pero te amo. Esto, si se logra, sería fenomenal porque además es el producto de nuestro amor’.

¿Tuvieron el sueño de convertirse en papás?

Por supuesto, cuando regresamos de hacernos las pruebas lo platicamos, pero no teníamos claro si queríamos un niño o una niña, sólo pensábamos en la idea de convertirnos en padres. Siempre he creído que un bebito es una bendición.

Además, lo mantuvieron en secreto…

Sí. Puedo decirte que mi mami murió en febrero del año pasado, y eso nos unió más, así como la enfermedad de Jorge. En fin, los dos pasábamos por momentos difíciles en nuestra vidas a nivel familiar.

Habría sido complicado tener un bebé suyo, por todos los problemas que él tenía con sus hijos y sus ex mujeres, ¿verdad?

Sobre todo eso, ya que estaba metido en líos familiares; cuando no era una cosa, era otra. En fin, esas cuestiones nos detuvieron para realizar nuestros planes, ya que nunca sabía qué iba a pasar. Lo mismo físicamente, porque Jorge a veces se sentía mal.

¿Tú lo deseabas?

Sigue siendo un anhelo, te digo que un hijo es una bendición. En mi caso, he soñado con ser madre de un hermoso bebito que sea producto del amor entre Jorge y yo. Lo único que comprendo es que puedo hacer realidad ese gran deseo cuando quiera, ya que tengo los medios necesarios, y sobre todo de la persona a la que amé durante 5 años, finalizó Julia.

Share