Jueces de inmigración critican a Trump por querer recortar los recursos para las cortes migratorias

jueces

El anuncio hecho la semana pasada por el director de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) de que el gobierno de Donald Trump suspenderá la contratación de nuevos jueves y de personal de apoyo para conformar nuevos tribunales, causó preocupaciones y desazón en la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ).

La lista de frenos también incluye la posible cancelación de la conferencia anual de capacitación de jueces y personal de los tribunales.

“El anuncio de los graves problemas presupuestarios por parte del director McHenry fue una sorpresa muy desagradable para la NAIJ”, dijo a Univision Noticias la jueza Dana Leigh Marks, presidenta emérita de la asociación.

“Hemos estado operando en un entorno de grandes necesidades durante años y, aunque agradecemos la contratación de nuevos jueces para ayudar a reducir el retraso, ninguno de nosotros puede hacer nuestro trabajo correctamente sin el personal de apoyo, el equipo, la capacitación y el espacio físico necesarios”, agregó.

El anuncio

La semana pasada el sitio de noticias de internet BuzzFeed reportó que el Departamento de Justicia (DOJ) frenará la contratación de jueces de inmigración debido a restricciones presupuestarias.
El sitio reportó que James McHenry, director de la EOIR, dijo al personal de la corte de inmigración que el DOJ se encontraba “considerablemente lejos” de poder cumplir “con todas las necesidades operativas actuales”.

McHenry atribuyó los problemas a la falta de fondos en el presupuesto para lo que resta del año fiscal 2019.

Debido a la falta de recursos, el gobierno de Donald Trump está planeando congelar la contratación de jueces en momentos que los tribunales tienen más de 800,000 casos acumulados, sin contar los más de 350,000 casos de cierres administrativos de deportación que fueron reabiertos el año pasado por el entonces fiscal general, Jeff Sessions.
La amenaza de cancelación de la conferencia anual es una de las mayores preocupaciones para la NAIJ. “Nuestra conferencia anual de capacitación es la única vez que los jueces de todo el país se reúnen y discuten casos y estrategias para realizar nuestro trabajo de manera eficiente y justa”, explicó Marks.

La presidenta emérita de la organización indicó que este evento “es invaluable y no debe sacrificarse debido a una planificación de gestión deficiente”.
“Nos sorprende descubrir que EOIR no planificó adecuadamente el aumento de los costos de interpretación con nuestro número creciente de audiencias. Este es un asunto extremadamente simple de calcular, especialmente porque nuestros calendarios están programados para dos o tres años con los requisitos de idioma claramente indicados”, precisó.
Marks dijo además que “ sería sencillo proyectar los costos de interpretación estimados y solicitar fondos adicionales en el momento adecuado”, apuntó. “El hecho de no hacerlo es inexplicable”, añadió Marks.

Clamor de independencia

Ante el eventual paro de contratación de jueces y personal de las cortes y programas clave para mejorar la impartición de justicia, Marks dijo que “lo que más nos preocupa es el reconocimiento por parte del director McHenry de que nuestras solicitudes de presupuesto propuestas y la evaluación de nuestras necesidades están limitadas por las preocupaciones del DOJ con respecto a otros componentes”.
“Esta es precisamente la razón por la cual la NAIJ ha avanzado mucho en el establecimiento de un tribunal separado fuera del Departamento de Justicia, de modo que no se nos exija que actuemos con recursos inadecuados porque el DOJ no prioriza las necesidades de los tribunales de inmigración sobre sus otras funciones de cumplimiento de la ley”, indicó.

La presidenta emérita de la asociación indicó además que “todavía tenemos que ver cómo estos déficits presupuestarios afectarán nuestra acumulación y cuánto tiempo durará la congelación de las nuevas contrataciones. El impacto de la pausa en la adquisición de espacios de oficina y tribunal muy necesarios, y la tecnología para apoyar a los nuevos jueces, puede ser paralizante y también es extremadamente grave”.

“Considerándolo todo, esta mala gestión demuestra por qué el EOIR necesita gerentes de tribunales experimentados y un flujo de fondos separado, que sólo se puede lograr separando las cortes de inmigración del Departamento de Justicia”, precisó.

Cambio de rumbo
En agosto del año pasado, durante la ceremonia de investidura de nuevos jueces de inmigración, el exfiscal Jeff Sessions elogió el trabajo de McHenry y dijo que debería “ser elogiado por su tremendo progreso (…) para tener un sistema de tribunales de inmigración que sirva al interés nacional”.

Share