Juez deja en libertad a trabajadores indocumentados

Tucson.- Ocho de once trabajadores indocumentados no tendrán que pasar más tiempo en la cárcel luego que hoy un juez en Tucson emitiera un fallo de “tiempo cumplido” por el delito de trabajar con documentos falsos.

El pasado 7 de julio, los indocumentados, entre ellos tres mujeres y ocho hombres, se habían declarado culpables de suplantación de identidad, un delito menor.

El juez Frank Dowley sentenció por separado a cada uno de los inmigrantes, cuyos abogados alegaron que todos los trabajadores utilizaron documentos falsos con el solo propósito de trabajar y ayudar a sus familias.

La mayoría de los inmigrantes pasó un promedio de 115 días en la cárcel, por lo que el magistrado determinó que este había sido suficiente tiempo para pagar por su delito.

Los tres indocumentados que no comparecieron hoy ante el juez se encontraban detenidos en un centro de Inmigración, por lo que la sentencia quedó pendiente.

“Estos hombres y mujeres han sido víctimas del fracaso del Gobierno federal por aprobar una reforma migratoria, también de leyes estatales aprobadas en este estado (Arizona) que han fomentado un sentimiento en contra de los inmigrantes”, dijo Margot Cowan, una de las abogadas del grupo ante la Corte.

Aquellos que tenían menos tiempo fueron sentenciados también a cumplir con horas de servicio comunitario.

Entre los condenados se encontraba, Marlen Moreno, una inmigrante mexicana de 23 años que llegó a EEUU cuando tenía 13 años y tiene dos hijos estadounidenses, uno de ellos de menos de un año de nacido.

De acuerdo con documentos de corte, la investigación en contra de los trabajadores comenzó cuando Moreno acudió a una oficina del Departamento de Seguridad Económica (DES) para solicitar un beneficio para su hijo estadounidense.

Los 11 trabajadores indocumentados fueron arrestados el pasado 18 de marzo en el restaurante “Panda Express” de Tucson donde trabajaban y ahora varios de ellos enfrentan un proceso de deportación.

Share