Juez federal rechaza demanda para suspender  juicios de inmigración por la pandemia

Juez federal rechaza demanda para suspender juicios de inmigración por la pandemia

RECHAZA

Un juez federal rechazó una solicitud para detener los juicios de inmigración que según los demandantes buscaba evitar la propagación del coronavirus entre inmigrantes, abogados, fiscales, personal de los tribunales y abogados.

El juez federal de distrito Carl Nichols, quien preside la corte federal del Distrito de Columbia, negó este martes una petición presentada a finales de marzo por un grupo de organizaciones tras la negativa de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) de suspender los procesos de inmigrantes detenidos.
Los demandantes argumentaron que la negativa por parte de la Corte de Inmigración durante la crisis de salud pública pone en peligro de contagio a miles de personas.

El EOIR “está obligando efectivamente a los abogados a elegir entre representar adecuadamente a sus clientes y poner en peligro su salud”, se lee en la petición. “EOIR también está obligando a los inmigrantes detenidos a elegir entre su salud y seguridad y sus derechos legales, reglamentarios y de debido proceso”, indicaron los demandantes.

Las razones de Nochols

Nichols, quien fue designado por el presidente Donald Trump, indicó en su decisión que los tribunales de inmigración han tomado medidas para mitigar las preocupaciones de salud pública en torno a las audiencias, y que el poder judicial federal “no estaba bien posicionado para adivinar esas determinaciones de salud y seguridad”.
“El gobierno ya ha cambiado sus políticas para intentar minimizar cualquier daño a los demandantes y otros en el sistema de inmigración, y está haciendo determinaciones diarias y caso por caso sobre cuestiones de salud y seguridad”, escribió Nichols en una opinión de 27 páginas, reportó The Hill.
“En términos más generales, no hay evidencia en el expediente de que alguno de los demandantes individuales haya sido forzado a comparecer, o se verán obligados a comparecer, en una audiencia en persona sobre su solicitud de continuación o alguna forma de asistencia remotamente, como por VTC (circuito cerrado de televisión) o teleconferencia”, agregó el juez.
Nichols opinó además que “la evidencia es lo contrario. Por lo tanto, los demandantes individuales no han logrado establecer que es probable que sufran una lesión inminente a su salud que se puede rastrear por el fracaso de EOIR de tomar medidas diferentes”.

La demanda fue presentada por el National Lawyers Guild, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) y la Immigration Justice Campaign a nombre de cuatro clientes detenidos.
A mediados de marzo más de 100 organizaciones que proveen servicios legales a inmigrantes en Nueva York solicitaron a la EOIR que de a conocer los protocolos que está implementando en los tribunales para prevenir contagios por coronavirus.
En una carta dirigida a James McHenry, director de la EOIR, el grupo indicó que “estamos escribiendo para expresar nuestra extrema preocupación por la falta de orientación e iniciativas proactivas tomadas para salvaguardar la salud y el bienestar de quienes interactúan con los tribunales de inmigración de Nueva York” para enfrentar la pandemia.
“Como saben, los tribunales de inmigración de Nueva York son algunos de los más concurridos del país, con cientos de neoyorquinos que a diario asisten a audiencias en la ciudad de Nueva York, Buffalo y Batavia”, se lee en la carta.
Hasta ahora el centro de detención de ICE en Buffalo encabeza la lista de cárceles con mayor número de inmigrantes infectados por covid-19.

Llamados anteriores

Poco antes del envío de la misiva, los jueces de inmigración le pidieron al gobierno implementar “inmediatamente” medidas para protegerse ellos y su personal del coronavirus y recomendaron suspender las audiencias hasta que finalice la emergencia.
La Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ), el sindicato que representa a más de 440 jueces también pidió incluir en las medidas de protección a los cientos de miles de inmigrantes que están siendo procesados en las cortes.

Tres semanas más tarde la NAIJ denunció que la Corte de Inmigración, dependiente del Departamento de Justicia, ha desatendido los llamados del sindicato para responder a la “urgente crisis de salud pública” existente y ordene cuanto antes “el cierre de todos los tribunales que manejan casos de personas detenidas” en los centros de detención del gobierno.

“Hemos instado a la EOIR (Oficina de Revisión de Casos de Inmigración) que permita que las audiencias de fianzas procedan con argumentos escritos para proteger a todas las partes involucradas, así como al personal de la corte y los jueces, y con ello permitir que los detenidos soliciten su liberación”, dijo a la jueza Dana Marks, presidenta honoraria de la NAIJ.

Share