La idea de un  médico de Harvard  para detener el  coronavirus en  semanas

La idea de un médico de Harvard para detener el coronavirus en semanas

Detener

El nuevo coronavirus está más presente que nunca en el mundo. Algunos países europeos y asiáticos lograron frenar los contagios masivos luego del lamentable fallecimiento de un buen número de personas y de la exhaustiva actividad de los servicios sanitarios, los cuales estuvieron a punto de colapsar (en algunos países los ventiladores y las UCI no fueron suficientes).
En Colombia, el número de habitantes contagiados se acerca a los 400.000, mientras que ya se superaron las 12.000 muertes.
La pandemia, particularmente en Latinoamérica, está en un punto complejo, por lo que han sido necesarias medidas rigurosas contra el virus.
En medio de la coyuntura, Michael Mina, profesor de Harvard, dio a conocer su ‘estrategia’ para erradicar el virus de una población en tan solo tres semanas. Propone, entre otras cosas, testeos masivos, acción aplicada en varios países que, a día de hoy, lograron cierta efectividad en el control del coronavirus (como Japón, Nueva Zelanda y, pese al rebrote, Australia).
Mina, quien es profesor Asistente de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública TH Chan, de Harvard, y miembro central del Centro de Dinámica de Enfermedades Transmisibles (Ccdd), dio a conocer sus ideas en una entrevista en la publicación ‘Harvard Magazine’.
Su primer postulado es que las pruebas PCR (las que se hacen con hisopos en la nariz) “están fracasando”. Según dijo, “los test pertenecen al ámbito clínico, al del diagnóstico y que tienen que ser realizados por laboratorios”, por lo tanto, el tiempo de detección se alarga lo suficiente como para que la persona con el virus, aún sin saber que lo alberga, infecte a otros en su entorno.
“Cuando se detecta un positivo, los servicios sanitarios ya no pueden hacer mucho para alcanzar el primer objetivo: atajar los rebrotes”, afirmó el profesor.
Es por ello que, para él, hay dos aspectos fundamentales a estas alturas de la pandemia: mayor cantidad de test realizados y a mayores velocidades.
Según explicó, aboga por la aplicación de pruebas rápidas “aunque un test rápido sea mil veces menos sensible que una PCR”.
Vale resaltar que una de las principales dificultades de los test rápidos es la credibilidad frente a los servicios de salud de los respectivos países. No obstante, para Mina es más efectivo evitar los contagios al saberse en menos de 24 horas (pruebas rápidas) que en dos días (generalmente el plazo máximo de los resultados del PCR).

El ‘cambio de guion’
para las personas

La propuesta de Mina se centra en que cada persona se haga un test rápido de coronavirus cada dos o tres días, teniendo en cuenta, según afirmó, que este tipo de pruebas es posible realizarlas desde casa y, dependiendo los países, pueden tener un costo aproximado de 1 dólar (casi 4 mil pesos).
Según este postulado, si alguien contrajo el virus puede detectarlo en el menor tiempo posible y, con ello, aislarse, tener los cuidados necesarios y, sobre todo, evitar esparcirlo en otros lugares.
Mina plantea esto debido a que “la gran mayoría de las pruebas de PCR positivas que recolectamos actualmente están encontrando personas mucho después de que han dejado de ser infecciosas”, es decir, cuando es ‘demasiado tarde’ y el virus ha llegado a muchos otros habitantes cercanos o a los lugares que se frecuentan (que pueden ser todos: supermercados, farmacias, tiendas, espacios de trabajo y vecindarios). “Necesitamos cambiar el guion de lo que significa poner a prueba a las personas”, aseguró, al tener en cuenta que, pese a su propuesta, las pruebas rápidas no son absolutamente confiables a diferencia del PCR.
Sobre esta discrepancia entre unos resultados y otros, Mina utilizó en ‘Harvard Magazine’ una analogía particular: “Imagina que estás en un departamento de bomberos y quieres asegurarte de hallar todos los incendios que están ardiendo para poder apagarlos. No quieres una prueba que detecte cada vez que alguien enciende un fósforo en su casa; eso sería una locura: estarías conduciendo a todas partes y sin ningún efecto.
La gran mayoría de
las pruebas de PCR
que recolectamos
actualmente están encontrando personas ‘positivas’ mucho después de que han
dejado de ser infecciosas

Quieres una prueba que pueda detectar cada vez que alguien camina por las calles con un lanzallamas”.
Algunos estudios comprobaron que aún no es posible hablar de ‘inmunidad de rebaño’ contra el nuevo coronavirus, pues los anticuerpos de las personas analizadas no duraban lo suficiente como para retener del todo el virus. Esta estrategia, aplicada, por ejemplo, en Suecia, no evitaría una nueva ola de contagios en meses posteriores.
La propuesta de Mina es, efectivamente, apenas un postulado o una premisa que tampoco ha tenido ni aplicación ni comprobación científica. Por el momento, la gran mayoría de esfuerzos médicos y científicos van dirigidos hacia la detección de casos por medio de pruebas PCR, el tratamiento de pacientes con cuadros graves de infección y el hallazgo de una vacuna.

(Sobre este tema: ¿En qué van y cómo actúan las 5 vacunas para el covid más adelantadas?).
Sobre la vacuna, actualmente, hay casi 6 proyectos comprobando su efectividad en humanos. De hecho, este lunes, Rusia empezó a distribuir su vacuna en su país (la cual, según otra investigación, creó anticuerpos en las personas).

Share