La importancia de la inmigración para EEUU

Importancia

Algunas personas creen que los mejores días de Estados Unidos han quedado atrás; que en los años venideros nuestro país ya no será el motor mundial de la innovación y el crecimiento. Dicen que ese honor y esa responsabilidad inevitablemente pasarán a otro país, ya que Estados Unidos declina.
Estados Unidos no se convirtió en la nación más próspera de la historia por accidente. Si los estadounidenses recuerdan y preservan las cosas que han hecho grande al país, podemos continuar liderando el mundo en innovación y crecimiento.
La inmigración es parte de la fórmula necesaria para asegurar el éxito. A lo largo de la historia, Estados Unidos ha sido construido por los esfuerzos de personas emprendedoras y trabajadoras de todo el mundo. Incluso a pesar de que algunos estadounidenses decidieron enfocarse solo en los desafíos creados por los recién llegados, nuestro pueblo pudo superarse convirtiendo a nuestro país en el más rico y exitoso. Eso sigue siendo cierto hoy.
La inmigración es buena para Estados Unidos por muchas razones, ya que tiende a ser impulsada por personas ambiciosas y dispuestas a sacrificarse. Para cualquiera es difícil cambiar la trayectoria de su vida y dejar atrás a su familia y comunidad para tratar de construir una nueva vida en un lugar extraño. Las personas que vienen a Estados Unidos esperan, en general, tener que adaptarse y trabajar duro para tener éxito. Casi todos los estadounidenses de hoy pueden contar una historia de algún antepasado que llegó a nuestras costas con poco más que alguna esperanzay las ganas de trabajar duro. Para la gran mayoría de los que llegan hoy a Estados Unidos eso no ha cambiado.
Y los números lo aclaran. Los inmigrantes, dotados con mucha creatividad y de un espíritu emprendedor, comienzan pequeñas empresas a casi el doble del ritmo al que lo hacen los estadounidenses nativos, y las empresas con dueños inmigrantes representan casi la mitad del crecimiento en el número de nuevas empresas entre 2000 y 2013.
Los inmigrantes y sus hijos jugaron un papel importante en la creación de más de 40% de las compañías Fortune 500 de 2016. Estados Unidos se beneficia directamente de los inmigrantes que establecen y desarrollan negocios que emplean a cientos de miles de personas. ¿Qué haríamos sin esta iniciativa y ambición, y sin los trabajos generados por estas empresas de nivel mundial?
Si comparamos el porcentaje de inmigrantes con el resto de la población, la inmigración legal a Estados Unidos es bastante baja en este momento. La gente con frecuencia se queja de que el sistema legal de inmigración es complejo y lento. Anotaré, sin embargo, que solo empeorará si el Congreso recorta los números legales de inmigración, como se propone en una serie de proyectos de ley que se están considerando.
Hoy por hoy, vemos que menos estudiantes extranjeros eligen venir a Estados Unidos, favoreciendo a países como Canadá. Esto tiene importantes ramificaciones en la tesorería Federal. A medida que nuestra deuda nacional continúa creciendo, reducir el número de trabajadores jóvenes que vienen a Estados Unidos solo agravará el problema.
El hecho de que alguien provenga del extranjero no significa que sea diferente de un estadounidense nativo en un aspecto clave: todos poseemos talentos únicos, dados por Dios, que pueden hacer que nuestras comunidades y nuestro mundo sean mucho mejores de lo que eran. Lo que hace que Estados Unidos sea enormemente exitoso y próspero es que reconocemos el valor y el potencial del individuo, y los empoderamos para desarrollar y utilizar sus talentos para el beneficio mutuo de otros.
Esto es lo que permite a Estados Unidos aceptar los “desdichados miserables” de otras costas del extranjero y verlos triunfar y prosperar; un reconocimiento de que cualquiera puede ser de valor y lograr sus sueños si se le da la oportunidad.
Se vuelve más claro día tras día que nuestro sistema de inmigración tiene problemas y que deben abordarse, pronto. Necesitamos proteger a los Soñadores y establecer una forma ordenada y compasiva para responder a las demandas de las familias que huyen de la violencia y la opresión en América Central y en otros lugares.
Debemos mejorar la seguridad fronteriza, y debemos revisar el sistema legal para abordar el flujo futuro de inmigración y priorizar la admisión de aquellos que harán que nuestras comunidades sean más fuertes y prósperas.
Pero a medida que hagamos estas cosas, no debemos abandonar una de las constantes en la extraordinaria historia de éxito de Estados Unidos. Debemos continuar dando la bienvenida a la iniciativa empresarial, el sacrificio y el arduo trabajo de los recién llegados.
Estados Unidos siempre ha sido una ciudad brillante en una colina, y un modelo de éxito para el mundo. Si arreglamos lo que está roto en nuestro sistema de inmigración, pero guardamos lo que es esencial, Estados Unidos seguirá siendo el rayo de esperanza que el mundo siempre necesitará.

Share