La larga agonía de una joven quemada por su acosador  reactiva el debate sobre  feminicidio en Perú

La larga agonía de una joven quemada por su acosador reactiva el debate sobre feminicidio en Perú

Joven quemada

Desde el 24 de abril Eivy Ágreda se aferraba a la vida. Estuvo 38 días en cuidados intensivos en un hospital de Lima. En ese tiempo supo que un hombre le arrojó un líquido cuando estaba sentada dentro de un bus de regreso a su casa, lo vio encender un fósforo. Y ya no supo más.
Su muerte, ocurrida la mañana del viernes, ha conmocionado al país, que tiene una de las tasas más altas de feminicidio en una región que es considerada por la ONU como la más peligrosa para la mujer.
Entre enero y abril de este año se han registrado 43 feminicidios, un alza de un 26% con respecto al mismo periodo del año pasado, según cifras oficiales.
Al enterarse de su muerte de la joven, el presidente Martín Vizcarra, quien visitó a Ágreda hace pocos días en el hospital donde luchaba por su vida, afirmó que el agresor “no tiene perdón” y “debe quedar de por vida en la cárcel”.
Vizcarra anunció que buscará “sancionar con el mayor rigor a todo aquel que maltrata y acosa a una mujer” y que dispuso que la policía atienda con mayor celeridad las denuncias de maltrato o intentos de feminicidio.
El atacante
Carlos Hualpa se había obsesionado con Ágreda y pretendía “darle un escarmiento” porque lo había rechazado.
Por un par de días, Hualpa, quien es cocinero, negó haber atacado a la joven, quien resultó con el 60% de su cuerpo quemado. Sin embargo, luego confesó cómo había planificado el ataque.
Contó que la siguió sigilosamente y, cuando el bus al que había subido Eivy empezaba a ponerse en marcha, le arrojó la gasolina que camuflaba en una botella de yogurt. Después le prendió fuego.
Al menos 10 personas que viajaban en el vehículo resultaron heridas. Hualpa huyó, pero cámaras de seguridad registraron su carrera. También estaba herido. La mano con la que prendió el fuego se quemó y eso permitió que horas después la policía lo detuviera.

Share