La legitimidad de Guaidó se esfuma y el chavismo gana terreno

La legitimidad de Guaidó se esfuma y el chavismo gana terreno

legitimidad

La Justicia de Venezuela dejó este martes a Guaidó sin la presidencia del Parlamento, que compartía de facto desde el pasado 5 de enero con Luis Parra, y cede terreno al chavismo en el año en que deberían celebrarse elecciones legislativas a las que el oficialismo va con ventaja después de este giro, al menos sobre el papel. La junta directiva de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) encabezada por Guaidó fue anulada definitivamente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que reconoció a Parra -un disidente de la oposición- como legítimo presidente de la institución legislativa. El fallo también establece que cualquier persona, pública o privada, “que preste o ceda espacio” para la instalación de un Parlamento paralelo o virtual “será considerado en desacato, y cualquier acto ejercido como tal es nulo”.
Esto impide a Guaidó y a los miembros de su junta directiva continuar con la celebración de sesiones parlamentarias en lugares diversos e improvisados al tener vetada la entrada a la sede de la AN, que está ocupada por su rival, Parra.

“PRESIDENTE” POR PARTIDA DOBLE

En el último año y medio, Guaidó se ha presentado como jefe del Parlamento y como presidente encargado (interino) de Venezuela, reconocido así por más de 50 países en detrimento de Nicolás Maduro, a quien numerosos mandatarios consideran “ilegítimo” por no resultar elegido, según sus detractores, en unas elecciones “democráticas y libres”.
La presidencia de la Asamblea Nacional había sido la catapulta para que el líder opositor se ganara el reconocimiento de la comunidad internacional y tratado con honores de jefe de Estado por quienes lo defendían como tal, después de que se proclamara como presidente de Venezuela en enero de 2019.
Pero al perder, por orden judicial, su cargo al frente del Parlamento, el poder político de Guaidó queda en entredicho y a expensas del trato que, a partir de ahora, le den los mandatarios que hasta hoy lo apoyaban y que conforman una larga lista encabezada por Estados Unidos.

¿DÓNDE QUEDA GUAIDÓ?

Después de la orden judicial de este martes, el opositor se queda sin liderazgo parlamentario y, por tanto, sin un respaldo político para erigirse en presidente encargado de Venezuela frente a sus seguidores y la comunidad internacional, como lo ha hecho hasta la fecha.
Pero es que Guaidó, a día de hoy, ni siquiera milita en ningún partido que lo respalde de manera oficial, ya que el pasado enero abandonó la formación Voluntad Popular, que preside Leopoldo López y en la que había militado activamente durante toda su carrera política.
Si bien, en la práctica, el partido apoya las decisiones públicas de Guaidó -al menos en parte-, de manera oficial no existe vínculo alguno.
El papel del opositor en el mundo de la política queda en el aire y a la espera del siguiente paso en la búsqueda de -como él reitera cada vez que tiene oportunidad- la “libertad de Venezuela”.

Share