<!--:es-->La llama olímpica en San Francisco
…Su recorrido será opacado por protestas<!--:-->

La llama olímpica en San Francisco …Su recorrido será opacado por protestas

SAN FRANCISCO, California – San Francisco tiene el desafío este miércoles de lograr que el recorrido de la llama olímpica por esta ciudad estadounidense transcurra sin complicaciones, con una ruta modificable en todo momento, cuando se ciernen amenazas de protestas de militantes anti-chinos.

Tras el fiasco el lunes en su trayecto por París, interrumpido varias veces, acortado y en definitiva concluido en un autobús, e incidentes en Londres el fin de semana pasado, las autoridades de San Francisco han reforzado la seguridad.

El alcalde Gavin Newsom ha previsto una fuerte presencia policial y una “adaptación” permanente de la ruta de la antorcha de acuerdo a los acontecimientos: “El itinerario no está fijado. Continuará cambiando todo el tiempo hasta que la llama llegue a su meta”, indicó.

Se espera que la antorcha olímpica realice un recorrido de unas seis millas (10 kilómetros) por la ciudad, portada por 80 relevistas que, para evitar incidentes como los de París y Londres, estarán escoltados en todo momento por miembros de las fuerzas del orden.

No obstante, por temor a incidentes, el barrio de Chinatown fue excluido del periplo de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008. Al mismo tiempo, la Administración Federal de Aviación restringirá el espacio aéreo sobre la mayor parte de la ciudad.

El embajador de China en Estados Unidos, Zhou Wenshong, se reunió el lunes con el alcalde durante unos 45 minutos para hablar sobre las medidas de seguridad.

Las medidas de seguridad serán mucho más severas que las que hubo en ocasiones anteriores, cuando el símbolo olímpico pasó por la ciudad durante las ediciones de los Juegos de 1992 y 1996, indicó a la Agence France Presse Neville Gittens, un portavoz de la Policía de San Francisco.

Se anticipan manifestaciones por parte de los seguidores del movimiento religioso Falungong, que es objeto de represión en China, o de militantes en contra de la política china sobre Taiwán, Sudán y Birmania.

El lunes, manifestantes escalaron el célebre puente del Golden Gate donde desplegaron dos inmensos carteles reclamando un Tíbet libre, antes de ser detenidos por la policía, tres horas más tarde.

Activistas pro-tibetanos prepararon diferentes eventos para el martes, que culminaron en una concentración y una vigilia con velas encendidas.

Aunque las organizaciones que prevén actividades anuncian que sus agendas no buscan sabotear el paso de la antorcha, señalaron la imposibilidad de controlar las iniciativas individuales.

Share