<!--:es-->La pesadilla de los motines en Chile no termina
…Víctimas de hacinamiento<!--:-->

La pesadilla de los motines en Chile no termina …Víctimas de hacinamiento

SANTIAGO DE CHILE – El director de la policía carcelaria, Luis Masferrer, dijo el sábado que los dos nuevos intentos de motín en cárceles capitalinas pusieron en evidencia la situación de hacinamiento del sistema penitenciario.

«La situación es tensa en los 88 penales que hay en el país», expresó en rueda de prensa.

Informes oficiales indicaron que el más reciente conato se registró la madrugada del sábado en la cárcel de mujeres de San Joaquín, cuando un grupo de mujeres de mayor peligrosidad quemó un colchón en un intento de protestar por las condiciones de hacinamiento. La situación fue controlada por las autoridades penitenciarias.

El otro intento ocurrió el viernes por la noche en el penal de San Miguel, el mismo donde 83 presos murieron calcinados el miércoles tras un motín con quema de colchones para protestar porque serían traslados a un penal fuera de la capital.

Los focos rojos

El motín del viernes por la noche dejó 25 presos y 2 gendarmes con golpes leves o intoxicados por el humo de los otros colchones quemados, informó el diputado oficialista Gustabo Hasbún.

El gobierno ha admitido que la sobrepoblación de los penales alcanza a 21 mil de los 53 mil reos de los 88 penales del país.

La fiscal de la Corte Suprema, Mónica Maldonado, quien ha criticado las condiciones sanitarias y el hacinamiento de los penales, afirmó el miércoles tras la tragedia en el penal de San Miguel que la situación «es una bomba de tiempo» que puede estallar en otro recinto carcelario.

El presidente Sebastián Piñera anunció un plan de su gobierno para mejorar las condiciones y construir nuevas cárceles con inversiones por $460 millones y que tiene también el propósito de disminuir a la mitad la sobrepoblación.

Mientras tanto, continúa el trabajo de identificación de los cadáveres de las 81 víctimas del penal de San Miguel. Hasta ahora sólo ha sido posible identificar y entregar a sus familiares los cuerpos de 56 reclusos.

Share