La política fronteriza de Trump amenaza con llenar cárceles y colapsar las cortes de inmigración

La política fronteriza de Trump amenaza con llenar cárceles y colapsar las cortes de inmigración

Cárceles

La situación en la frontera se agravó en los últimos meses. Mientras el presidente Donald Trump trata frenar la llegada de inmigrantes que huyen de la violencia en sus países de origen y cumplir una de sus principales promesas de campaña, como lo es detener la inmigración de extranjeros indocumentados, miles de hombres, mujeres y niños siguen viniendo, pero cada vez les es más difícil que los escuchen y les otorguen el asilo que pondrá a salvo sus vidas.
La política de ‘tolerancia cero’ oficializada por el fiscal general Jeff Sessions en un memorando fechado el 6 de abril, no solo apunta a la detención y formulación de cargos criminales a quienes sean detenidos por ingresar ilegalmente al país, sino también complica la entrada por las garitas fronterizas y aumenta el escrutinio a los que se entregan porque vinieron sin visa.
Tampoco marca diferencia entre un recién nacido en brazos de su madre o un adolescente menor de 18 años. Y no aclara si aquellos que entran por cualquier parte de la frontera tienen derecho a solicitar asilo al igual que aquellos que se presentan en un puerto fronterizo y se entregan a los agentes de la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP).
De cualquier manera, todos serán detenidos, no todos enfrentarán cargos criminales, pero no se sabe a ciencia cierta si todos serán separados de sus hijos por no tener autorización para entrar al país.
Un informe publicado por el Centro de Información y Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse de Nueva York, revela que en el mes de abril los tribunales de justicia procesaron 4,521 casos por entrada ilegal a Estados Unidos por lugares inapropiados con cargos criminales bajo la Sección 8 U.S.C. § 1325 (a) de la Ley de Inmigración. De ellos, todos (100%) fueron declarados culpables.
Añade que en lo que va del Año Fiscal 2018, de los 39,317 casos procesados el 96.7% de ellos recibieron condenas (38,057 casos).
“Ahora imponen cargos criminales a los padres que ingresan por fuera de un puerto fronterizo. Los niños no pueden estar encarcelados con los padres mientras ellos enfrentan este proceso criminal y por eso los separan”, explica Matt Adams, director del departamento legal del Proyecto para los Derechos de los Inmigrantes del Noroeste, en Seattle, Washington.
Un Año de Planeación
El anuncio de la política de ‘tolerancia cero’ fue la última parte de un plan que se venía estructurando desde hace un año, cuando Donald Trump llevaba menos de tres meses en la Casa Blanca.
El 11 de abril de 2017, Sessions firmó un memorando interno que define la nueva política del gobierno en la frontera dirigida a dos objetivos: “establecer la legalidad” del sistema migratorio y “disuadir” la llegada de indocumentados, indica.
El blanco de la nueva política son los indocumentados que tratan de ingresar, los indocumentados que cruzan, quienes los ayudan a llegar hasta la frontera, quienes los transporten y hasta quienes les den albergue. A todos ellos, explica, “se les considerará para ser enjuiciados”. Y la prioridad la tendrán aquellos que “están transportando o albergando a tres o más personas”, categoría que bien puede ser aplicada, por ejemplo, a matrimonios con un menor de edad.
Sessions, además, ordenó que todas las agencias bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ayuden en el enjuiciamiento “de tales violaciones” y que “estas pautas deberían tener como objetivo “disuadir” a aquellos que por primera vez tratan de llegar a la frontera.
En cada caso, se lee en el memorando, los fiscales deben buscar la manera de obtener una orden de deportación, lo que implica que el inmigrante, además, recibirá una condena por el cargo que lo llevó ante el tribunal.

Share