La sede de Gobierno de Evo Morales vuelve a la polémica política en Bolivia

Evo

La Casa Grande del Pueblo, donde Evo Morales trasladó en La Paz la sede del Gobierno boliviano, vuelve a estar en el centro de la polémica política en Bolivia, después de que el expresidente haya propuesto que se convierta en un hospital ante la emergencia por coronavirus.
Esa fue precisamente una de la críticas que se le hacía cuando gobernaba, que debió instalar en ese lugar en pleno centro de La Paz un hospital en vez de un gran edificio cuestionado por su costo y por su idoneidad urbanística, convertido en uno de los más altos de la ciudad.

CRÍTICAS Y RESPUESTAS

El presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Sergio Choque, del partido de Evo Morales, preguntó este lunes al Gobierno interino del país por qué no atiende ahora la propuesta del expresidente, pues era lo que pedía cuando estaba en la oposición.
“Todo lo que cuestionaron ellos debían hacerlo ahora, es su oportunidad, volver la Casa Grande en hospital”, declaró a los medios en La Paz el presidente de la Cámara, donde tiene mayoría el Movimiento al Socialismo de Morales.
Choque recogió la propuesta que en la víspera lanzó el expresidente en redes sociales y cuestionó “qué tipo de intereses impide” aceptarla al Ejecutivo transitorio de Jeanine Áñez.
“La derecha demagógica decía que quería convertir la Casa del Pueblo en un hospital, si tienen un mínimo de coherencia deberían utilizar ese edificio para las personas que necesitan hacer cuarentena”, escribió Morales en Twitter.
La propuesta es criticada por rivales políticos como el también expresidente boliviano Jorge Quiroga, quien en la misma red social acusó a Morales de haber despilfarrado durante sus casi 14 años en el poder “en palacios” y otros gastos que “ahora pide venderlos e invertir en sistemas de salud que abandonó”.

El vocero de la alianza electoral de Áñez, Edwin Herrera, acusó a Choque de manejar un “doble discurso” que “da la posibilidad a Evo Morales de hacer política de la tragedia” y sostuvo que ninguno de ellos “tiene moral para hablar de salud en Bolivia después de lo que no han hecho durante 14 años”.

Share