La sorprendente razón por la cual la desaparición de los diarios  locales puede afectar tu salud

La sorprendente razón por la cual la desaparición de los diarios locales puede afectar tu salud

Probablemente no te hayas imaginado que una conexión semejante podía existir.
¿Qué tienen que ver los periódicos regionales con enfermedades infecciosas que podrían propagarse y causar una epidemia?
Pues resulta que este tipo de medios son muy efectivos para la detección temprana de ciertos padecimientos.
Y fue por eso que, cuando la especialista en modelos matemáticos Maia Majumder se tropezó con un mapa que mostraba cómo varios municipios estadounidenses se habían quedado sin diarios locales, se aterrorizó al advertir que las consecuencias de esa realidad serán negativas para el control de infecciones.
“Dependemos mucho de lo que publican estos medios. Si no contamos con su cobertura, será difícil identificar brotes y predecir su trayectoria”, le dijo Majumder a la publicación especializada en salud Stat.
Y es que los epidemiólogos utilizan una variedad de fuentes para identificar la propagación de una enfermedad, no solo los datos proporcionados por organismos sanitarios oficiales.
Prueba exitosa
Un ejemplo de la efectividad que puede tener la información publicada en periódicos locales de brotes en una comunidad es la epidemia de paperas que se detectó en el estado de Arkansas, en el sur de Estados Unidos, en agosto de 2016.
En esa fecha se registraron más de 2.000 casos, 60% de los cuales afectaron a niños en edad escolar.
Un estudio publicado en la revista médica The Lancet en 2017 revela cómo el seguimiento de los mismos, realizado por la Gaceta Demócrata del Noroeste de Arkansas, contribuyó al diagnóstico de la situación.
Gracias al diario, los científicos que realizaron la investigación obtuvieron importantes datos que les permitieron entender qué estaba pasando.
Por ejemplo, se enteraron de que la enfermedad se estaba propagando en una comunidad en la que vivían personas oriundas de las Islas Marshall, ubicadas en el Océano Pacífico, entre Australia y Hawai. También que el porcentaje de padres que se había negado a que sus hijos fueran vacunados era el mayor en el estado.
Esa información fue fundamental para entender qué estaba pasando. Obtener esos detalles a través de los canales oficiales era mucho más complicado.
Esfuerzos efectivos
El análisis de fuentes no tradicionales de datos —como periódicos locales— para detectar el brote de una infección que podría convertirse en epidemia es el objetivo de proyectos que se dedican a la vigilancia en”tiempo real” de este tipo de enfermedades.
Los medios regionales, sin embargo, son un punto de partida fundamental para la compilación de datos acerca del tema provenientes de sitios web, redes sociales, testimonios de testigos, foros de expertos e informes oficiales.
“Son la base de la vigilancia en internet, la revisión que hacemos de la red para descubrir el inicio de situaciones que están afectando a una comunidad”, le explicó a Stat John Brownstein, cofundador de HealthMap, uno de los proyectos dedicados a la recopilación de información sobre infecciones a través de fuentes poco convencionales.
Un ejemplo referido por el científico para ilustrar su punto es la pandemia de influenza H1N1 que se registró en 2009. Los reportajes locales ayudaron a que la comunidad internacional le prestara atención a la enfermedad emergente.
“Si la cobertura de los medios locales disminuye —prosiguió Brownstein— sería lógico pensar que no tendremos esa advertencia inicial”.
La información recopilada por grupos como HealthMap es utilizada por autoridades sanitarias y científicos que investigan las variaciones en la distribución geográfica de las enfermedades, como el Zika, y el impacto que tiene el cambio climático en los patrones que siguen ciertas dolencias.
Así que es de los periódicos regionales que salen muchos de los detalles que permiten determinar las particularidades de un brote infeccioso. Y es por eso que su desaparición puede afectar tu salud.

Share