<!--:es-->La tos y los estornudos pueden ser más que un resfriado común<!--:-->

La tos y los estornudos pueden ser más que un resfriado común

Lista para las consultas con el médico: Todo lo que necesitas preguntar al pediatra de tus hijos sobre el VSR

Stephanie Lewis, MN, RN, CPNP, enfermera pediátrica practicante y coordinadora clínica de prevención del VSR, en la High-Risk Infant Neonatology Follow-up Clinic (Clínica de Neonatología de Seguimiento de Lactantes de Alto Riesgo) de los centros médicos Arrowhead Regional Medical Center, en Colton, California

Durante los primeros años de vida de todo niño, los padres se enfrentan con muchos desafíos y dependen de su pediatra para ayudar a proteger a sus pequeños contra virus y microbios. Aunque muchos padres están al tanto de virus comunes de temporada, como el resfriado común o la gripe, muchos padres de familia y personas que cuidan a los niños nunca han oído hablar del virus sincicial respiratorio (VSR). El VSR es un virus de temporada sumamente contagioso que contraen casi el 100% de los bebés antes de cumplir su segundo año de vida y afecta desproporcionalmente a los bebés prematuros, dado el subdesarrollo de sus pulmones e inmadurez de sus sistemas inmunitarios.
El VSR puede sobrevivir durante varias horas en la piel y otras superficies y se propaga muy fácilmente entre los niños. No existe tratamiento para el VSR una vez que se contrae, por lo que la prevención es crítica. El pediatra de sus hijos es la forma principal que tienen los padres de aprender acerca del VSR. La lista a continuación consiste de preguntas que todo padre debe hacer al pediatra durante una consulta:
1. ¿Mi bebé corre mayores riesgos de contraer VSR?
2. ¿Qué puedo hacer para ayudar a prevenir una infección grave de VSR si mi bebé corre alto riesgo?
3. ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad del VSR?
4. ¿Cómo puedo ayudar a proteger a mi bebé del VSR?
Además de hablar con el proveedor de servicios de salud de sus hijos, es importante que los padres recuerden: lavarse con frecuencia las manos, al igual que la ropa de cama, los juguetes y la ropita del bebé; y mantener al bebé alejado de lugares con muchas personas, de los niños pequeños y las personas resfriadas.

Share