Las excepcionales adolescentes holandesas que seducían y mataban a nazis

Las excepcionales adolescentes holandesas que seducían y mataban a nazis

adolescentes

Hannie Schaft y las hermanas Truus y Freddie Oversteegen eran unas adolescentes cuando los nazis ocuparon su país
Durante la Segunda Guerra Mundial, la ocupación nazi de los Países Bajos llevó a tres adolescentes a convertirse en feroces combatientes de la resistencia.
Hannie Schaft tenía 19 años y las hermanas Truus y Freddie Oversteegen solo 16 y 14 años respectivamente cuando los nazis ocuparon su país, el 10 de mayo de 1940.
Truus y Freddie Oversteegen nacieron en la localidad de Schoten -hoy parte de Haarlem- y crecieron solo con su madre, una mujer de profundas convicciones antifascistas.
En entrevistas con la antropóloga Ellis Jonker, recogidas en el libro de 2014 “Under Fire: Women and World War II”, Freddie Oversteegen recordó que su madre las alentaba a hacer muñecas para los niños que sufrían en la Guerra Civil española, y que a principios de la década de 1930 se ofreció como voluntaria en la International Red Aid, una especie de Cruz Roja comunista para presos políticos en todo el mundo.
Aunque vivían en la pobreza, la familia acogió a refugiados de Alemania y Ámsterdam, incluida una pareja judía y una madre y un hijo que vivían en su ático.
Cuando llegaron los nazis, los refugiados fueron trasladadas a otro lugar ya que los líderes de la comunidad judía temían una posible incursión debido a las tendencias políticas bien conocidas de la familia Oversteegen.
“Todos fueron deportados y asesinados”, le dijo Freddie Oversteegen a Jonker. “Nunca volvimos a saber de ellos. Todavía me conmueve terriblemente, cada vez que hablo de eso”.
Hannie Schaft dejó sus estudios universitarios y se unió a la resistencia
Las dos hermanas y su amiga Hannie Schaft, una joven pelirroja que dejó sus estudios de Derecho en la universidad tras negarse a jurar lealtad a Alemania, fueron prominentes miembros de la resistencia.
Las tres son recordadas por su técnica para atraer a los colaboradores de los nazis hacia el bosque y luego ejecutarlos.
Una célula especial
Cuando empezó la ocupación, las hermanas Oversteegen empezaron con pequeñas tareas para la floreciente resistencia clandestina. Distribuían panfletos (“¡Los Países Bajos tienen que ser libres!”) y pegaban carteles antinazis (“¡Por cada hombre holandés que trabaje en Alemania, un hombre alemán irá al frente!”).
Se creía que la resistencia holandesa era una tarea de hombres en una guerra de hombres. Si las mujeres se involucraban, se pensaba, probablemente no harían más que entregar panfletos o periódicos antialemanes.

Share