Llevarán a Juicio Político a Trump?

Llevarán a Juicio Político a Trump?

Juicio

¿Hay razones para llevar a juicio político a Trump? Así es el delicado camino hacia un ‘impeachment’

Desde la publicación del reporte del fiscal especial Robert Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones de EEUU y posible obstrucción a la justicia por parte del presidente Donald Trump, la palabra impeachment suena cada vez más fuerte en el Congreso estadounidense.
Las revelaciones del informe que muestran que el presidente pudo haber obstruido a la justicia por lo menos 10 veces (un delito considerado grave) da combustible a los demócratas que creen que Trump debe ser enjuiciado políticamente y destituido por ese y otros comportamientos. Pero los demócratas están divididos sobre el impeachment. Prácticamente todos están de acuerdo en que hay motivos para continuar investigando al presidente, pero muchos están tratando de ser cautelosos, entre otras cosas porque en poco más de año y medio habrá elecciones presidenciales y legislativas y aunque no debería ser lo primero en mente, el cálculo político existe.“Un impeachment mal gestionado puede ser algo que impulse a Trump y que le dé herramientas para justificar su discurso de que todo se debe a que los demócratas están enojados porque él ganó las elecciones”, señala a Univision Noticias el abogado y analista político Joseph Malouf.

SIGUE EN PAG. 2
IMPEACHMENT
viene de la FRONT PAGE

El reporte de Mueller dejó a demócratas en una posición difícil. Por un lado, tienen elementos para iniciar un proceso de impeachment (si resolvieran las divisiones sobre la conveniencia o no de hacerlo) pero por el otro tienen que ser cautelosos en los tiempos y los modos porque Trump podría usar el proceso para alimentar su versión de que todo es una caza de brujas.
La pregunta viene tras la explosiva información divulgada en el reporte de Robert Mueller sobre el ‘Rusiagate’ que dice que, si bien Trump no conspiró con los rusos para afectar la elección, su campaña estaba bien “receptiva” en 2016 a escuchar y reunirse con emisarios de Rusia, un país considerado hostil. Dice, además, que el presidente estuvo ligado a 10 posibles casos de intento de obstrucción a la justicia una vez empezó la investigación federal.
De probarse, cada una de estas cosas por separado podría en sí plantear un caso de impeachment.
El analista Malouf dice que “absolutamente” hay motivos para un impeachment.
“La base legal existe. En 10 ocasiones diferentes, el presidente ha tratado posiblemente de obstruir una investigación”, señala a Univision Noticias. “Y no se puede justificar (una obstrucción) en que crea que la investigación es injusta. Se puede entender que el presidente haya estado furioso (por la investigación) pero no existe justificación legal en eso para cometer un delito”.
Mueller dijo que él no acusa al presidente en funciones porque es un tema delicado constitucionalmente, pero tampoco lo puede exonerar porque los hallazgos son, al menos, inquietantes. Por eso el fiscal especial hace una ‘invitación’ al Congreso a que siga indagando en las acciones de Trump porque eso va de acuerdo con su deber democrático de ‘chequeos y balances’.

Un aprieto para
los demócratas

Hay voces demócratas, como la senadora y candidata presidencial Elizabeth Warren, que cree que el proceso de juicio político debe comenzar de inmediato porque considera que la institucionalidad sufre si no se toman acciones frente al comportamiento del presidente.
Otras posturas, como la de la presidenta de la Cámara Baja Nancy Pelosi, son más cautelosas. Igualmente crítica con las acciones del presidente, Pelosi está tratando de convencer a sus colegas de que pueden hacer que el presidente rinda cuentas y continuar indagando, sin acusarlo al menos por ahora. Considera que el impeachment es un proceso demasiado delicado para comenzarlo de prisa.

Cuándo y cómo

Aunque considera que sí hay elementos para un juicio político, Malouf dice que la pregunta siguiente es cuándo.
“No creo que deba ser ahora. Pensemos que solo hemos visto una parte del reporte de Mueller, y que no hemos visto aún ni una sola página de todas las pruebas que él recolectó en su investigación y que apoyan sus conclusiones en el reporte”, dice.
Señala que el Congreso necesita un caso sólido o podrían “ser acusados de actuar con motivaciones políticas y no constitucionales”.

Un modo de presentar un caso fuerte de impeachment, dice Malouf a Univision Noticias, sería “seguir investigando y llamar a declarar bajo juramento a Mueller” y a otras personas claves y “construir varios artículos de impeachment” y no solo el de obstrucción a la justicia.
“Por ejemplo, la violación a las leyes electorales con los pagos a Stormy Daniels y Karen McDougal en campaña podría ser otro artículo. Invetigar si el presidente instruyó a su abogado Michael Cohen para que haga esos pagos”, señala.

Trump ya anticipó esta semana que bloqueará todas las citaciones que mande el Congreso mientras que con sus abogados ya puso una demanda para frenar investigaciones sobre sus finanzas de un comité congresional

Algunos demócratas consideran que como los juicios políticos no terminan destituyendo a un presidente, por lo que creen que el proceso solo ayudaría políticamente al presidente en campaña. Para evitar eso Malouf dice que “los demócratas deberían actuar inteligentemente y no dejarse llevar por la parte emocional, que sería acusar a Trump y ya. El impeachment es un cuchillo de doble filo”.
El juicio político es una herramienta tan poderosa como delicada. Tanto lo es que nunca en la historia se ha destituido a un presidente con ella. Como los presidentes son elegidos cada cuatro años, el sistema parece inclinarse naturalmente a que el electorado sea quien decida si el mandatario en cuestión debe irse en caso de que busque su reelección.
“No creo que sería algo bueno no hacer nada nunca y normalizar los comportamientos de este presidente. Hacer eso es esencialmente decir que no hay nada malo, entre otras cosas, en recibir información de Rusia y otros países hostiles y esas acciones son algo serio”, opina el analista.
El caso de Trump plantea un reto para la institucionalidad de EEUU. Porque un impeachment supone un estrés para el normal funcionamiento de la separación de poderes, pero también lo sería no tomar ninguna acción sobre lo que para muchos son comportamientos inapropiados de un presidente.

Share