Los cinco grandes beneficios de la siesta!

Hace tan sólo un mes la revista “Archives of Internal Medicina” publicaba un artículo en el que el doctor Androniki Naska, de la Universidad de Atenas, alentaba a dormir la siesta porque, según el estudio realizado, “ayuda a prevenir enfermedades cardíacas”.

Entre los efectos conocidos de la siesta también se encuentra el de “recargar baterías”, tal y como lo llamaba el primer ministro británico Winston Churchill.

Está comprobado que tras una buena siesta se rinde más en el trabajo. Esto se produce porque necesitamos al día entre 8 y 9 horas de sueño para estar despejados. Ya que el ritmo de vida actual hace casi imposible cumplir esta necesidad biológica la siesta es una perfecta opción de reposo.

Lo ideal es de veinte a treinta minutos. Nunca hay que exceder la hora y media o nos despertaremos todavía con más sueño y no dormiremos por la noche. Desgraciadamente

Hace tan sólo un mes la revista “Archives of Internal Medicina” publicaba un artículo en el que el doctor Androniki Naska, de la Universidad de Atenas, alentaba a dormir la siesta porque, según el estudio realizado, “ayuda a prevenir enfermedades cardíacas”.

Entre los efectos conocidos de la siesta también se encuentra el de “recargar baterías”, tal y como lo llamaba el primer ministro británico Winston Churchill.

Está comprobado que tras una buena siesta se rinde más en el trabajo. Esto se produce porque necesitamos al día entre 8 y 9 horas de sueño para estar despejados. Ya que el ritmo de vida actual hace casi imposible cumplir esta necesidad biológica la siesta es una perfecta opción de reposo.

Lo ideal es de veinte a treinta minutos. Nunca hay que exceder la hora y media o nos despertaremos todavía con más sueño y no dormiremos por la noche. Desgraciadamente

Una parada en un restaurante de comida rápida o un simple sándwich delante del ordenador es la tónica general de cientos de trabajadores. Cada vez la competencia es mayor y perdemos nuestras buenas costumbres para acercarnos más a la cultura norteamericana o anglosajona.

Comer mal y no descansar. Mala combinación que realmente hace que nuestro trabajo tenga una calidad inferior a la que tendría si dejáramos reposar el cuerpo y la mente. El no descansar los treinta minutos necesarios tan sólo ayuda a aumentar el estrés al que los trabajadores se ven sometidos diariamente.

Además de ayudar a disminuir el riesgo de las ya citadas enfermedades cardiovasculares, la siesta es buena para reducir la posibilidad de tener arteriosclerosis e incluso infartos de miocardio. Está claro que si seguimos sin prestarle atención al sueño matutino la salud se resentirá.

Quizá por eso el gobierno francés ha decidido realizar un estudio sobre la siesta en el trabajo debido a los trastornos del sueño que padecen uno de cada tres franceses y que provocan accidentes. Eso sí, tan sólo serán quince minutos de cabezada, aunque se realizará en el propio recinto laboral.

Los nipones también han descubierto los beneficios de la siesta y han colocado salas de reposo en los lugares de trabajo. Se ha demostrado que los que descansan rinden más, ya que se ha aumentado hasta en un 20 por ciento más la productividad de los japoneses respecto de latinos y mediterráneos.

Para los que se interesan mucho por su aspecto sepan que este descanso permite mantener una piel más joven porque al mantener la cara sin tensiones el proceso de regeneración de las células se produce con mayor rapidez.

Hay que recordar que la extinción de la siesta no sólo tiene consecuencias negativas para los adultos. En los niños es muy importante porque disminuye la capacidad de aprendizaje en la escuela.

A pesar de que la industrialización impide que podamos disfrutar de una buena siesta, poco a poco aparecen estas neotendencias que, como siempre, retornan a lo que siempre se ha sabido que era beneficioso. Tendremos que esperar a que se extinga esta tradición para que volvamos a disfrutarla.

Share