<!--:es-->Los diez finales del mundo más factibles según la ciencia<!--:-->

Los diez finales del mundo más factibles según la ciencia

Muchas han sido las fechas que se han vaticinado como el fin del mundo, pero hasta hoy ese momento no ha llegado. Muchas han sido también las supuestas catástrofes que se dice, terminarán con la vida en el planeta; algunas de ellas inverosímiles, pero otras más apegadas a la ciencia.
A continuación, el listado de los diez finales del mundo más factibles para la ciencia, publicados por ABC.es.

1. Extinción del universo. Este hecho, que de acuerdo al medio sucedería en 3,700 millones de años, está respaldado por un grupo de científicos de la Universidad de California considera que debe haber un término del universo. Ellos consideran que existe un 50 por ciento de posibilidades de que esto suceda en el tiempo señalado.
2. El sol se vuelve una estrella roja gigante. Dentro cinco mil o seis mil años, la evolución natural de la estrella que nos ilumina favorecerá que se desprenda de su capa exterior formando una nebulosa que arrasaría con Mercurio, Venus y pudiera ser que también con la Tierra. De ese modo, se volverá una estrella gigante roja; luego se comprimirá su núcleo hasta volverse una estrella enana blanca y se irá enfriando.
3. Un meteorito o cometa se estrella contra la Tierra. Todos los días, infinidad de objetos se acercan a nuestro planeta, por lo que no resulta descabellado pensar que en una fecha no determinada, uno de ellos pudiera causar un impacto mortal para los que poblamos este mundo. Aunque buena parte de los objetos no llega a colisionar gracias a la atmósfera, parte de la comunidad científica considera una buena posibilidad que de las cinco extinciones masivas del planeta se hayan producido por el impacto de un gran meteorito.
El impacto de un cometa sería mucho más agresivo, pero mucho menos probable. No hay una fecha exacta que nos indique cuándo el siguiente se aproximará a la Tierra, al menos no dada a conocer, pues de acuerdo a lo publicado por ABC, la NASA dispone de una lista de posibles impactos y los riesgos, que está en constante actualización.
4. Cambio climático. De acuerdo a la ONU, los glaciares podrían desaparecen en 2350, según publica el medio. Según estudios, un cambio climático brusco, ya sea provocado por la acción del hombre o por la naturaleza, podrían romper el delicado equilibrio de la Tierra, lo que elevaría las concentraciones de gases tóxicos en nuestra atmósfera, volviéndola irrespirable. Algunos autores incluso consideran que a futuro podría haber un “efecto invernadero” gigantesco que vuelva nuestro planeta un lugar inerte como Venus.
5.Un ataque alienígena. Carl Sagan o Stephen Hawkings han popularizado la posibilidad de que se dé un encuentro con seres de otros planetas. Aunque ABC considera que éste es uno de los finales del mundo más improbables, sobre todo por el hecho de que los seres de otros mundos sean hostiles, este es uno de los finales del mundo con fecha obviamente indeterminada, más populares en el cine o la literatura.
6. Supervolcán. Uno de éstos se origina cada 100 mil años. Hace 73 mil, una erupción gigantesca en Toba, Sumatra, generó una nube de cenizas gigantescam que provocó deforestaciones a miles de kilómetros de su origen. Además, vino acompañada de una edad de hielo instantánea que bloqueó los rayos del sol y llevó la temperatura de todo el planeta a una media de 16 grados Celsius. “Aparte del impacto de un meteorito, estas supererupciones son el peor de los riesgos ambientales a los que nuestro planeta puede enfrentarse”, citó ABC a Patricia Gregg, autora de un estudio reciente sobre la formación de estos supervolcanes.
7. Ataque robótico. Los avances de la tecnología en nuestras fechas hacen pensar en el desarrollo de robots con capacidad de pensar y más inteligencia que los humanos. Para muchos autores, este puede ser el inicio de una revolución en contra de sus creadores, los humanos. Existe incluso la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial, que intenta establecer debates sobre los límites en la autonomía de los robots. ABC señala además que el peligro podría venir también de los robots más pequeños, usados en la nanotecnología. Éstos pueden ser muy beneficiosos, pero descontrolados o con capacidad de mutar en elementos perjudiciales, pueden ocasionar graves daños. En nuestros días existe un Centro para la Responsabilidad de la Nanotecnología, preocupado por el control de los avances tecnológicos y la legislación al respecto.
8. Autodestrucción bélica. Según la Doctrina MAD –Mutua Destrucción Asegurada—durante la guerra fría se daba por hecho que un conflicto nuclear a nivel mundial tenía la capacidad de acabar con la humanidad. Hoy en día, numerosas potencias mundiales cuentan con armas nucleares suficientes para acabar con la civilización, o por lo menos provocar un invierno nuclear del que sería muy difícil salir vivo. Existen, sí, programas de desarme en todo el mundo. Sin embargo, muchas naciones intentan hacerse de armas nucleares para asegurar la defensa de sus regímenes.
9. Pandemia mundial. En los siglos VI y XIV, la humanidad vivió plagas que diezmaron considerablemente la población. La aparición de una cepa particularmente virulenta de una enfermedad común o la mutación que aimente el contagio de un virus o bacteria podría terminar con buena parte o toda la población del orbe. EU aprobó una ley para establecer un protocolo de actuación ante la posibilidad de la llegada de un agente patógeno del espacio. Actualmente, sin embargo, no se presta atención a ese riesgo.
10. Megatsunami. Sin tener una fecha estimada para esta posibilidad, la ola gigante podría ser producto del impacto de un bólido espacial o por un terremoto. Podría llevar una ola de miles de metros de altura que cubriera el planeta, como ya sucedió a pequeña escala hace ocho mil años. ABC.es recuerda que entonces, el volcán Etna causó un tsunami que arrasó con la civilización de las costas del Mediterráneo. Aunque el megatsunami alcanzara una altura elevada, es muy probable que no acabara con la civilización, pues sus efectos dependerían de la expansión por los océanos del planeta. Expertos citados por el medio dicen que uno de los posibles puntos de origen de este fenómeno en la isla canaria de La Palma, con una ola inicial de un kilómetro de altura. A su llegada a las costas de EU, bajaría a los 50 metros.

Share