Los extranjeros pueden participar de las protestas, pero  si lo hacen deben prestar atención a estos consejos

Los extranjeros pueden participar de las protestas, pero si lo hacen deben prestar atención a estos consejos

extranjeros

La trágica muerte de George Floyd durante un arresto en Minneapolis desató una oleada nacional de protestas pacíficas contra el racismo y la brutalidad de la policía, sobre todo contra las minorías. Sin embargo, algunas derivaron en la detención de individuos bajo diversos cargos, incluyendo delitos graves. La pregunta que surge es si los no ciudadanos estadounidenses pueden sumarse a las manifestaciones, y si existen riesgos por salir a las calles a expresar desacuerdo y exigir justicia.
El National Immigration Project of the National Lawyers Guild (Proyecto Nacional de Inmigración del Sindicato Nacional de Abogados) dice en un informe que miles de personas en todo el país se han unido a estas protestas, “a menudo arriesgando su seguridad y libertad para hacer oír su voz”. Pero advierte que los extranjeros “enfrentan riesgos adicionales” que deben tener en cuenta en todo momento.
Los extranjeros, asesorados por sus abogados, deben “entender las consecuencias de participar” en una manifestación, “así como las medidas que pueden tomar para minimizar los riesgos” en el caso de ser detenidos por la policía, incluso si no reciben cargos.
Rebeca Sánchez-Roig, una abogada y exfiscal de inmigración que ejerce en Miami, Florida, explica que “la Corte Suprema ha dictaminado que las garantías de la Constitución se aplican a todas las personas que se encuentren dentro de las fronteras del país, incluyendo aquellas cuya presencia en Estados Unidos es ilegal”.
La 1ra Enmienda
“Si entró legalmente o fue admitido legalmente en Estados Unidos, la 1ra Enmienda de la Constitución lo protege”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami. “Pero si el extranjero es arrestado y le formulan cargos por disturbios o destrozos a la propiedad pública o privada, esa persona puede ser entregada a las autoridades de ICE (Oficina de Inmigración y Aduanas) para ser deportado”, explica.
“Si es una protesta pacífica, no hay problema”, agrega. “Pero si la manifestación de vuelve violenta y usted es parte de la violencia, no lo protege la 1ra Enmienda”, agrega.
La 1ra Enmienda protege el derecho a la libertad de religión y a la libertad de expresión sin interferencia del gobierno.
En el caso de los dreamers protegidos por DACA, Guerrero dice que ellos están amparados por el programa, pero si son detenidos por un acto de violencia o quebrantan la ley, automáticamente violan el reglamento y “pueden convertirse en inadmisibles y serán deportados”.
“Los indocumentados ni se les ocurra. No lo haga, no salga, porque en muchas manifestaciones agentes federales de ICE y de la Patrulla Fronteriza están colaborando con las policías locales. Si son detenidos, les pedirán documentos. Y si no tienen estatus legal de permanencia pueden ser puestos en proceso de deportación de Estados Unidos”, señala.

Share