Los héroes que  evitan que CDMX  se ahogue en sus propios desechos… y sin protección en plena pandemia

Los héroes que evitan que CDMX se ahogue en sus propios desechos… y sin protección en plena pandemia

Héroes

Mario es trabajador de limpia de la Ciudad de México. Pese a la emergencia sanitaria por el coronavirus no ha dejado de trabajar. Desde las cuatro de mañana, acompañado de su carrito recolector de basura y su escoba de ramas, barre las calles de avenidas principales y recoge la basura de las casas, como lo ha hecho desde hace 15 años.
Asegura que no se quedará en casa porque la ciudad se llenaría de basura y hoy más que nunca las calles deben permanecer limpias

“Tenemos cuarentena, es decir, 40 días de permiso, no estamos pasando tiempos en el trabajo, pero uno no puede cruzarse de brazos, uno no puede descuidar su área, imagínese si se mantiene sucia y con el virus que hay se complicaría más la situación, sería un foco de infección para que se propague la enfermedad. Nosotros tenemos que mantener limpias las calles para la gente. En otras áreas, los compañeros están apoyando mantener limpia la ciudad”.

El oficio del trabajador de limpia es igual al del policía, el paramédico o los bomberos. Somos uno de los grupos que dará servicio hasta el último momento, dice Mario convencido.

“Somos gente de servicio, nos hemos mantenido en el campo, para prevenir que haya algo más grave más adelante”.

“Ahorita que es el momento de la contingencia, no contamos con equipo para protegernos. Necesitamos cubrebocas, gel antibacterial, una mascarilla de media cara, porque nos dieron una mica que cubre todo el rostro, porque llega un momento que se empaña toda y no te deja ver nada, eso nos pone en riesgo porque estamos barriendo la avenidas principales y debemos estar al 100 por ciento observando porque nos pueden atropellar”.
Asegura que no se quedará en casa porque la ciudad se llenaría de basura y hoy más que nunca las calles deben permanecer limpias

“Tenemos cuarentena, es decir, 40 días de permiso, no estamos pasando tiempos en el trabajo, pero uno no puede cruzarse de brazos, uno no puede descuidar su área, imagínese si se mantiene sucia y con el virus que hay se complicaría más la situación, sería un foco de infección para que se propague la enfermedad. Nosotros tenemos que mantener limpias las calles para la gente. En otras áreas, los compañeros están apoyando mantener limpia la ciudad”.

El oficio del trabajador de limpia es igual al del policía, el paramédico o los bomberos. Somos uno de los grupos que dará servicio hasta el último momento, dice Mario convencido.

“Somos gente de servicio, nos hemos mantenido en el campo, para prevenir que haya algo más grave más adelante”.

“Ahorita que es el momento de la contingencia, no contamos con equipo para protegernos. Necesitamos cubrebocas, gel antibacterial, una mascarilla de media cara, porque nos dieron una mica que cubre todo el rostro, porque llega un momento que se empaña toda y no te deja ver nada, eso nos pone en riesgo porque estamos barriendo la avenidas principales y debemos estar al 100 por ciento observando porque nos pueden atropellar”.

Share