“Los marineros no deben morir”: el desesperado memo del  capitán de un portaaviones donde hay un brote de covid-19

“Los marineros no deben morir”: el desesperado memo del capitán de un portaaviones donde hay un brote de covid-19

brote

El capitán de un portaaviones de Estados Unidos que registra un brote de coronavirus hizo un inusual llamamiento al comando superior de la Marina para que le den permiso de poner en cuarentena en tierra a la mayoría de sus aproximadamente 5,000 tripulantes, ante la dificultad para contener la propagación del virus y en un intento de salvar vidas.
En un memorándum del 30 de marzo dirigido a líderes de la Marina, y hecho público por el San Francisco Chronicle, el comandante del USS Theodore Roosevelt, capitán Brett Crozier, dijo que la propagación de la enfermedad continúa y se acelera, y que bajar a todos menos 10% de los tripulantes es un “riesgo necesario” para contener la propagación del virus.
El portaaviones está atracado en Guam desde que surgió la oleada de nuevas infecciones de coronavirus a bordo.

“No estamos en guerra. Los marineros no deben morir. Si no actuamos ahora, no estamos cuidando adecuadamente nuestro recurso más valioso: nuestros marineros”, dijo el capitán Crozier.
“Se requiere una acción decisiva. Retirar a la mayoría del personal de un portaaviones nuclear estadounidense desplegado y aislarlos durante dos semanas puede parecer una medida extraordinaria”, escribió el oficial.
Un oficial de la Marina dijo que Crozier alertó a los comandantes la tarde del domingo de los desafíos para aislar el virus. El oficial, que habló bajo condición de anonimato, aseguró que Crozier solicita que habiliten más espacios aislados para la tripulación y que la cúpula de la Marina revise las opciones para garantizar la salud y seguridad de los tripulantes.
El comandante de la Flota del Pacífico de Estados Unidos, almirante John Aquilino, le dijo a la prensa el martes que la Marina trabajaba para llevar a tierra a la mayoría de los marineros posible, mientras se quedaba con una tripulación base para monitorear los reactores nucleares y que el buque siguiera en funcionamiento.
Agregó que el ritmo podría no ser tan rápido como quisiera el comandante Crozier, pero que se haría en rotación, con los marineros en tierra aislados 14 días, regresando libres de virus para que otros pudieran bajar.
“La propagación está en curso y se acelera”
Mientras que la Marina ha anunciado planes para examinar a toda la tripulación del portaaviones, Crozier manifestó su desacuerdo con la forma como se ha planteado atacar el problema porque, según él, sería imposible implementar el aislamiento recomendado por el gobierno y las directrices de distanciamiento a bordo de un portaaviones.
“Debido a las limitaciones inherentes al espacio de un buque de guerra, no estamos haciendo esto. La propagación de la enfermedad está en curso y se acelera”, escribió el capitán, citado en The New York Times.
Crozier enumeró algunos de los elementos dentro del portaaviones que podrían hacer m´ás complicado luchar contra el coronavirus a bordo: baños compartidos, dormitorios compartidos, comidas en grupo, tareas de trabajo que requieren que los individuos permanezcan en proximidad, escaleras y otras superficies que se tocan frecuentemente cuando los miembros de la tripulación se mueven por el barco.
El comandante señaló que una quinta parte de los inicialmente diagnosticados con el virus, había dado negativo de uno a tres días antes de presentar los síntomas.
El brote en Roosevelt, uno de los 11 portaaviones que posee Estados Unidos, podría ser el más drástico de la Marina, pero encaja en la tendencia dentro de las fuerzas armadas. El Pentágono dijo que el número de casos en el ejército alcanzó los 673 la mañana del martes, 104 por arriba de la víspera y 174 más que hace una semana.
La situación crítica dentro del portaaviones estadounidense ocurre cuando también hay dos cruceros con varios muertos y contagiados por covid-19 que intentan desembarcar en Estados Unidos, tras una larga trasevía por otros países que les han negado la entrada.

Share