Los millenials en Estados Unidos se identifican cada vez más con el socialismo

Los millenials en Estados Unidos se identifican cada vez más con el socialismo

Los Milenials

En Estados Unidos, cada vez más personas, sobre todo los jóvenes, se dicen a sí mismo socialistas y defienden ideas y movimientos progresistas y de izquierda en una magnitud, por su cantidad y dinamismo, prácticamente inusitada en la historia contemporánea estadounidense.
Hasta hace no mucho, el llamarse o ser llamado “socialista” en Estados Unidos tenía implicaciones ominosas y equívocas.
En principio, más allá de la posición política ideológica verdadera de la persona, la etiqueta de “socialista” ha sido usada de modo peyorativo en EEUU para atacar y estigmatizar a quienes han defendido posiciones de izquierda o progresistas, incluso a quienes han planteado políticas de bienestar social que hoy son plenamente aceptadas (como el Seguro Social o Medicare), al atarlas a la noción de la Guerra Fría, del “enemigo”socialista o comunista que retaba y buscaba destruir a rajatabla el modelo estadounidense.
Eso no era necesariamente así en todos los casos, pues históricamente han existido en Estados Unidos partidos y movimientos orgullosamente socialistas, de diverso cuño, radicalismo o alcance, aunque su influencia en comparación a los partidos políticos mayores, el Demócrata y el Republicano, e incluso a otros como el Verde o el Libertario, ha lucido marginal.
Eso ha cambiado en la presente década y ha sido muy evidente al menos desde 2015, cuando Bernie Sanders se declaró “demócrata socialista” durante la contienda primaria del Partido Demócrata y planteo un programa político que le atrajo millones de seguidores y votantes y concitó un entusiasmo notable entre los estadounidenses jóvenes.
Y lo que se constataba en el activismo de los seguidores de Sanders y de los diferentes movimientos progresistas que se han dado de 2015 a la fecha se ha documentado recientemente con datos provenientes de un estudio realizado por el portal BuzzFeed y la empresa Maru/Blue.

Según ese estudio, el 48% de todos los jóvenes millenials encuestados (se preguntó a personas de entre 22 y 37 años) de filiación demócrata se consideran socialistas y demócrata socialistas y en general el 39% de todos los varones millenials encuestados dijo tener esa orientación ideológica.

Además, el 24% de los millenials vinculados al Partido Demócrata dijo que no les provoca una actitud diferente que un candidato se denomine socialista (en el pasado esa identificación podía lesionar las opciones de los candidatos) e incluso 37% de los varones millenials encuestados consideraron que votarían más por un político que se identificara como socialista.
Y en general, según ese estudio, los varones millenials son más proclives a caracterizarse como socialistas que las mujeres millenials.
Pero, ¿qué son las nociones socialistas o demócratas socialistas que defienden e impulsan quienes así se califican?
Planteamientos progresistas como salario mínimo de 15 dólares la hora, seguro médico universal, universidad gratuita, un sistema fiscal en el que los que más ganan paguen proporcionalmente más, mitigación de la desigualdad, fin de la influencia de las corporaciones y el gran capital en los procesos electorales, defensa del medio ambiente y energía limpia y en general el establecimiento y preservación de iniciativas y normas enfocadas al bienestar social constituyeron la plataforma progresista que Sanders defendió y que, con creciente intensidad, es asumida por políticos demócratas, cuyo partido se ha colocado mucho más a la izquierda que en el pasado (en un correlato al corrimiento hacia la derecha en el Partido Republicano).
El propio Sanders ha aludido, por ejemplo, al modelo de bienestar escandinavo –que es mayormente socialdemócrata dentro de un esquema capitalista –y en realidad, salvo excepciones, la gran mayoría de estos demócratas socialistas o simplemente socialistas no pretenden destruir el capitalismo sino volverlo menos salvaje, con una competencia, una democracia y una libertad verdaderas y una orientación de servicio social y de apoyo a los que menos tienen.
Con todo, hay ciertos matices revelados por la citada encuesta de BuzzFeed y Maru/Blue. Por ejemplo, el 36% de los millenials varones señalaron que prefieren un candidato de raza blanca, si todo lo demás es equivalente entre las otras opciones, cifra que es solo el 11% entre las mujeres millenials, que serían en ese sentido más incluyentes.
Esa percepción está, ciertamente, muy cargada ideológicamente pues al dividirse por filiación partidaria, el 42% de los varones millenials republicanos y el 22% de los demócratas dijeron preferir un candidato de raza blanca (si el resto del perfil de las otras opciones fuese equivalente).
Y algo similar sucede en cuanto a la preferencia sexual, pues el 53% de los varones millenials dijeron, en igualdad de otros factores, preferir un candidato heterosexual a una persona LGBTQ.
En contrapartida, la mayoría de los millenials desaprueba la gestión de Donald Trump (52%, y 62% entre las mujeres), aunque la brecha al respecto está también muy cargada de polarización partidista.
Al final, será en el voto donde los millenials, que son una proporción sustantiva del electorado, podrán mostrar su músculo e impulsar su agenda. Que su movilización resulte en un impuso a esquemas progresistas, más que de centro o de derecha, parece una probabilidad creciente dadas las cifras anteriores.
Lo cierto es que el término socialista ha cobrado brillo en EEUU y, aunque diferente a otros países, quienes con él se identifican tienen un papel creciente en la vida política estadounidense.

Share