<!--:es-->Millonaria recompensa por narcos
 …Tras la pista de 10 presuntos capos mexicanos<!--:-->

Millonaria recompensa por narcos …Tras la pista de 10 presuntos capos mexicanos

NUEVA YORK – El Departamento de Estado ofreció recompensas por un total de $50 millones a cambio de información que lleve a la captura de 10 presuntos jefes del narcotráfico en México, acusados de tener papeles clave en una organización que habría vendido drogas por más de $1.000 millones en Estados Unidos.

El fiscal federal Benton J. Campbell dijo que las recompensas y una acusación penal presentada contra los presuntos narcotraficantes son parte del intento de Washington de desmantelar una poderosa organización criminal conocida como La Compañía, cuyos miembros salieron del grupo de sicarios de Los Zetas.

El único nombre incluido en la acusación develada en la corte federal de Brooklyn es el de Miguel Treviño Morales, un fugitivo acusado de operar una empresa criminal, distribuir cocaína a nivel internacional y cometer violaciones relacionadas con armas de fuego. La acusación pidió la confiscación de $1.000 millones procedentes del tráfico de drogas.

Campbell dijo en un comunicado que Treviño Morales, quien podría ser condenado a cadena perpetua, era el principal jefe de Los Zetas, un grupo que incluye ex integrantes del Grupo Aéreo de Fuerzas Especiales Móviles de las fuerzas armadas mexicanas que se convirtieron en traficantes.

En Washington, el Departamento de Estado anunció que ofrecía un total de $50 millones por pistas que lleven a la captura de los acusados, entre ellos cuatro líderes considerados cabecillas del narcotráfico por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro.

El gobierno estadounidense ofrece una recompensa de hasta cinco millones de dólares por información que lleve a la captura de cada uno de los 10 sospechosos. Uno de ellos ya ha sido detenido.

Una presentación ante la corte federal de Washington acusa a 19 presuntos delincuentes de crímenes relacionados con el narcotráfico, mientras que otros fueron acusados ante la corte federal de Houston.

“Los esfuerzos conjuntos anunciados son pasos importantes en la estrategia del departamento para detener el flujo de drogas ilegales a nuestras comunidades y el envío de dinero de la droga de vuelta a México”, dijo Campbell.

La subsecretaria de Justicia, Lanny A. Breuer, dijo que las medidas anunciadas el lunes al menos le harán más difícil a los traficantes circular su dinero.

“Hemos aprendido que la manera más efectiva de interrumpir y desmantelar las organizaciones criminales es procesar a sus líderes y confiscar sus fondos”, dijo Breuer en un comunicado. “Nos mantenemos hombro con hombro con nuestros valientes colegas mexicanos en la lucha contra estos cárteles destructivos”.

La Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico, de 1999, prohíbe cualquier transacción entre empresas e individuos estadounidenses y traficantes de drogas extranjeros, sus organizaciones y personas que actúen en su nombre.

Menos de 100 personas han sido designados como cabecillas de narcóticos desde que los primeros acusados fueron nombrados en junio del 2000.

La acusación develada en Brooklyn dijo que la organización se ha convertido en la principal fuerza del tráfico de drogas en el Golfo de México y transporta varias toneladas de cocaína cada mes de México a Texas tras obtenerla en Guatemala, Colombia, Venezuela y otros lugares.

También dijo que un pequeño grupo de desertores de las fuerzas armadas mexicanas se sumó a la organización en la década de 1990 como fuerza personal de seguridad del líder del grupo.

La fuerza de seguridad terminó protegiendo a toda la organización, llevando a cabo numerosos asesinatos, secuestros y actos de tortura al tiempo que permitía que las drogas llegaran de México a Estados Unidos, dijo la acusación.

Share